Sophia - Despliega el Alma

Mujer y trabajo

29 enero, 2015 | Por

Una mujer, todos los vinos

Susana Balbo es presidenta de Wines of Argentina, una entidad que desde 1993 promueve la marca y la imagen país de los vinos argentinos por el mundo. Y que además celebra la incorporación de cada vez más mujeres al sector vitivinícola. ¡Salud!


155_8_1
Susana Balbo, presidenta de Wines of Argentina.

 

Nació en Mendoza, en el seno de una familia dedicada a los viñedos. Pero ella no quería meterse en el negocio familiar. No, ella buscaba forjarse un camino propio. Entonces decidió estudiar física nuclear y se mudó bien al sur, a Bariloche.

Cosas del adn, algo le decía muy dentro suyo que algún día las uvas tendrían otro significado en su vida. Ya no sería el mandato, sino la decisión profunda de dedicarse por fin a la vitivinicultura. Con los años, y desafiando las convenciones sociales del sector, fue la primera mujer en recibirse de enóloga, en 1981. Trabajó en las bodegas Cafayate, Michel Torino, Martins y Catena Zapata. Hasta que finalmente llegó al lugar más alto de los vinos de nuestro país, para presidir la entidad que los nuclea a todos y a cada uno de ellos en Wines of Argentina, la entidad que trabaja para instalar la imagen país de los vinos argentinos en el mundo.

De Norte a Sur y de Este a Oeste. Todos los vinos de la Argentina han pasado por su copa. Con un agregado: Susana quiere impulsar a muchas más mujeres a que tomen el mismo compromiso. Por eso, en febrero se llevará adelante “The Empowerment of Women in wine” (El empoderamiento de la mujer en el vino), la novena edición de los Aargentina Wines Award (AWA), un encuentro que tendrá lugar en la provincia de Mendoza, para hacer hincapié en el rol que juega la mujer dentro de la industria. Y un dato para nada menor: el jurado estará compuesto enteramente por mujeres.

—Susana, con tu gran recorrido, ¿cómo vivís el desembarco de tantas mujeres al sector?
—Me parece un hecho extraordinario que haya tantas mujeres en el mundo del vino, aunque aún considero que son muy pocas. Además, la mayoría se ha desarrollado fundamentalmente como sommeliers o en el área de promoción de vino, pero en el área de winemaking/producción todavía somos muy pocas y sería bueno que seamos muchas más, ya que como mujeres agregamos un plus de calidad y creatividad.

—¿Cómo ha sido la llegada de estas mujeres al sector y, en particular, cómo fue tu propia experiencia?
—Mi llegada fue un poquito más difícil de lo que es hoy para las generaciones más jóvenes. La gente se fue acostumbrando a ver a una mujer dentro de una bodega, realizando labores gremiales-empresarias, como hago yo, o estando a cargo de una bodega como CEO. Esto allana el camino para todas aquellas mujeres que vienen detrás. Hoy realmente hay un gran interés por ver mujeres protagonistas y lo vamos a poder disfrutar en los Argentina Wine Awards 2015, donde la mujer es la protagonista principal.
Mi propia experiencia ha sido muy enriquecedora y muy gratificante, debido a que creo que es una actividad particularmente apropiada para la mujer. El contacto con la naturaleza, las oportunidades de viajar y a la vez de formar tu propia familia y dedicarte a ella, porque hay una cierta libertad de horarios y tiempos. Además la mujer tiene creatividad natural y nuestras capacidades olfativas y gustativas naturales se pueden desarrollar muchísimo.

—¿En qué situación se encuentra la mujer en el sector?
—No sé si llega a haber una mujer cada diez hombres dedicados a la industria vitivinícola, quizás ni siquiera eso. Considero que nos queda mucho camino por recorrer.

—¿Cómo somos como consumidoras?
—Las variedades preferidas por las mujeres siguen siendo fundamentalmente los vinos blancos y los tintos suaves, o rosados. No son tantas las que aprecian los vinos tintos. Creo que es por un tema cultural y se debe trabajar más en los maridajes, siempre hablando de segmento de consumidores comunes. A las jóvenes les gustan los vinos frutados, jóvenes y expresivos desde el punto de vista de la fruta y cuando vamos ascendiendo en la edad se comienzan a apreciar los vinos más complejos y los espumantes. Creo que la diversidad de vinos que le gustan a la mujer es mayor que al hombre, porque quizás este último por un prejuicio bebe menos vino blanco o rosado y se focaliza mucho en los tintos. La mujer es más amplia en la gama de vinos que le gustan.

—Con respecto al Argentina Wine Awards, ¿por qué el jurado fue formado exclusivamente por mujeres de todo el mundo?
—Hay un concepto muy importante a tener en cuenta: el Argentina Wine Awards busca promover el vino argentino en el mundo y el paladar de la mujer argentina está poco expuesto a vinos del mundo, por las restricciones para la importación y por los elevados precios de los vinos importados. Por ende, es fundamental que sean representantes del mundo del vino del extranjero, que tienen el paladar formado a los consumidores de nuestros vinos en el mundo. Un jurado de mujeres tiene mucho para aportar en este concurso precisamente por traer este legado de poder determinar cuánto y cómo el vino argentino se amolda y adapta al paladar de los consumidores extranjeros. Creo, por lo tanto, que es una lección a aprender por parte de los productores argentinos escuchar de primera persona cómo es apreciado el estilo de vinos que estamos produciendo en los mercados a los que llegamos.

—¿Cuál es la situación actual de los empresarios argentinos del sector?
—Complicada, como lo es para cualquier otro rubro que quiera exportar y apostar al mercado nacional. La demanda de vinos es totalmente inelástica a los ingresos de la gente, por lo tanto cuanto más comprometido se ve el salario más difícil se vuelve la venta de vinos en el mercado nacional. Respecto de la exportación, la mayor dificultad que encontramos es la perdida de la competitividad por un dólar retrasado con respecto a la inflación, entonces cada vez es más difícil exportar.

—Aunque los logros del vino argentino han sido impresionantes en el último tiempo, ¿cuál es tu ilusión y tu objetivo primordial a futuro?
—Que la categoría argentina tenga una posición claramente establecida y consolidada. Esto permitiría lograr que la diversidad de productores que llegan al consumidor se mantenga y no se produzca la concentración que se ha producido en otros países y que es tan dañina para la industria y la actividad, como también para el consumidor, al disminuir la variedad de productos disponibles.

—Si tuvieras que elegir la mejor manera de disfrutar un buen vino argentino, ¿cuál sería ese momento y de qué iría acompañado?
—Creo que Argentina tiene una diversidad tan grande de sus vinos, que hay un vino para cada momento: con los amigos, con la familia, con la pareja, para veladas románticas o de conquista… Todos los momentos son buenos para disfrutarlos.
Personalmente, con amigos elijo alguno de una complejidad mediana o elevada, porque en general mis amigos son expertos. Nos gusta explorar y disfrutar.
Con la familia tomamos vinos frutados, más simples, porque hay mucha gente joven. Siempre los acompañamos con comidas hechas en casa, así que comenzamos desde el momento de cocinar, con alguno rosado o blanco, durante la comida generalmente un tinto y uno dulce para el postre.

—Por último, Susana, ¿cuáles son tus variedades preferidas y qué consejo podés darle a la mujer s que todavía no sabe mucho sobre el vino, pero tiene ganas de animarse a emprender el viaje?
—Mis variedades favoritas son el Torrontés y el Malbec, por todo lo que representa para nosotros. Pero mi gran elegido es el Cabernet Sauvignon. Y mi consejo para las mujeres es que prueben, que no tengan miedo a equivocarse, hasta que encuentren sus variedades favoritas. Hay que animarse a emprender el viaje, leer mucho sobre crítica de vinos y no restringirse a las marcas conocidas. Hay muchos vinos producidos por pequeñas bodegas que son de alta calidad, con precios muy accesibles y que pueden darles grandes gratificaciones al probarlos.

1 de 2 El viñedo listo para la cosecha.
2 de 2 Las vides de Mendoza, paraíso vitivinícola.

Fotos: Carlos Calise.

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Whoops, you're not connected to Mailchimp. You need to enter a valid Mailchimp API key.

Comentarios ()