Sophia - Despliega el Alma

Sabiduría

27 octubre, 2003

Renacer desde el alma

La crisis arrasó con nuestras fantasías adolescentes. Pero si cambiamos la mirada, podemos ver que nos dejó muchas enseñanzas: espacio para los afectos y la solidaridad, y profundos cambios de roles en la pareja.


Apren­der de los sen­ti­dos y no a tra­vés de la ra­zón. Acer­car­se a la fe­li­ci­dad, des­de lo que es pro­pio de la mu­jer pe­ro no es aje­no al va­rón. ¡Bas­ta de pre­ten­der en­ten­der­lo to­do a par­tir del ce­re­bro, de la ló­gi­ca! Afue­ra esa co­ra­za con la que nos ar­ma­mos ca­da día pa­ra sa­lir a bus­car éxi­to, po­der, di­ne­ro. ¿Qué tal si nos da­mos per­mi­so pa­ra sen­tir? Son mu­chas las mu­je­res que en es­tos mo­men­tos de cam­bio e in­cer­ti­dum­bre se lo es­tán plan­tean­do. Y no po­cos va­ro­nes. De­ja­ron de es­cu­char a los que in­sis­ten en ven­der una rea­li­za­ción que pa­sa solo por lo in­di­vi­dual, lo pro­fe­sio­nal o la be­lle­za del bis­tu­rí y el gim­na­sio. De­ci­die­ron dar pa­so a su be­lle­za in­te­rior, mi­rar ha­cia aden­tro y vi­vir des­de su sen­tir. Aun­que me­nos pro­mo­cio­na­das que las que nos al­can­zan es­tra­te­gias pa­ra con­se­guir re­la­cio­nes de pe­lí­cu­la o nos ex­pli­can el Ka­ma Su­tra en li­bros que se trans­for­man en best se­llers, ya en la dé­ca­da del trein­ta, mu­je­res co­mo Ma­rion Mil­ner em­pe­za­ron a mar­car­nos un nue­vo ca­mi­no. Es­ta re­co­no­ci­da psi­có­lo­ga in­gle­sa se pro­pu­so en­ten­der qué ti­po de ex­pe­rien­cias la ha­cían fe­liz y cuá­les eran las con­di­cio­nes en que esa fe­li­ci­dad ocu­rría. Pa­ra eso re­gis­tró en un dia­rio du­ran­te sie­te años las vi­ven­cias fe­li­ces de ca­da día, y des­cu­brió que las más fe­li­ces eran ex­pe­rien­cias sim­ples y sen­ci­llas, más re­la­cio­na­das con los sen­ti­dos que con la ra­zón, en la que ha­bía si­do edu­ca­da y en­tre­na­da. Tra­tó de guiar su vi­da es­cu­chan­do y re­va­lo­ri­zan­do la in­tui­ción fe­me­ni­na co­mo un co­no­cer más am­plio y abar­ca­ti­vo con “to­do el cuer­po”. Pa­ra ella hom­bres y mu­je­res so­mos po­ten­cial­men­te am­bos se­xos y esas po­la­ri­da­des en ca­da uno, opues­tas y sin em­bar­go com­ple­men­ta­rias, de­ter­mi­nan la di­rec­ción de ca­da pen­sa­mien­to y ca­da sen­ti­mien­to. Ella ha­bla­ba de mo­di­fi­car la mi­ra­da pa­ra res­tau­rar el equi­li­brio en­tre am­bas ten­den­cias. Des­cu­brir las pro­pias y rea­les ne­ce­si­da­des pa­ra en­ten­der las del otro. Y con­clu­yó que hay dos ac­ti­tu­des ab­so­lu­ta­men­te opues­tas en la ma­ne­ra de en­ca­rar los pro­ble­mas: una es tra­tar de cam­biar el mun­do ex­te­rior y otra in­ten­tar cam­biar uno mis­mo. La pri­me­ra es más pro­pia del va­rón y la se­gun­da de la mu­jer.

El otro la­do de la cri­sis

Los ar­gen­ti­nos he­mos em­pe­za­do a tran­si­tar ese ca­mi­no un po­co a la fuer­za. La cri­sis no nos de­jó otra que en­fren­tar­nos a la rea­li­dad y de­jar de ir tras es­pe­ji­tos de co­lo­res. Los “adón­de via­jas­te”, “qué te com­pras­te” pa­re­cen ser his­to­ria an­ti­gua. Va­ro­nes y mu­je­res fui­mos arro­ja­dos a rea­li­da­des tan du­ras co­mo la de la de­so­cu­pa­ción. El de­sem­pleo obli­gó a mu­chos va­ro­nes a que­dar­se en sus ca­sas y res­pon­sa­bi­li­zar­se de ro­les que has­ta en­ton­ces creían ex­clu­si­va­men­te fe­me­ni­nos y que, va­ya sor­pre­sa, lle­ga­ron a gra­ti­fi­car­los, di­ver­tir­los y, me­jor aún, los es­tán ayu­dan­do a re­des­cu­brir­se. Se acer­ca­ron a los hi­jos y has­ta los pu­so con­ten­tos el pla­cer de lle­var a la me­sa una tor­ta re­cién hor­nea­da. No ha de ser ca­sua­li­dad: hoy los cur­sos de co­ci­na son un boom y la ma­yo­ría de los ins­crip­tos, va­ro­nes. Por la efi­caz com­pe­ten­cia en el mer­ca­do pro­fe­sio­nal mu­chas ve­ces las mu­je­res tu­vi­mos que tri­pli­car es­fuer­zos y ho­ras en la ofi­ci­na, sa­car a re­lu­cir lo peor de no­so­tras mis­mas. Así, en­cor­se­ta­das es­ta vez en el tra­je sas­tre, ter­mi­na­mos de con­fir­mar lo que ya em­pe­zá­ba­mos a in­tuir: el cir­co del po­der y del di­ne­ro nos es­ta­ba ale­jan­do de la ver­dad, de la fe­li­ci­dad, de los afec­tos. Pe­ro no se tra­ta de pu­bli­ci­tar la cri­sis, si­no de ha­cer bro­tar de lo ma­lo al­go bue­no. De sen­tir que la sa­bi­du­ría fe­me­ni­na, la Sop­hia que los an­ti­guos re­co­no­cían, es­tá muy le­jos de los fal­sos va­lo­res co­mo el ha­cer com­pul­si­vo pa­ra el te­ner y el pa­re­cer. El ca­mi­no que va del ce­re­bro a la ac­ción es­tá de­fi­ni­ti­va­men­te des­pres­ti­gia­do por sus fru­tos y es la mu­jer la que pue­de res­ta­ble­cer esa ne­ce­sa­ria vuel­ta a los afec­tos, al sen­ti­mien­to, al co­ra­zón. La cri­sis nos pue­de ayu­dar a des­cu­brir que he­mos vi­vi­do años ale­ja­dos de nues­tra esen­cia y la de los otros. El avan­ce de la tec­no­lo­gía de­sen­ca­de­nó una vo­rá­gi­ne de ape­ten­cias ma­te­ria­les, no co­rre­la­ti­vas con el po­der ad­qui­si­ti­vo de la ma­yor par­te de la so­cie­dad y ni si­quie­ra ga­ran­tía de fe­li­ci­dad pa­ra los que lo­gra­ban ac­ce­der a ellas. La co­mu­ni­ca­ción con nues­tros afec­tos –pa­ra­dó­ji­ca­men­te– su­frió un dé­fi­cit cró­ni­co. Co­mo en los ex­hi­bi­do­res de una as­tu­ta tien­da, con pre­tex­to de ba­jos pre­cios y mul­ti­pli­ca­das po­si­bi­li­da­des de elec­ción, de­sa­pa­re­cie­ron “pro­duc­tos” esen­cia­les. La mar­ca “amor” ven­de mu­cho me­nos que “se­xo”, el co­di­cia­do look de mo­da des­tie­rra “sen­si­bi­li­dad” y pro­mo­cio­na “du­re­za”, en las vi­drie­ras no hay lu­gar pa­ra el “ejer­ci­cio es­pi­ri­tual” y sí pa­ra el fit­ness. Pe­ro las mu­je­res ya no nos con­ten­ta­mos con es­ta for­ma de en­ca­rar la vi­da, co­mo lo con­fir­man los tes­ti­mo­nios en es­ta no­ta, y los va­ro­nes tam­po­co. Si ellos se fue­ron de pis­ta y no­so­tras nos fui­mos de­trás, tal vez ese ir­nos nos sir­vió pa­ra vol­ver. En to­do ca­so, co­mo to­das las cri­sis, es­ta nos de­ja un po­co más sa­bias.

“De la mano de las mujeres aprendí a desnudar mis sentimientos”

¿Exis­ten dos gé­ne­ros de in­di­vi­duos –mas­cu­li­no y fe­me­ni­no– to­tal­men­te di­fe­ren­tes en­tre sí o, por el con­tra­rio, el hom­bre se com­po­ne de atri­bu­tos mas­cu­li­nos y fe­me­ni­nos, y vi­ce­ver­sa? Com­pe­li­do a de­fi­nir­me, con­fie­so sin am­ba­ges que soy un fer­vien­te ad­he­ren­te de la se­gun­da te­sis. Es de­cir, re­co­noz­co en el hom­bre un in­ne­ga­ble per­fil fe­me­ni­no. A pe­sar de eso, du­ran­te años de­bí en­fren­tar se­rios in­con­ve­nien­tes en mi vi­da de re­la­ción sin en­con­trar ex­pli­ca­ción pa­ra las tra­bas y des­gas­tes que se de­ri­va­ban de una ac­ti­tud ma­ni­fies­ta­men­te ma­chis­ta. Has­ta que se me hi­zo la luz y lo­gré ad­ver­tir que he cre­ci­do de la ma­no de to­das las mu­je­res que han te­ni­do in­je­ren­cia en mi vi­da. Ya des­de tem­pra­no me abu­rría so­bre­ma­ne­ra la ten­den­cia so­cial a fun­cio­nar co­mo un re­ba­ño: los hom­bres con los hom­bres, las mu­je­res con las mu­je­res. Los hom­bres so­lían ha­blar de te­mas abu­rri­dos, siem­pre igua­les, o, lo que me re­sul­ta­ba más pa­té­ti­co, de­bía pa­de­cer el re­la­to de las con­quis­tas que el se­men­tal de tur­no ha­bía in­cor­po­ra­do. Mu­chas ve­ces fui ob­je­to de es­car­nio por par­te de mis ami­gos, por atre­ver­me y pa­sar­me al ban­do fe­me­ni­no. Yo pre­fe­ría in­te­grar­me con las mu­je­res, no con to­das, con al­gu­na en par­ti­cu­lar. La tác­ti­ca re­mi­te al afán de se­du­cir. Pe­ro ¿có­mo se ha­cía en esa épo­ca pa­ra lla­mar la aten­ción? Pa­re­cía im­pres­cin­di­ble ser buen mo­zo o su­plir lo es­té­ti­co con lo ma­te­rial. ¡Yo es­ta­ba per­di­do! ¡Ca­re­cía tan­to de lo uno co­mo de lo otro! ¿Qué ha­cer, en­ton­ces, a qué ape­lar? Fui de­sa­rro­llan­do una me­to­do­lo­gía in­ti­mis­ta. Lo­gra­ba co­nec­tar con la mu­jer cuan­do ha­bla­ba de amor, de so­le­dad, de poe­sía, de mú­si­ca, de sen­ti­mien­tos y, so­bre­ to­do, cuan­do me in­te­re­sa­ba en ellas. Me en­can­ta­ba –y me si­gue sub­yu­gan­do– man­te­ner lar­gos diá­lo­gos so­bre es­tas cues­tio­nes. Pe­ro, en ese en­ton­ces, des­cu­brí que esos te­mas de­ja­ban cam­po fér­til a la se­duc­ción. Hoy sé que no es por­que se tra­te de te­mas de mu­je­res, si­no por­que yo com­par­tía con ellas mi par­te fe­me­ni­na pro­yec­ta­da en esos in­ter­cam­bios. Así, me fue po­si­ble com­pren­der la ter­nu­ra, fui per­dien­do el pu­dor a des­nu­dar mis sen­ti­mien­tos y no he de­ja­do de ser hom­bre por apren­der tan­to más de las mu­je­res que de los va­ro­nes. ¿No es da­da la po­si­bi­li­dad de co­no­cer­nos? ¿Sa­be­mos, real­men­te, quié­nes so­mos, có­mo so­mos? En ver­dad, creo que no. Tal vez el mis­te­rio nos sea de­ve­la­do cuan­do ya no es­te­mos. En­tre­tan­to, es bue­no in­ves­ti­gar en nues­tra esen­cia. No hay que te­mer si en el in­ten­to des­cu­bri­mos a la mu­jer que lle­va­mos den­tro.

Por Juan Lavalle Cobo, abogado, 59 años.

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Whoops, you're not connected to Mailchimp. You need to enter a valid Mailchimp API key.

Comentarios ()