Sophia - Despliega el Alma

Artes

10 enero, 2008

“No creo en la moda. Creo en el estilo”


1 de 2
2 de 2

Dalila Puzzovio – Artista

Da­li­la Puz­zo­vio es, sin du­da, íco­no de una épo­ca má­gi­ca: los años se­sen­ta. Crea­do­ra de un mí­ti­co za­pa­to que re­vo­lu­cio­nó el ar­te, re­co­rrió el mun­do del di­se­ño y la mo­da. En es­ta en­tre­vis­ta, de­ve­la cier­tos mis­te­rios so­bre la ele­gan­cia y el es­ti­lo, se me­te en las en­tra­ñas del Ins­ti­tu­to Di Te­lla y nos ayu­da a com­pren­der la mo­vi­da cul­tu­ral de esa épo­ca. Por Ga­brie­la Pi­cas­so. Fo­tos: Ale­jan­dro Lip­sick y Ar­chi­vos Di Te­lla.

 

Exó­ti­ca. Ésa es la pa­la­bra que pro­vo­ca Da­li­la. Due­ña de una ele­gan­cia atem­po­ral, que los fran­ce­ses bau­ti­za­ron char­me, su so­la pre­sen­cia atrae na­tu­ral­men­te la mi­ra­da. Tie­ne ese “no sé qué” que lle­va a pen­sar que uno es­tá en pre­sen­cia de un per­so­na­je in­ti­mi­dan­te. Sin em­bar­go, de­trás de su mu­ra­lla es­té­ti­ca, es la an­tí­te­sis ab­so­lu­ta de cual­quier pre­jui­cio que se pue­da te­ner acer­ca de uno de los íco­nos de la van­guar­dia pop de los años se­sen­ta en nues­tro país. Sus on­das lle­ga­ron has­ta el Río de la Pla­ta y su la­bo­ra­to­rio fue el Ins­ti­tu­to Di Te­lla, tie­rra fér­til de los re­nom­bra­dos hap­pen­nigs, del des­par­pa­jo, de las ves­ti­men­tas exó­ti­cas y del vér­ti­go ima­gi­na­ti­vo. Allí Da­li­la pron­to se ga­nó el pri­vi­le­gio de ser una de las po­cas “chi­cas” que, jun­to a Mar­ta Mi­nu­jín, for­ma­ron par­te de es­te ver­da­de­ro fe­nó­me­no cul­tu­ral en el ar­te ar­gen­ti­no, a la al­tu­ra de las nue­vas ten­den­cias del ar­te in­ter­na­cio­nal. Allí na­cie­ron sus fa­mo­sas do­ble pla­ta­for­mas. Ar­te-ob­je­to o ar­te en pro­gre­so, su obra se ex­po­nía en las pa­re­des del Ins­ti­tu­to y en las vi­drie­ras de las za­pa­te­rías Gri­mol­di, lis­tas pa­ra ser usa­das. És­ta y mu­chas otras de sus crea­cio­nes le va­lie­ron la dis­tin­ción de ser una de las po­cas ar­tis­tas ar­gen­ti­nas que fi­gu­ran en el Be­ne­zit, el dic­cio­na­rio in­ter­na­cio­nal de­di­ca­do al ar­te, y el ga­lar­dón “Gran­des Maes­tros” del úl­ti­mo Ar­te BA. Pero en ella no hay di­vis­mos, ni es­no­bis­mos pre­sun­tuo­sos, ni es­tri­den­cias mo­der­nis­tas, si­no la voz de la lu­ci­dez que sur­ge de los ver­da­de­ros ar­tis­tas. Es ella mis­ma su úni­ca obra “en pro­gre­so” que tie­ne es­pa­cio en las sa­las del Mal­ba, el lu­gar ele­gi­do pa­ra el en­cuen­tro con Sop­hia. Un sa­co Gi­venchy au­tén­ti­co, una ca­mi­sa blan­ca “de años” pe­ro a la mo­da, un pan­ta­lón de cor­te im­pe­ca­ble y unas bo­ti­ne­tas que ame­na­zan tan­ta so­brie­dad mar­can el en­sam­ble per­fec­to pa­ra es­ta tar­de de un ve­ra­no atí­pi­co, con tem­pe­ra­tu­ras de oto­ño. Se­re­na, pe­ro ver­bo­rrá­gi­ca, Da­li­la opi­na con pa­sión so­bre el ar­te, la cul­tu­ra, la mo­da y la ele­gan­cia, sus te­mas fe­ti­che.

Di­se­ñó pa­pe­le­ría en la Ga­le­ría del Es­te, te­ji­dos pa­ra Ma­da­me Frou Frou, ves­tua­rios pa­ra per­so­na­jes tan ecléc­ti­cos co­mo Li­ber­tad Le­blanc o An­to­nio Ga­sa­lla, de­lan­ta­les de co­ci­na he­chos por ar­te­sa­nos del Tea­tro Co­lón pa­ra Pinky, pro­yec­tos de ar­qui­tec­tu­ra de in­te­rio­res pa­ra es­pa­cios tan di­sí­mi­les co­mo el Adro­gué Pla­za Shop­ping o la pe­lu­que­ría-spa de Al­ber­to San­ders. También, som­bre­ros pa­ra Dior, pla­tos, ac­ce­so­rios, ta­pi­ces, te­las. “Siem­pre me en­can­ta­ron las in­ter­dis­ci­pli­nas. La co­ci­na, la ar­qui­tec­tu­ra, el pac­ka­ging, la de­co­ra­ción, el pe­rio­dis­mo y la mo­da. Soy co­mo un ama de ca­sa per­fec­ta, aun­que la ima­gen que la gen­te tie­ne de mí es la de una mu­jer que ja­más va a un su­per­mer­ca­do, que es­tá quie­ti­ta sin ha­cer na­da”.

–Na­cis­te con el nom­bre de De­lia y en tu ca­rre­ra ar­tís­ti­ca lo cam­bias­te por el de Da­li­la. ¿Có­mo fue ese pro­ce­so de con­ver­sión?

–Na­cí De­lia y me bau­ti­za­ron Da­li­la por­que de­cían que el nom­bre me que­da­ba chi­co. Pe­ro Da­li­la siem­pre es­tu­vo. Soy la hi­ja me­nor de una tí­pi­ca fa­mi­lia de in­mi­gran­tes ita­lia­nos de cla­se me­dia. Mi abue­lo era pai­sa­jis­ta y un ar­te­sa­no que ha­cía unos co­lla­ges ma­ra­vi­llo­sos. Hi­zo el jar­dín de la Cha­ca­ri­ta y el de la Ita­lo Ar­gen­ti­na. Mi pa­pá, Ar­man­do, era in­ge­nie­ro y di­bu­jan­te, un gran in­dus­trial, que des­ple­ga­ba los pla­nos de sus in­ven­tos so­bre la me­sa de la co­ci­na. Eva, mi ma­má, era ama de ca­sa, pe­ro ha­bía es­tu­dia­do cor­te y con­fec­ción y ha­cía una ro­pa di­vi­na. Era dis­tin­ta de las otras ma­mas; siem­pre se ves­tía ge­nial. Des­de chi­qui­ta, ape­nas sa­lía de la ca­ma me po­nía a di­bu­jar. Mis car­pe­tas me ayu­da­ban a pa­sar las ma­te­rias. Era ob­se­si­va­men­te pro­li­ja y sú­per con­cen­tra­da. Siem­pre tu­ve vo­ca­ción de ar­tis­ta. Tan­to me gus­ta­ba que en ter­cer año qui­se de­jar el co­le­gio pa­ra es­tu­diar ar­tes plás­ti­cas, pe­ro no me de­ja­ron.

–Co­le­gio de mon­jas, fa­mi­lia tra­di­cio­nal del sur de Ita­lia, mu­jer. No pa­re­cía ser el há­bi­tat ideal pa­ra al­ber­gar a una ar­tis­ta…

–A pe­sar de to­das esas con­fa­bu­la­cio­nes, no pu­die­ron con­mi­go. To­do lo con­tra­rio; mis pa­dres me pa­ga­ban las cla­ses de pin­tu­ra. Mi pa­pá fue el que me ayu­dó a aca­rrear los ye­sos or­to­pé­di­cos del Hos­pi­tal Ita­lia­no que usé pa­ra mi pri­me­ra ins­ta­la­ción, lla­ma­da “Cás­ca­ras”. Cuan­do fuis­te a un co­le­gio re­li­gio­so, hay al­go que se te pe­ga, una mar­ca in­de­le­ble. Yo fui a Nues­tra Se­ño­ra de la Mi­se­ri­cor­dia en Bel­gra­no, y una de las op­cio­nes pa­ra tu vi­da es que seas mon­ja. Co­mo yo era ca­lla­di­ta y pro­li­ji­ta, es­ta­ba co­mo fi­cha­da pa­ra se­guir ese ca­mi­no. De al­gu­na ma­ne­ra to­da es­ta edu­ca­ción, en lugar de cor­tar­me la ima­gi­na­ción, me la hi­zo vo­lar. Te crea un mun­do fan­tás­ti­co don­de te­nés que vi­sua­li­zar y ma­te­ria­li­zar un mon­tón de con­cep­tos que no exis­ten.

–Los años se­sen­ta mar­ca­ron un hi­to cul­tu­ral en la Ar­gen­ti­na; se ha­bía ro­to con mu­chas re­glas. ¿Có­mo im­pac­tó en vos y en tu obra ese mo­men­to?

–Fue la edad ideal, yo te­nía 20 años y fue co­mo es­tar en el lu­gar in­di­ca­do en el mo­men­to in­di­ca­do. Has­ta la ro­pa era ge­nial. Fui la pri­me­ra en usar bo­ti­tas de bo­xea­do­res. Me las iba a com­prar fren­te al Lu­na Park. Me ha­cía sué­ters con fra­ses, ac­ce­so­rios de pa­pel ma­ché o im­per­mea­bles trans­pa­ren­tes con man­te­les de hu­le y una abro­cha­do­ra. Bien Cou­rrè­ges, sin sa­ber quién era Cou­rrè­ges. La crea­ción era co­mo un es­ta­do vi­tal que se ex­pan­día a to­da tu vi­da.

–¿Cúal fue el ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do y la tras­cen­den­cia que tu­vo el Ins­ti­tu­to Di Te­lla en el mun­do ar­tís­ti­co?

–Nues­tra fa­ma ha­bía tras­cen­di­do las fron­te­ras has­ta tal pun­to que ca­da vez que al ex can­ci­ller Gui­do Di Te­lla lo in­vi­ta­ban al Mo­MA de Nue­va York, siem­pre le re­cor­da­ban que no lo ha­cían por su ca­rác­ter de di­plo­má­ti­co, si­no por­que ha­bía si­do uno de los fun­da­do­res del Di Te­lla. Nin­gu­no de los ar­tis­tas que co­men­za­mos el mo­vi­mien­to ha­bía es­ta­do en Eu­ro­pa o Es­ta­dos Uni­dos. No exis­tía la can­ti­dad de in­for­ma­ción que te­ne­mos aho­ra, no ha­bía In­ter­net. Sin embargo, te­nía­mos con­cien­cia de que éra­mos una van­guar­dia. Pe­ro hay al­go más que me pa­re­ce la prue­ba de­fi­ni­ti­va de nues­tra ori­gi­na­li­dad. To­dos los años, el Di Te­lla in­vi­ta­ba a des­ta­ca­dos crí­ti­cos de ar­te ex­tran­je­ros, y uno de ellos, Pie­rre Res­tany, nos ex­pli­có que en Pa­rís no ha­bía al­go se­me­jan­te y de­ci­dió lle­var la idea a Eu­ro­pa. Así se creó el Cen­tro Pom­pi­dou.

–Pa­re­ce que la van­guar­dia tie­ne su cos­to…

–Ser van­guar­dis­ta en la Ar­gen­ti­na equi­va­lía a ga­nar­se el car­tel de lo­ca. Los del Di Te­lla so­mos “bron­ces par­lan­tes”, un mi­to.. No es­ta­mos en nin­gu­na co­lec­ción, no hay nin­gún mu­seo que ten­ga nues­tras obras. Co­mo de­cía Fe­de­ri­co Pe­ral­ta Ra­mos: “Del Di Te­lla a Min­gui­to Tin­gui­te­la”. Las van­guar­dias se dan cuan­do hay un free for all, al­go pa­ra trans­gre­dir. Crear imá­ge­nes sin pe­dir per­mi­so ni res­pe­tar con­ven­cio­nes. En el Di Te­lla ha­bía al­go por qué pro­tes­tar y aho­ra pa­re­ce que ya no. Hoy, en el ar­te, la li­ber­tad es to­tal y no hay que trans­gre­dir. ¿De qué van­guar­dia me ha­blan?

–¿Vos de­cís que ya no es po­si­ble ser van­guar­dis­ta? ¿Ya es­tá to­do vis­to?

–En la so­cie­dad ar­gen­ti­na hay un co­que­lu­che. Exis­te una de­ses­pe­ra­ción de los cu­ra­do­res, de los crí­ti­cos y de los co­lec­cio­nis­tas de des­cu­brir, de te­ner y de col­gar la van­guar­dia. Pe­ro la ver­da­de­ra van­guar­dia se da cuan­do uno se to­ma los per­mi­sos, cuan­do no te los dan, pe­ro vos te los aga­rrás. Aho­ra hay que bus­car una nue­va me­ta. A lo me­jor, la me­ta es el slow. De­te­ner­se a mi­rar el caos, la be­lle­za, de­te­ner­se a mi­rar un pai­sa­je.

–Vos tam­bién te­nés una lar­ga re­la­ción con la mo­da. Di­se­ña­bas tus pro­pios mo­de­los, hi­cis­te ves­tua­rios pa­ra per­so­na­li­da­des co­mo Li­ber­tad Le­blanc, fuis­te la pri­me­ra en di­se­ñar som­bre­ros pa­ra Dior cuan­do lle­gó al país, y siem­pre te­nés al­go que te dis­tin­gue, que pa­re­ce ser dis­tin­to…

–Siem­pre me gus­tó el len­gua­je de la mo­da; su li­te­ra­tu­ra es des­co­mu­nal. Te ha­cen creer que esa ca­mi­sa que ya se vio nun­ca exis­tió. Y si no la te­nés es­te año, te mo­rís. To­do es lo mis­mo, pe­ro la mo­da ha­ce que no nos de­mos cuen­ta. Por­que si no cae una bom­ba ató­mi­ca que mo­di­fi­que la ana­to­mía, se­gui­re­mos te­nien­do dos bra­zos, un cue­llo y dos pier­nas, y en­ton­ces va­mos a se­guir sa­can­do la man­ga por la si­sa y el cue­llo ten­drá que sa­lir por al­gún la­do.

–Es ra­ro ver a una ar­tis­ta plás­ti­ca in­te­re­sa­da por la mo­da. Uno pen­sa­ría que es co­mo una fri­vo­li­dad ale­ja­da de su es­pí­ri­tu crea­ti­vo…

–En mi ca­sa ha­bía esa co­sa ita­lia­na bien ce­re­mo­nial an­te la lle­ga­da del sas­tre. Gran reu­nión fa­mi­liar pa­ra re­ci­bir a ese hom­bre que sa­ca­ba mues­tra­rios de te­las co­mo un ma­go sa­ca co­ne­jos de su ga­le­ra. Era co­mo un com­men­da­to­re, se ves­tía im­pe­ca­ble, y cuan­do lle­ga­ba a ca­sa se po­nía su fu­moir. Ma­má nos co­sía ves­ti­di­tos y nos man­da­ba al co­le­gio con el de­lan­tal tan al­mi­do­na­do que me cos­ta­ba sen­tar­me. Mis tías me aca­ri­cia­ban el hom­bro y no era por ca­ri­ño, si­no pa­ra ver de qué tela es­ta­ba he­cho el ves­ti­do. En la fa­mi­lia se ha­cía un cul­to de la ele­gan­cia, siem­pre aus­te­ro.

–A pe­sar de to­da es­ta vuel­ta a la sim­pli­fi­ca­ción en la mo­da, ¿pen­sás que la so­fis­ti­ca­ción to­da­vía es po­si­ble? ¿En dón­de ra­di­ca el es­pí­ri­tu de la ele­gan­cia?

–Por lo ge­ne­ral, me pa­sa con al­gu­na mu­jer, a la que no ne­ce­sa­ria­men­te ten­go que co­no­cer, que por ahí tie­ne arru­gas, pe­ro que tie­ne ese en­can­to, esa co­sa que no po­dés de­jar de mi­rar­la. Es una pre­sen­cia, al­go que des­pren­de, un ca­mi­nar, un mo­do de sen­tar­se. Y si tam­bién pue­de ha­blar, es un re­fi­na­mien­to del al­ma. Acá exis­te ese mi­to de que las “ar­gen­ti­nas es­ta­mos en­tre las más ele­gan­tes del mun­do”. Eso ya fue. La re­vis­ta Vo­gue re­tra­tó a la ar­gen­ti­na tí­pi­ca. ¡Era la ru­bia pla­ti­na­da con la­bios de si­li­co­na, lo­las he­chas, ves­ti­da con jeans ajus­ta­dos, top blan­co y sti­let­tos! Hay tan­ta ci­ru­gía que pa­re­ce que to­dos te es­tán mi­ran­do a tra­vés de una pe­ce­ra.

–¿Có­mo se de­fi­ne el es­ti­lo, en­ton­ces?

–El po­der eco­nó­mi­co te da más mar­gen pa­ra la equi­vo­ca­ción. Es ver­dad que un abri­go bien cor­ta­do es me­jor que uno mal cor­ta­do. Si es lin­do en la per­cha, siem­pre te va a su­mar. Pe­ro tam­bién tie­nen que ver las pro­por­cio­nes, las al­tu­ras, el pe­lo, los ex­ce­sos. Te pue­de ena­mo­rar al­go, pe­ro no tie­ne por qué ser pa­ra vos. Yo no creo en la mo­da; creo en el es­ti­lo. Co­mo de­cía Ma­da­me Cha­nel, la mo­da es efí­me­ra, pe­ro el es­ti­lo per­sis­te. El es­ti­lo que­da plas­ma­do en un guar­da­rro­pa que cuen­ta tu his­to­ria. En pren­das que se van aco­mo­dan­do a los cam­bios, mez­clán­do­se con otras. Tam­bién tie­ne que ha­ber cla­ri­dad men­tal pa­ra re­co­no­cer que hay pren­das que ado­le­cen. Ma­du­rez es re­co­no­cer que aun­que al­go te en­tre no quie­re de­cir que si­gas te­nien­do 15 años.

–Siem­pre se te ve per­fec­ta e im­pe­ca­ble. ¿Sos igual puer­tas aden­tro?

–Soy pro­li­ja has­ta la ma­nía. Cuan­do via­jo, na­die en la adua­na se ani­ma a to­car mi va­li­ja. ¡Es­tá im­pe­ca­ble! Via­jo has­ta con la per­chi­ta pa­ra col­gar la ro­pa in­te­rior y con bol­sas pa­ra po­ner la ro­pa su­cia, to­da do­bla­da y por co­lo­res. ¿Ma­niá­ti­ca? No lo sé. Es qui­zás una ma­ne­ra de po­ner or­den al de­sor­den crea­dor. Es ex­tra­ño, pe­ro creo que es­ta ob­se­sión sir­ve pa­ra po­ner cor­du­ra en mi al­ma de ar­tis­ta.

 

Qué fue el Di Te­lla

Du­ran­te los años sesenta las sa­las de ar­te del Ins­ti­tu­to Di Te­lla se col­ma­ron de un cli­ma crea­ti­vo y de una fre­né­ti­ca bús­que­da de lo no­ve­do­so. De la mano de Rafael Squirru –director del Museo de Arte Moderno– y, luego, del re­co­no­ci­do Jor­ge Ro­me­ro Brest, na­ció una ge­ne­ra­ción de ar­tis­tas que lle­va­ba con­si­go un nue­vo es­pí­ri­tu de cam­bio. Es­tos fa­mo­sos “jó­ve­nes ge­nia­les” to­ma­ron una di­rec­ción pro­pia que los dis­tin­guió del res­to del ar­te de van­guar­dia que ve­nía ges­tán­do­se en los gran­des cen­tros ar­tís­ti­cos del mun­do. No en vano al CAV (Centro de Artes Visuales) del Di Tella se lo solía llamar la “Man­za­na Lo­ca”. Buenos Aires, así como Córdoba y Rosario, pasaron a experimentar los procesos creativos casi al mismo tiempo que las grandes metrópolis del mundo. Pa­rís y Nue­va York vi­vían una di­ná­mi­ca crea­ti­va ca­si pa­ra­le­la a la por­te­ña. En­tre los ar­tis­tas más re­co­no­ci­dos de la van­guar­dia, en­con­tra­mos a Os­car Bony, León Fe­rra­ri, Mar­ta Mi­nu­jín, Alfredo Rodríguez Arias, Eduar­do Rua­no, Fe­de­ri­co Pe­ral­ta Ra­mos, Ke­neth Kem­ble y Mar­ga­ri­ta Pak­sa, en­tre otros. A fi­nes de los años sesenta, el gol­pe de es­ta­do de On­ga­nía y la cri­sis eco­nó­mi­ca llevaron al cie­rre del Ins­ti­tu­to. Has­ta hoy, se re­cuer­da esa dé­ca­da co­mo años en los que el cam­bio fue po­si­ble.

ETIQUETAS arte estilo moda vanguardia

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Whoops, you're not connected to Mailchimp. You need to enter a valid Mailchimp API key.

Comentarios ()