Sophia - Despliega el Alma

Blog: Desde Miami

27 junio, 2014

Invasión de salud en el reino del fast food

Cuando llegué a vivir a Estados Unidos hace 7 años el tema de la alimentación fue realmente un desafío. Platos gigantes en los restaurantes, comida rápida en cada esquina, infinitas opciones de productos envasados en las góndolas de los supermercados, lechugas con conservantes que duraban dos meses en la heladera sin marchitarse, frutas y verduras de estación disponibles todo el año, importadas de diversas partes del mundo… Buscando alternativas que honren los alimentos y su proceso de producción encontré en mi camino a Amber Antonelli. Ella nació en Estados Unidos y es chef desde hace más de 20 años. Amber es la dueña de la escuela de cocina THE NAKED BITE, y ofrece sus servicios en su casa en el lindísimo barrio de Coconut Grove.  Se mudó a Miami hace 2 años con su marido, ambos venían de Phoenix, Arizona. Tenía prejuicios sobre la reputación de esta ciudad: glamour, grandes diferencias económico-sociales, constrastes culturales y consumismo. Al principio fue un importante shock, hasta adaptarse.  Cuando llegué a su casa para participar en una clase de cocina, me llamó la atención que en la entrada había una antigua cortina de baño colgada de una pared, en donde tenía escritos distintos mensajes. Armó esta pared apenas se mudó a Miami, para tener presente todos los días cuáles son los motivos por los que está agradecida por su vida, a pesar de que le costara aclimatarse a esta nueva ciudad.  “…Nos es muy fácil quejarnos y quedarnos atrapados en nuestra propia historia. La constante cháchara que hay en nuestra mente nos distrae de ver las cosas con claridad. Esta pared para mí es un símbolo  de que siempre es posible honrar las cosas buenas en nuestra vida…aun en tiempos difíciles o de cambio. Especialmente en EEUU, donde es posible tener acceso a muchas cosas de forma inmediata, yo quiero recordar que hay gente que no tiene aquello a lo que nosotros estamos acostumbrados… como comida, agua, un techo…”, nos comparte Amber.   Estos son algunos de los mensajes. Estoy agradecido/a por: – Mi hermosa VIDA – SER – Mis talentos – Nuevas oportunidades – Por la maravillosa y profunda gente en mi vida – Por el espejo de la vida – Porque mi marido me eligió como su mujer – Por ser capaz de ver lo bueno en todo – Por mi sabiduría interior – Por un conocimiento más profundo de mi ser – Por la lluvia – Por mis hijas – Por ser yo – Por mi capacidad de sostenerme a mí misma – Por ser parte de esta vida – Por el café – Por la deliciosa comida que Amber prepara   Volví a mi casa después de la clase de cocina con Amber y construí mi pared. ¿Te animás a armar un espacio así en tu casa? Una lugar que te recuerde las razones por las cuales las ganas de vivir y abrazar la vida, tienen más peso que la historia o el apego a nuestros sufrimientos. Fueron estos mensajes y sus clases de cocina los que ayudaron a Amber a conectarse con gente que comparte sus mismos valores en Miami: su food circle o círculo de alimentos, como ella lo llama. Es miembro de Slow Food Miami. ¿Conocés la cultura del slow food? Están presentes en más de 150 países; en Argentina están en Buenos Aires, Mendoza, Catamarca, Chubut, Formosa, Tucumán, San Luis, Neuquén, Misiones, entre otras. Este movimiento nace en 1989 en oposición al "fast food" y a la "fast life", para recuperar las tradiciones alimentarias locales, luchar contra la pérdida de interés por el sabor y origen de los alimentos y para demostrar cómo nuestras decisiones alimentarias influyen en el mundo. En Miami, tiene una iniciativa para crear jardines-huertas en las escuelas, para que los chicos estén en contacto con la tierra y cultiven cuidadosamente alimentos locales.      “…Cada vez que vamos a un supermercado y compramos, estamos haciendo una elección. Podemos elegir consumir comida ya procesada, envasada en plásticos que generalmente contienen toxinas, tratados con pesticidas que le agregan químicos a los alimentos, o volver a las raíces, y decidir consumir alimentos que hayan sido cautelosamente cultivados, orgánicamente o no, pero respetando su esencia. Un ejemplo claro de esto es: si compramos papas para hacer un puré o si compramos un polvo que viene a hacer las veces de papas vamos a recibir nutrientes totalmente diferentes de ambos alimentos”, nos cuenta Amber.     La comida de los restaurantes en Miami está cambiando también. Amber cree que antes era más para la clase alta, más glamorosa. Hoy está migrando a una mayor consciencia en la gente que busca calidad en los alimentos, que sean hechos con amor, con un sentido de comunidad. De ahí se explica la enorme proliferación de mercados orgánicos o farmers markets que existen en buena parte de los barrios de Miami.  Dos simples recomendaciones de cosas que podríamos hacer para incorporar hábitos alimenticios sanos en nuestras vidas fácilmente: “Primero, prestar más atención a las etiquetas que enuncian lo que contiene cada producto. La regla es: no consumir nada que nuestra abuela no pueda reconocer como alimento o que contenga ingredientes que nos cueste pronunciar. La segunda recomendación es consumir más frutas y verduras, aunque no seamos vegetarianos o veganos. La idea es que busquemos tener una dieta basada en el consumo de productos de la tierra. En sus clases de cocina, su objetivo es demostrar cómo se puede tener una alimentación completa consumiendo sólo vegetales y aprovechando todos los nutrientes y energía que tienen estos alimentos.     Amber nos cuenta que el objetivo de su cocina es que la gente coma mejor, porque cuando comemos mejor pensamos mejor y por ende nos sentimos mejor con nosotros mismos. Cuando alguien se siente bien, trata bien a los demás.  A través de asistir a las clases de Amber, empecé a jugar con recetas de libros de cocina (muchos de Pia Fendrik, gran chef de Sophia), y a animarme a innovar. El cocinar se está convirtiendo en un momento de paz en mi vida. Mi inspiración para cocinar es hacerlo con amor, más allá de que sé que no siempre la comida o la receta saldrán como quisiera. Sin embargo sé que al tratar de vivir una cocina consciente en los ingredientes y alimentos elegidos, mi entorno se beneficiará de tener los verdaderos nutrientes que están ahí siempre disponibles, más cerca de la tierra y más lejos de los envases.

Me encantaría ir conociéndonos más y que me cuentes còmo es tu relación con la cocina y los alimentos que elegís para tu casa. ¿Habías escuchado hablar del movimiento Slow Food?  Gracias por estar. Nos vemos la semana próxima! Para mayor información sobre el movimiento mundial de Slow Food: www.slowfood.com  

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.

Comentarios ()