Sophia - Despliega el Alma

Sabiduría

2 noviembre, 2020

Recuperando lo Femenino Divino: un tiempo de elecciones cruciales

De la mano de la psicoterapeuta inglesa Anne Baring, una descripción arquetípica de cómo y por qué nació la crisis actual y cuál es el camino que debemos emprender para retornar a la Diosa.


«Me gustaría ofrecer una descripción arquetípica de por qué ha surgido la crisis actual; mostrando cuándo, dónde y cómo los arquetipos masculino y femenino, reflejados en la imagen de un Dios o Diosa, se separaron y por qué esta separación ha tenido un impacto tan profundo en la civilización occidental. No me refiero solo a la pandemia, sino al desafío mucho mayor del cambio climático«. Así comienza la charla que la psicoanalista junguiana inglesa Anne Baring brindó en agosto de este año, en el marco de la cumbre Humanity Rising, un encuentro organizado por Ubiquity University destinado a construir comunidad y encontrar soluciones globales a la crisis que atravesamos.

Invitada a disertar online ante los estudiantes de esta institución que busca ampliar la consciencia y a la vez crear impacto social, Baring aprovechó para volver sobre uno de los ejes fundamentales de sus reflexiones: la necesidad de lograr una integración consciente y usar este tiempo como nuestra gran oportunidad para preservar la vida, de la mano de un cambio de actitud ante todo aquello que nos rodea.

¿Cómo? Reconociendo que los seres humanos formamos parte de un orden cósmico y que nuestro papel en ese entramado es cuidar de la vida. Para eso, dice, debemos lograr un matrimonio sagrado entre el arquetipo masculino (que ha gobernado el mundo por unos 2.500 años) y el arquetipo femenino. «Lo Femenino representa el alma, el corazón y la compasión y la justicia, los dos valores principales que protegen y sirven a la vida«, explica la especialista que años atrás tuvo el sueño visionario de una Mujer Cósmica y desde entonces ha centrado su vida y su obra en la recuperación y la restauración de lo Femenino Divino.

«Este es un momento de gran peligro, pero también de oportunidades incomparables. Nunca antes en la memoria de nuestra especie ha existido esta oportunidad colectiva de cambiar de rumbo antes de que sea demasiado tarde. Necesitamos entender por qué hemos perdido el contacto con la naturaleza, por qué hemos aprendido tan poco de nuestras tradiciones espirituales que estamos preparados para destruir la creación de Dios con nuestras armas nucleares, cuya mera existencia contamina la Tierra«, sostiene.

Según explica en esta conferencia imperdible, todos los seres que habitamos el planeta alguna vez fuimos uno con el Cosmos y por eso debemos recuperar el sentido trascendente de esa experiencia inicial. «Una vez, hace mucho tiempo, el mundo fue experimentado como vivo con espíritu. La naturaleza era parte de un todo cósmico sagrado«, en palabras de Baring, quien subraya que algo está muriendo en la humanidad tal como la conocemos y, en ese movimiento siempre sorprendente, algo nuevo pugna por nacer.

¿Te gustaría leer la charla completa? Podés acceder haciendo clic acá.

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.

Comentarios ()

Más de Sabiduría

Diálogos con el Cosmos: ¿qué nos dice el...

Comienza la estación más fría del año en el hemisferio sur, que dará origen a un nuevo clico para nuestro planeta. Elevar la mirada al cielo y reflexionar sobre su impacto en nuestra vida es una buena práctica para dar sentido a este tiempo de repliegue y regeneración.

Sophia, la presencia fundamental para el cambio de...

En el último de los cuatro envíos temáticos, la autora y traductora austríaca Susanne Schaup comparte su mirada acerca de lo femenino divino en el mundo actual. Además de igualdad, ¿qué más necesita la humanidad para alcanzar una revolución capaz de prevenir el colapso de nuestra civilización?

Sophia en la historia: lo divino femenino nunca ha...

En la prehistoria, la divinidad femenina era una realidad indiscutida. Todo cambió con el advenimiento de las religiones monoteístas, que la silenciaron, pero no alcanzaron a opacarla por completo. En un nuevo envío de su serie de columnas sobre el tema, la autora austríaca Susanne Schaup repasa su devenir con el paso de los siglos.