Sophia - Despliega el Alma

Artes

29 abril, 2015 | Por

Por qué ir a la Feria del Libro

Sophia la recorrió y charló con su nuevo director, para contarte todo lo que tenés que saber antes de ir al encuentro anual más importante del mercado literario y editorial. ¿Te lo vas a perder?


 

Yo tenía 11 años cuando fui por primera vez a la Feria del Libro. Llegué en subte, haciendo combinación, después de un largo viaje en micro desde La Plata junto a mi mamá y mi hermana (soy de la época en que una autopista era ciencia ficción). Recuerdo el enrevesado trayecto por la Calchaquí y que, aunque los pozos me jugaban una mala pasada, anduve dos horas y pico absorta en las pequeñas letras de un texto que me había recomendado Nora, mi profesora de lengua de sexto grado. Fahrenheit 451. ¿Qué más felicidad que sentirme ahí, perdida por completo entre las palabras de Ray Bradbury?

Del mismo modo, cuando aquel día nos perdimos una y otra vez por la Feria -tan enorme a mis ojos de niña- encontré consuelo a cada paso: libros, libros, libros (adaptación literaria del “Arte, arte, arte” de Marta Minujín, si se me permite la licencia). Chicos y grandes, de todos colores; de tapa dura, blanda; cuentos, novelas, biografías; textos ilustrados, para pintar… Tantos, que gastamos todo el dinero que llevábamos en comprar ejemplares para el colegio y otros tantos por puro placer. No nos quedó ni para un sándwich en la terminal antes de emprender el regreso. Bastaba con la satisfacción de andar con las manos cansadas de llevar semejante peso cultural.

feria-adentro
La Feria en todo su esplendor. Se puede recorrer hasta el 11 de mayo.

Ayer, mientras volvía a andar el camino por la alfombra roja que cada año hace de los lectores los protagonistas de una nueva edición, entendí por qué uno siempre elige volver al eterno alimento de mirar, tocar, oler y devorar libros. Tengo, de hecho, una debilidad de conducta: los abro, leo los dos primeros párrafos y, por último, les hundo la nariz bien profundo entre las páginas (hubo una promotora que en un stand me miró extrañada al verme). Pero es así: ¿qué sería de mí, de mi historia, sin ese olor a libro, antesala del gran bocado de una historia?

foto-galeano
Encontrar a Eduardo Galeano en una esquina cualquiera, inmortalizado para siempre en sus textos…

Un chico de 13 años, que revolvía sin pausa ejemplares agrupados bajo un cartel que anunciaba “Matemática-Física-Química”, me dijo algo lindo: “Vine a encontrar libros que me ayuden a saber más de todo”. Que su hambre literaria fuera tan voraz e inespecífica, de alguna manera me alegró.

Si algo tengo que decir de la 41ª Edición de la Feria del Libro es que la gran novedad de este año es que estrena Director Institucional y Cultural (Gabriela Adamo dejó el cargo el año pasado). Se trata de Oche Califa, escritor y editor oriundo de Chivilcoy quien, a sus 59 años, si algo sabe en esta vida, es leer, escribir y disfrutar de los libros. No llega en paracaídas: hace catorce años que es miembro de la Comisión de Actividades Culturales de la Fundación El Libro.

En charla con Sophia, Califa cuenta: “En la Fundación hay un equipo muy experimentado que logra que todo vaya por el cauce correcto. De otro modo, no se explica que todo salga bien cuando el director tiene solo tres meses de antigüedad”. Está contento por varias razones: por el desafío y por los logros obtenidos ya en estos primeros días de puertas abiertas. “Comenzamos muy arriba, con una afluencia que en general se nota más hacia el final de cada edición. Pero el fin de semana tuvimos una respuesta enorme, inesperada”, destaca.

director-final
Oche Califa, escritor, editor y director flamante de la Feria del Libro.

 

En un encuentro que ya va por su edición número cuarenta y uno, la pregunta del millón es: ¿Cómo sorprender a un público que se da cita año a año? “Tenemos un mix entre continuidad y renovación . Hay cosas que se hacen siempre, porque son esperadas y pedidas por la gente. Por ejemplo, La Maratón de Lectura, que ya lleva doce años y convoca a actores famosos a leer cuentos Pero también hay novedades, como el ciclo de entrevistas públicas de Canela, ‘Mi vida como lector, confesiones de un amante de los libros’, un espacio donde personajes reconocidos comparten sus gustos de lectura”, señala Califa. Ayer, sin ir más lejos, el convocado fue el actor Gonzalo Heredia, quien habló de su amor por los libros frente a unas doscientas personas y a la hora de graficarlo sacó veinte ejemplares que viajaron en mochila desde su biblioteca (Crimen y Castigo de Dostoievsky y Los siete locos de Arlt, dos de sus títulos potentes preferidos). “Es bueno que personas que tienen llegada a un público masivo como el de la televisión revaloricen el hábito de leer. Gonzalo contó además que concurre a un taller literario”, dice Oche.

1 de 5 Editoriales y experiencias para todos.
2 de 5
3 de 5
4 de 5
5 de 5

Para todos los gustos (y lecturas)

Una vez, un amigo escritor me instó: “Escribamos, ¿qué nos puede pasar? A lo sumo habremos de terminar en una mesa de saldos”. Esas cosas pasan y los carteles no me dejan mentir: hay ofertas y libros de outlet (o, más poético, de “literatura discontinua”), en todas las mesas. Lo mismo ocurre con ediciones especiales: solo es cuestión de meter mano y encontrar “la” joya; o al menos algún clásico para guardar en la biblioteca por una módica suma, que mejora llevando de a dos o tres ejemplares, según título y ocasión.

1 de 5 Ofertas y más ofertas.
2 de 5
3 de 5
4 de 5
5 de 5

También vale la pena iniciar un viaje por países lejanos que decidieron acercar literatura y costumbres hasta Buenos Aires (la novedad es que Rusia volvió, trayendo importantes trabajos académicos y también a los traductores de Jorge Luis Borges y Juan Gelman en persona). Un lugar especial ocupa México, con su propuesta de vivir el DF en letras, aromas y color: hay libros -¿cómo no?- pero también objetos, comida y bebidas típicas para disfrutar de la experiencia con todos los sentidos.

Los chicos y jóvenes cuentan esta vez con espacios pensados para ellos y propuestas de todo tipo, especialmente para quienes llegan a la feria en plan escolar (se calcula que hacia el final de la edición habrán pasado más de 2.000 contingentes colegiales). Una carpa montada en la entrada por Av. Sarmiento los recibe con alegría y sugiere recorridos según edades e intereses. Además, un anticipo de lo que será la 25ª Feria Infantil y Juvenil, que tendrá lugar durante las próximas vacaciones de inverno, y que, según el propio Califa, apunta “a ese maravilloso semillero de lectores que son los chicos”. La Zona Futuro es el espacio donde la nueva era va ganando espacio real: libros digitales, Youtubers y literatura interactiva, son algunas de las alternativas de ese tramo donde los adolescentes y las selfies abundan.

chicos-adentro

“Nuestra preocupación es que quienes nos visitan cada año cada vez tengan mayor protagonismo y a la vez puedan aprovechar nuevos recursos tecnológicos disponibles para mejorar su experiencia. Lanzamos un concurso para elegir el Youtuber de la Feria, donde los participantes deben postularse online. Además, ideamos un certamen en el que los concursantes deberán responder sobre literatura argentina del siglo XIX y XX, llenando un formulario en nuestra web. Y existe un canal de streaming para ver online mesas redondas y conferencias en directo, para que quienes por alguna razón no pueden acercarse, igual puedan estar presentes de alguna manera”, explica el director.

Mención aparte merecen las propuestas para comprar libros digitales, con abonos mensuales bastante económicos, que permiten consumir distintas lecturas por mes en simultáneo en cualquier tipo de dispositivo electrónico. “No podemos hacer profecías sobre cómo será el avance del Ebook en Argentina. Ese tipo de consumo todavía ocupa una proporción pequeña del mercado y en nuestra encuesta anual observamos que quien lee digital, no deja de leer en papel”, observa Califa.

Demás está decir que las editoriales, tanto las más grandes como las pequeñas, asumen cada vez más protagonismo y un compromiso cara a cara con sus lectores, que va desde recomendarles lecturas personalizadas, hasta convocar a sorteos y encuentros con los autores.

editorial-comun
En La Editorial Común Liniers es el rey, pero bien vale la pena conocer a todos sus autores.

 

Es que, al final, la Feria no tiene más aspiración que esa: ser una gran biblioteca abierta. Una alta, enorme, llenas de textos que pueden gustar más o menos. Pero que cada año reserva un estante favorito para aquel que se atreva a mirar hasta los rincones más alejados, con la promesa de que en las palabras siempre nos reservan un final a la medida de todo aquel que gusta de leer.

libros-adentro
Libros, libros, libros. ¿Qué mejor pretexto para visitarla una y otra vez?

¿Cuándo?
Hasta el 11 de mayo de 2015

¿A qué hora?
Lunes a viernes, de 14:00 a 22:00 / Sábados, domingos y feriados, de 13:00 a 22:00

¿Dónde?
La Rural, Predio Ferial de Buenos Aires.

¿Cuánto cuesta?
Lunes a jueves: $35 / Viernes, sábados, domingos y feriados: $50 (con la compra de cada entrada se entrega un chequelibro de $35).

Más info: www.el-libro.org.ar

 

ETIQUETAS cultura El Libro Feria del Libro La Rural lectura libros

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.

Comentarios ()

Más de Artes

Ucrania: las bombas caen, la danza continúa

Unbroken se llama este proyecto fotográfico que habla sobre cómo el alma se despliega a través del arte, a pesar del dolor de la guerra. Una invitación a celebrar el valor y la belleza de la vida.

Eugenio Cuttica: «El arte es la única salida que...

El artista argentino –radicado en Nueva York– regresó a nuestro país para presentar Serendipia, una muestra donde la mirada sagrada de la vida se hace presente y transforma el alma de todo aquel que se detiene a mirar.

Querían escribir, participaron de nuestro taller...

Silvia Handler, Laura Valbonesi y Rosa Ana Musso tienen varias cosas en común: adoran las palabras, participaron del Taller de Escritura Creativa de Sophia y, luego de la experiencia, se animaron a publicar. Te compartimos sus historias.