Sophia - Despliega el Alma

Blog: Desde Buenos Aires

19 septiembre, 2013

Escapada patagónica

El Sur es para mí la familia, la infancia, la nostalgia entera. Cuando piso de nuevo este lugar, me alcanzan esos olores que no tienen edad, los de siempre, los que arrastran todos los recuerdos juntos. Y en septiembre todo está tan silencioso que resuenan más fuerte las risas y las caras de las anécdotas eternas empiezan a asomar por todas partes. Todos tenemos ese lugar donde podemos ir a buscarnos a nosotros mismos.  En este me,s las flores empiezan a abrirse paso entre la nieve y las heladas. Y en un mismo paisaje conviven frutales en flor y valles blancos. Es una época mágica en la que el frío afloja un poquito y los días de sol invitan a sacarse la campera aunque sea por un rato.  El Cerro Chapelco nos regaló vistas como estas y una nieve que nos permitió recorrerlo de punta a punta. Un enorme regalo a esta altura del año en que el invierno ya se había ido!   Para las que anden con ganas de darse una vuelta por San Martín de los Andes, les cuento de algunas joyitas que hay que visitar. Los mejores scons calentitos se comen con una fabulosa vista al lago desde el deck de la casa de té y hostería Arrayán. La casa original data de 1939, cuando una joven inglesa se aventuró a estas tierras inhóspitas y se enamoró del lago y la planicie del valle de San Martín. Hoy, su nuevo dueño, el "Pollo" Pont Lezica, continúa con la tradición que comenzara hace más de 70 años: delicias patagónicas con una vista impresionante. Para la noche, La Tasca. En un ambiente caserísimo, donde abundan los frascos de conservas y el buen vino, se degustan ahumados y quesos exquisitos, de la mano de la mejor cerveza patagónica. Las truchas, la especialidad de la casa. Otra vista para cuando empiece a calentar un poquito más es la que ofrece el Wine Bar de Paihuén. Sobrevolando el lago con el pueblo de fondo, uno de los puntos más románticos de la zona.  Para no perderse en esta época es el gigante de la zona: el volcán Lanín. Para verlo de cerca se recomienda uno de mis paseos preferidos, el lago Huechulafquen, a menos de una hora de San Martín. Y si andás con ganas de un mimo de lujo, al final te esperan las termas de Lahuen Co y un Lodge y spa para desconectar del todo. Las playas volcánicas de arena negra pintan el lago de turquesa. ¿Qué más se puede pedir?

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.

Comentarios ()