Sophia - Despliega el Alma

Deco

21 enero, 2013

Sillas de autor II

  Porque son clásicas y sofisticadas. Porque cada una tiene su estilo tan personal. Porque pueden decorar cualquiera de nuestros ambientes y porque me fascinan cada una ellas, hoy, nuevamente: sillas de autor.  


La silla Acapulco es uno de los diseños de sillas más conocidos del siglo 20. Se trata de un diseño anónimo que surgió en la década del 50 en el destino de playa favorito de varios actores hollywoodenses: Acapulco, México. Se dice que la silla nació junto al famoso acantilado de buceo “La Quebrada”, un lugar visitado por diversas celebridades de la época; entre ellas, Frank Sinatra.

La separación de los rayos de plástico conformaba una trama fresca y permeable, evitando el calor sofocante del verano mexicano e imitando las antiguas técnicas del tejido maya. En los años 60, con el auge del turismo en esta ciudad, se convirtió en una pieza clave para todas las terrazas y playas de Acapulco. Hoy, esta silla puede ser todo un acierto para decorar en tu casa, ya que aporta un toque de estilo y modernidad, aun siendo uno de los modelos más clásicos de la historia de la decoración de la era contemporánea.

 

Observen cómo quedan en un rincón del living. Hay de varios colores… ¿Cuál elegirías?

 

También existe una tendencia a agregarles un corderito encima, logrando así mayor calidez. 

 

La Acapulco también tiene su versión “mecedora”. Es muy cómoda! ¿Alguna vez la probaron? Se las recomiendo.

 

Miren qué original queda la mini Acapulco en el cuarto de niños. Me encantó!

 

La famosa silla Tulip fue creada por el arquitecto Eero Saarinen en 1940, para la compañía Knoll de Nueva York. La Tulip se destaca por dehacerse de la idea de que las sillas deben tener cuatro patas (se apoyan sobre una suerte de pedestal). El color y los materiales también marcan una economía de diseño, que logra una unidad de estilo entre todas sus piezas. La silla tiene las suaves líneas del modernismo y es considerada un clásico del diseño industrial. El detalle que marca la personalidad de cada pieza lo aporta, sin duda, el tapizado, que abarca diversas variantes de telas y cueros.

 

Observen cómo la Tulip cobra protagonismo en cualquier ambiente, ya sea junto a una decoración más moderna o allí donde los muebles antiguos de madera se hacen presentes. 

 

 

La Tulip con apoyabrazos es muy cómoda e ideal para silla de escritorio. 

 

Observen cómo quedan las Tulip en este comedor diario inegrado a la cocina. ¿Qué les parece?

 

En fin, ¿alguna tiene alguna de estas dos sillas que les mostré hoy? ¿Se comprarían alguna de ellas? ¿Cuál? Soy toda oídos!

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.

Comentarios ()

Más de Deco

Leticia Churba: carácter emprendedor

En su casa de Vicente López, la diseñadora expresa sus pasiones –la pintura, la moda, la cocina– y también comenzó a idear su emprendimiento: un bar y pequeño restaurante donde entra el sol y los aromas se complementan con la decoración.

El mágico encanto de las casas de madera

Presente en la vida de los seres humanos desde principios de los tiempos, la madera no solo nos da el fuego: en el mundo de la arquitectura, también brinda cobijo y atrae por su simpleza. Un libro rescata proyectos interesantes de todo el país.

Pisadas multicolor

Después de trabajar y vivir en Nueva York, en Connecticut y en China, la artista y decoradora de interiores Sally Bennett se instaló en Charleston, Carolina del Sur. Allí supo crear y comercializar bellos mosaicos de madera que fabrica de manera industrial, pero con el encanto de lo hecho a mano.