Sophia - Despliega el Alma

Blog: Desde Nueva York

16 noviembre, 2012

Invierno de novela

  A pesar de que no se inauguró formalmente, el invierno ya llegó a Nueva York. Los días son más cortos y ya tuvimos la primera nevada de la temporada. A partir del primer domingo de noviembre, cuando se adelantó una hora la hora local, se hace de noche a las 5 de la tarde. Los “nuevos”, como yo, tendremos que acostumbrarnos a los cambios de hábitos de Nueva York en esta época y a cambio podremos disfrutar de las cosas lindas que trae el invierno como el vino tinto, el chocolate y las bufandas y, especialmente, las tardes de lectura viendo nevar. En una practica que, me imagino, será muy común en los próximos meses de frío, salí a conocer una de las tantas librerías que hay en Nueva York en busca de buen material de lectura. Para los amantes de los libros no hay nada como embarcarse en la búsqueda de un título nuevo: pensar qué queremos leer, encontrarlo, tocar su tapa y llevárselo con uno, ansiosos por empezar a disfrutarlo. Strand es el lugar perfecto para todos los locos que todavía no hemos caído en las garras del Kindle.   29 kilómetros de libros   Strand se fundó en 1927 y su nombre se debe a la famosa calle de Londres, donde en el siglo XIX solía haber editoriales y en la cual vivían muchos reconocidos escritores de la época. Su primera ubicación en la 4ta avenida y la calle 11 no fue casualidad. Entre 1890 y 1960 había 48 librerías sobre esta avenida entre Union Square y Astor Place, que formaban la famosa Book Row (o fila de libros). Strand es la única sobreviviente de esta época y su actual local en Broadway y la calle 12 mantiene el mismo amor a los libros, tal como dice su slogan (“Where books are loved”). Cuando entré a la librería no lo podía creer. Hay más de 2,5 millones de libros nuevos y usados puestos en altísimas bibliotecas que forman pasillos laberínticos. Es impresionante la oferta que tiene cada una de las diferentes secciones. Hay de todo: clásicos, ficción, historia, cómics, arte, música, arquitectura y mucho más. Dicen que la sección de arte es la más grande del país y que en la sección de ‘’libros raros’’ se pueden encontrar ediciones únicas, incunables y joyas varias. Los precios son muy razonables (casi me animo a decir que son baratos) y además hay posibilidad de comprar libros usados por precios más bajos todavía. Para los que están dispuestos a buscar hasta encontrar lo que quieren, en la vereda de la librería se venden ofertas a un dólar. La gente va a Strand solo por los libros, así que ésta librería no tiene cafecito, ni sillones donde sentarse a leer, como la mayoría de las que están de moda. La búsqueda puede parecer imposible cuando uno llega, pero siempre hay alguien para orientarnos. Por suerte yo conseguí lo que fui a buscar: "The Tiger’s Wife" (de Téa Obreht), una recomendación de mi tía María y "Trilogía de Nueva York", de un clásico de Paul Auster que todavía no leí. Strand es famosa en Nueva York por los eventos, encuentros con escritores y ciclos de lectura que organiza y también por su puestito ambulante en el Central Park, donde vende una selección de sus libros y merchandising de la librería que seguro les va a encantar.  Seguro habrá más historias sobre las librerías de Nueva York. Por ahora, a los amantes de los libros les recomiendo dejar espacio en sus valijas y darse una vuelta por esta librería. No tengo dudas que van a encontrar algo para llevarse y disfrutar. Tips para ir a Strand: ·         Llegar es muy fácil porque Strand queda a sólo dos cuadras de Union Square. Las líneas de subte mas convenientes son N,Q,R,4,5,6 o L hasta la calle 14/Union Square. ·         Si se quieren llevar algo rico para disfrutar con sus nuevos libros o simplemente sentarse a tomar un café después de la visita, a hojear sus compras, les recomiendo hacerlo en Max Brenner (en el 841 de Broadway entre las calles 13 y 14 a solo una cuadra de Strand). Es el café con los mejores chocolates de Nueva York, qué mejor combinación ¿no?

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.

Comentarios ()