Sophia - Despliega el Alma

Deco

16 octubre, 2012

El rosa escapó del cuarto de las niñas


  Desde la Antigüedad y en todas las culturas, el rosa ha sido considerado de uso exclusivo para mujeres. En la niñez, es el favorito obligado de las niñas, que siguiendo mandatos culturales lo eligen (con mayor o menor libertad) para vestirse, para sus juguetes y para decorar sus dormitorios. Casi siempre, al llegar a la adolescencia quedan como empalagadas de tanto rosa y comienzan a rechazarlo en señal de cambio. Es por esto que hay quienes piensan que el rosado es patrimonio de la infancia. Otros creen que es sinónimo de lo romántico. Y hay quienes consideran que un espacio rosa no es apto para compartir con un hombre. Pero, por suerte, todo cambia y se resignifica. Por un lado, a partir de los 60 el rosa dejó de ser un color exclusivo de mujeres y los hombres se animaron a incorporarlo en diferentes ámbitos. Y por otro lado, hemos aprendido a decorar con rosa y a adaptarlo a un estilo moderno y sofisticado, sin caer en infantilismos ni romanticismos. Se preguntarán: ¿cómo introducir este polémico tono, entonces? Creo que lo mejor es hacerlo a través de accesorios o pequeños detalles. También hay que saber jugar con los matices que este color nos ofrece: rosa viejo, “chicle”, fucsia o magenta. En fin, recorriendo internet encontré algunas imágenes que captaron mi atención y creo que podrían inspirarlas a ustedes también. Empecemos con estos livings. Miren cómo un simple sillón, sin importar su diseño, tamaño o forma, logra darle un toque especial al espacio. Creo que, en estos casos, el rosado genera una sensación de frescura y calidez. Me gusta cómo combina con las paredes grises, logrando el equilibrio adecuado.   Observen el detalle de las cortinas y los almohadones rosados. Me fascina cómo logran distinción y luminosidad en el espacio. ¿Qué les parece?     ¿Qué tal el comedor de casa con detalles rosados? ¿Se animan?   Hay quienes dicen que las paredes color rosa viejo transmiten un efecto calmante… lo cierto es que este color noble puede adaptarse a cualquier estilo de mueble y combina con gran variedad de colores. Para no cansarnos, podemos pintar una sola pared.    Podemos jugar a pintar un mueble de rosa en la cocina o en el baño. A mí me encanta como queda! ¿A ustedes?    Miren qué lindos estos escritorios; un simple detalle rosado (alfombra, lámpara, mesa) aporta vida y alegría, sosteniendo la armonía en estos rincones. 

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.

Comentarios ()

Más de Deco

Leticia Churba: carácter emprendedor

En su casa de Vicente López, la diseñadora expresa sus pasiones –la pintura, la moda, la cocina– y también comenzó a idear su emprendimiento: un bar y pequeño restaurante donde entra el sol y los aromas se complementan con la decoración.

El mágico encanto de las casas de madera

Presente en la vida de los seres humanos desde principios de los tiempos, la madera no solo nos da el fuego: en el mundo de la arquitectura, también brinda cobijo y atrae por su simpleza. Un libro rescata proyectos interesantes de todo el país.

Pisadas multicolor

Después de trabajar y vivir en Nueva York, en Connecticut y en China, la artista y decoradora de interiores Sally Bennett se instaló en Charleston, Carolina del Sur. Allí supo crear y comercializar bellos mosaicos de madera que fabrica de manera industrial, pero con el encanto de lo hecho a mano.