Sophia - Despliega el Alma

Blog: El Taller

19 enero, 2017

Cosas que me hacen bien

A menudo, nuestro día a día se va salpicando de sinsabores que, al cabo de la jornada, nos dejan bajo un manto de agobio y desánimo. Pero entonces, cuando parece que esa nube oscura desatará una tormenta, echamos mano de esa batería de cosas que sabemos que nos devuelven bienestar. ¿Quién no tiene, dentro suyo, su propio botiquín de primeros auxilios?

Por Carolina Cattaneo*

Hoy, por ejemplo. Hoy que tuve uno de esos días en el trabajo donde nada fluye y la creatividad y la productividad se estancan, y hoy que desde ayer tengo un dolor de estómago que no me deja pensar. Hoy que me angustian las tareas laborales por venir, las cosas inconclusas. Hoy que llegaré a mi casa tarde, trece horas después de haberla dejado esta mañana. Hoy que llegaré y al entrar, otra vez, no me va a recibir el perro que tanto quiero y que J no quiere. Hoy que seguramente encuentre peligrosamente rutinario el acto de cocinar, sentarme a comer, lavar los platos, charlar del día.

Pero hoy yo ya sé.

Me voy a descalzar apenas llegue. Y después de cenar, voy a pisar la grama de mi pequeño jardín. Y descalza, voy a ir, una por una, a mis plantas. Y voy a ver qué novedades, qué hoja nueva hay, qué nuevo brote, cómo anda el orégano, cómo avanza la plaga maldita que atacó al tomate. Voy a hundir los dedos en la tierra de cada maceta para ver cómo están de humedad, y voy a desenredar las tiras del collar de corazones, que se ha puesto más fuerte, más salvaje. Voy a regar. Y en la oscuridad del patio, voy a fumar. Y sí, también, voy a mirar la luna, a ver cómo está. Me preguntaré qué proceso químico hacen las plantas a esta hora. Y antes de acostarme, al ir a lavarme los dientes, voy a descubrir que una vez más tengo tierra entre las uñas y que mis pies están sucios. Y me voy a meter en la cama. Y voy a agradecer tener a J a mi lado, aunque otra vez esta noche esté viendo por celular un video de economía. Y me iré apagando, poquito a poco, hasta caer en el pozo oscuro del sueño más profundo.

* Este texto surgió como parte de una consigna del taller de periodismo narrativo al que asiste la autora, integrante de la redacción de Sophia. 

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Whoops, you're not connected to Mailchimp. You need to enter a valid Mailchimp API key.

Comentarios ()