Sophia - Despliega el Alma

Blog: El Taller

30 marzo, 2016

La niña

El horror de una historia de abuso infantil es protagonista de este poema de María Alejandra Iglesias. Un texto que duele desde lo más hondo, pero resulta esperanzador. Porque a sus 41 años, esta mujer valiente eligió dejar atrás la culpa y el odio, para sanar a través de las palabras.

La niña nació con sol,
la niña cantaba y reía,
la niña hablaba y hablaba.

Piedra y Madreselva

La niña quedó en sombra,
la niña ya no reía.
La niña lloraba, callaba.

Piedra y Madreselva

La niña creció,
la niña olvidó,
la niña guardó todo su dolor.

Piedra y Madreselva

La niña fue mujer
y sentía culpa, tanta culpa…
La niña no se amaba.

Piedra y Madreselva

La niña nunca más fue sol,
solo destellos.
Pero engendró dos soles.

Piedra y Madreselva

La niña, ya mujer,
empezó a hablar.
El dolor y la angustia por fin salieron.

Piedra y Madreselva

La niña no pudo, no supo, no quiso.
Ella tenía sueños…

Piedra y Madreselva

Ahora lucha la niña,
como mujer, como madre.
Pero aun tiene pesadillas.

Piedra y Madreselva

La niña llora pidiendo por su mamá.
La niña piensa ¿no se dieron cuenta?
La niña se cansó de callar.

Piedra y Madreselva

La niña a veces se quiere ir,
quiere dormir por siempre,
pero la mujer madre se impone.

Piedra y Madreselva

Es que la niña está sanando,
es mujer, es madre.
Pero aun sigue ahí:
un rincón en medio del pecho.

La niña… es mi alma.

la-niña-1

(*) Nota de la Editora: Los textos publicados podrían ser corregidos para mejorar su ortografía, acentuación, puntuación o sintaxis.

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Whoops, you're not connected to Mailchimp. You need to enter a valid Mailchimp API key.

Comentarios ()