Sophia - Despliega el Alma

Sociedad

26 julio, 2019

¿Y si volvemos a creer en dragones, elfos y unicornios?

Las vacaciones de invierno pueden convertirse en un derrotero infernal en busca de actividades y pochoclo, o bien pueden ser la posibilidad de permitirnos sucumbir a un llamado que no podemos despreciar: recuperar nuestros niños interiores y animarnos a dejar atrás la seriedad. ¡Días para volver a creer!


Izq: Seres de Mundos Fantásticos, en el Teatro Colón. Der: Magic Meeting, el encuentro de Harry Potter en el Colegio San José.

Dale, si hacés memoria (¡permitido dejar el teléfono a un lado y cerrar los ojos un ratito!), seguro que están ahí: el álbum de la infancia está lleno de imágenes en las que se te ve con disfraces de superhéroe, princesa, hada madrina, pirata, hechicera… Es que eran épocas en las que creías que todo podía pasar, porque los duendes y los ogros eran tan pero tan reales como los cuadernos de hojas rayadas y los manuales de la escuela.

¿Sabías que la niñez es el único tiempo de nuestras vidas en que la locura no solo esta permitida, sino que es esperada?

Louis de Bernieres

Pero un día te sacaste el traje de “Doctora Juguetes” y te pusiste a estudiar Medicina. O cambiaste las tardes mirando dibujitos animados para dedicarte a diseñar libros ilustrados a sueldo. Entonces todo cambió: aquel niño que fuiste se convirtió en el adulto de hoy y atrás quedó ese sinfín de locuras que supo llevarse las horas de la merienda y, por qué no, de la cena. Luchar contra un gigante, subir a un unicornio alado para echar a volar, encontrar el tesoro mejor guardado al final del arco iris. Nada podía ser más verdadero que los dinosaurios, las estrellas y los mundos extraterrestres.

¿Qué pasó? ¿Por qué nos separamos de los ojos maravillados que nos ofrecía nuestro niño interior? ¿Dónde lo dejamos y, más importante aún, podemos reencontrarnos con él?

Echar a volar la fantasía: la consigna de Seres de Mundos Fantásticos. Foto: Juan José Bruzza (Prensa Teatro Colón).

En el libro Recuperar el niño interior (Kairós), una recopilación de textos de Carl G. Jung, Marion Woodman y Joseph Campbell, entre otros grandes autores, llaman a recuperar esa parte vital pero sumergida del Yo que nos conecta con la alegría -y con la tristeza- de nuestra infancia, para alcanzar nuestra plenitud como adultos. Una invitación que no podemos rechazar: recuperar la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro del niño es una parte fundamental de ese viaje de autoconocimiento que es vivir. ¿En qué lugar de nuestra partida de nacimiento estaba la fecha de caducidad para las travesuras?

“La vida es la infancia de nuestra inmortalidad”

Johann Wolfgang von Goethe

Seguro que no podemos ir contra las fuerzas naturales que nos llevan a madurar. Si tenemos suerte y nos esforzamos, llegaremos a tener incluso algún diploma en nuestro haber. No obstante, el desafío es no perder jamás de vista que los aprendizajes más valiosos de nuestra vida fueron aquellos que comenzaron con las grandes preguntas que nos formulábamos cuando éramos chicos. “Crecer es preguntarte sobre las cosas; ser adulto es olvidar lentamente las cosas que solías preguntar cuando eras niño“, en palabras del escritor sueco Henning Mankell.

Por eso quisimos retratar en esta nota un espíritu distinto, para atravesar estas vacaciones de invierno con la alegría de saber que los dragones, los elfos, las Reinas de corazones y los conejos apurados por llegar al País de las Maravillas están ahí nomás, muy cerquita, y podemos echarles mano cada vez que nos haga falta. La propuesta es tan sencilla como pronunciar la palabra “¡abracadabra!” o, mejor dicho, “atrevernos”. Eso, animarnos a quitarnos ahora el traje de señores y señoras serios, reírnos con nuestros hijos, sobrinos y nietos, jugarles carreras, escondernos y contar hasta cien, organizar aventuras secretas en la plaza de la esquina.

Dar rienda suelta al juego

Años atrás, la revista dominical del New York Times llevó a tapa una pregunta: ¿Por qué jugamos? y la ilustró con niños saltando a la soga, riendo a carcajadas, gritando. Grueso error: no había en aquella producción fotográfica ningún adulto. Eso mismo cuestionó en su charla TED el médico, psiquiatra, investigador clínico y fundador del Instituto Nacional del Juego de Estados Unidos, Stuart Brown, convencido de la importancia que tiene recuperar el juego en el mundo de los que hace tiempo que dejamos de ser niños: “Les propongo participar de juegos corporales, con objetos, sociales y de fantasía, porque creo que así tendrán una vida mejor y más empoderada“.

No hagamos de la infancia una tierra lejana a la que solo volver de tanto en tanto y de visita, preocupados por salir rápidamente de ella para hacer frente a todos los “pendientes” de nuestro mundo adulto. Mejor construyamos con los retazos de aquellos disfraces infantiles un maravilloso jardín, para cuidarlo y regarlo con juegos e imaginación. No será nada difícil llegar hasta allí: entraremos a los tropezones por una ventana que no existe, caeremos al vacío durante algunos segundos y aterrizaremos sobre una montaña de barro para ensuciarnos la ropa y la suela de los zapatos… Después papá o mamá dirán “¡Pero qué desastre, cuánto barro!” y nos llevarán a que nos demos un baño calentito, para luego leernos un cuento fantástico antes de dormir. ¿Dale que era cierto?

Siempre podemos encontrarnos con un elfo doméstico, si dejamos abierta la puerta a la fantasía.

Propuestas para volver a la infancia

  • SERES DE MUNDOS FANTÁSTICOS: Un laboratorio artístico para vivir la experiencia de crear, producir y explorar los oficios de Producción de la ópera y el ballet. Un espacio para jugar y diseñar los vestuarios, escenografías y objetos de los mágicos personajes inspirados en los cuentos y el mundo lírico musical. En el Teatro Colón, Tucumán 1171. Consultas: (11) 4378-7366. Más info: www.teatrocolon.org.ar
  • MAGIC MEETING: Un espacio pensado para el encuentro entre los fans del mundo mágico creado por J.K. Rowling, con actividades temáticas, shows  y exposiciones para grandes y chicos. ¡La consigna es ir disfrazados! Más info: www.magicmeeting.com.ar
  • El PRÍNCIPE CENICIENTO: Una lectura para niños y niñas de entre 5 y 14 años, con la participación activa de las familias, para desarrollar la imaginación y repensar ciertos estereotipos de género asignados históricamente en nuestra cultura. En el Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori, Av. Infanta Isabel 555 (frente al Rosedal). Más info: museosivori.buenosaires.gob.ar
  • DESPERTANDO LA ILUSIÓN: Jam de Magia presenta a los mejores ilusionistas en una fusión de magia, humor y música en vivo; un encuentro cercano con la magia para toda la familia. En el Paseo la Plaza, Av. Corrientes 1660. Más info: www.plateanet.com

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Whoops, you're not connected to Mailchimp. You need to enter a valid Mailchimp API key.

Comentarios ()