Sophia - Despliega el Alma

Blog: La bitácora de Maite

30 marzo, 2015

Nunca perder el sur

La ilustradora Maite Ortiz nos lleva hasta su nuevo destino: la ciudad de Hamburgo, bien al norte del mapa, pero siempre cerca, muy cerca de sus deseos, sus ilustraciones y tantos sueños.

1ilustracion

Hace pocos meses me mudé a la ciudad de Hamburgo, en Alemania, luego de vivir un año en la capital sueca. Y esta última mudanza es el motivo que da comienzo a este blog ilustrado a modo de bitácora.
La palabra “bitácora”, además de hacer referencia al formato de diario online, también define al sitio, o caja, de los barcos, donde se encuentra la brújula. Esta definición me gusta, porque remite a mi viaje cruzando el océano atlántico y el mar negro hacía Escandinavia, y luego, el mar báltico desde Estocolmo, para llegar a esta nueva ciudad alemana. Además, porque quiero pensar los contenidos de este espacio como mi propia brújula, que marca el sur. Porque mi norte, es no perder el sur.

Bicleta cruzando un puente en Hamburgo.
Bicleta cruzando un puente en Hamburgo.
Vista del mismo puente hacia el otro lado.
Vista del mismo puente hacia el otro lado.

Hamburgo es una ciudad preciosa, pero que aún no conozco. Entonces tiene todavía ese encanto de ser un lugar a descubrir y, como todo lo nuevo, resulta incierto y atractivo casi en igual medida.
Lo que me gusta de este lugar es que, al ser una ciudad portuaria, es absolutamente multicultural. Y la cercanía al agua, presiento, me brindará amplitud de perspectiva. Horizonte. El paisaje invernal de febrero me sorprende a veces con algo de nieve, mucha lluvia, y una arboleda desnuda, pero que promete verdecer en primavera.

Vista de la entrada del Parque principal.
Vista de la entrada del Parque principal.

Patos, cisnes, gaviotas. Bicicletas en sus carriles pasan a toda velocidad, a pesar del frío y de la lluvia invernal. Ardillas graciosas saltan entre balcones, traficando frutos secos. Me pregunto si podré escuchar lo que esta ciudad murmura.

Plaza Rathaus en el centro de la ciudad. Árboles todavía invernales.
Plaza Rathaus en el centro de la ciudad. Árboles todavía invernales.

Pero no solo quiero compartir postales citadinas, también entiendo que contar esta experiencia será reflexionar, cada vez, sobre la idea de mudarse a otro país, y quitarle un poco de misticismo romántico a un concepto más complejo, que entrelaza una comunidad que se adopta como referencia y otra que llevamos siempre a cuestas. Y una brecha, donde la distancia que se hace presente, todos los días, abstracta, intangible. Porque sobre todo, ser extranjero, inmigrante, sudamericana, es ser siempre el diferente. Ser “el otro”.

Vista del lago Alster, Hamburgo.
Vista del lago Alster, Hamburgo.

Por eso, sin orden ni cronología, y a través de pequeños posts ilustrados, intentaré plasmar algunas de mis impresiones y curiosidades en relación a esta experiencia. Espero que me acompañes en esta nueva etapa, y no dejes de escribirme. Todo aquel que quiera aportar algo a este espacio, será un cálido aliento para mí…

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.

Comentarios ()