Sophia - Despliega el Alma

Artes

10 enero, 2008

«No creo en la moda. Creo en el estilo»


1 de 2
2 de 2

Dalila Puzzovio – Artista

Da­li­la Puz­zo­vio es, sin du­da, íco­no de una épo­ca má­gi­ca: los años se­sen­ta. Crea­do­ra de un mí­ti­co za­pa­to que re­vo­lu­cio­nó el ar­te, re­co­rrió el mun­do del di­se­ño y la mo­da. En es­ta en­tre­vis­ta, de­ve­la cier­tos mis­te­rios so­bre la ele­gan­cia y el es­ti­lo, se me­te en las en­tra­ñas del Ins­ti­tu­to Di Te­lla y nos ayu­da a com­pren­der la mo­vi­da cul­tu­ral de esa épo­ca. Por Ga­brie­la Pi­cas­so. Fo­tos: Ale­jan­dro Lip­sick y Ar­chi­vos Di Te­lla.

 

Exó­ti­ca. Ésa es la pa­la­bra que pro­vo­ca Da­li­la. Due­ña de una ele­gan­cia atem­po­ral, que los fran­ce­ses bau­ti­za­ron char­me, su so­la pre­sen­cia atrae na­tu­ral­men­te la mi­ra­da. Tie­ne ese “no sé qué” que lle­va a pen­sar que uno es­tá en pre­sen­cia de un per­so­na­je in­ti­mi­dan­te. Sin em­bar­go, de­trás de su mu­ra­lla es­té­ti­ca, es la an­tí­te­sis ab­so­lu­ta de cual­quier pre­jui­cio que se pue­da te­ner acer­ca de uno de los íco­nos de la van­guar­dia pop de los años se­sen­ta en nues­tro país. Sus on­das lle­ga­ron has­ta el Río de la Pla­ta y su la­bo­ra­to­rio fue el Ins­ti­tu­to Di Te­lla, tie­rra fér­til de los re­nom­bra­dos hap­pen­nigs, del des­par­pa­jo, de las ves­ti­men­tas exó­ti­cas y del vér­ti­go ima­gi­na­ti­vo. Allí Da­li­la pron­to se ga­nó el pri­vi­le­gio de ser una de las po­cas “chi­cas” que, jun­to a Mar­ta Mi­nu­jín, for­ma­ron par­te de es­te ver­da­de­ro fe­nó­me­no cul­tu­ral en el ar­te ar­gen­ti­no, a la al­tu­ra de las nue­vas ten­den­cias del ar­te in­ter­na­cio­nal. Allí na­cie­ron sus fa­mo­sas do­ble pla­ta­for­mas. Ar­te-ob­je­to o ar­te en pro­gre­so, su obra se ex­po­nía en las pa­re­des del Ins­ti­tu­to y en las vi­drie­ras de las za­pa­te­rías Gri­mol­di, lis­tas pa­ra ser usa­das. És­ta y mu­chas otras de sus crea­cio­nes le va­lie­ron la dis­tin­ción de ser una de las po­cas ar­tis­tas ar­gen­ti­nas que fi­gu­ran en el Be­ne­zit, el dic­cio­na­rio in­ter­na­cio­nal de­di­ca­do al ar­te, y el ga­lar­dón “Gran­des Maes­tros” del úl­ti­mo Ar­te BA. Pero en ella no hay di­vis­mos, ni es­no­bis­mos pre­sun­tuo­sos, ni es­tri­den­cias mo­der­nis­tas, si­no la voz de la lu­ci­dez que sur­ge de los ver­da­de­ros ar­tis­tas. Es ella mis­ma su úni­ca obra “en pro­gre­so” que tie­ne es­pa­cio en las sa­las del Mal­ba, el lu­gar ele­gi­do pa­ra el en­cuen­tro con Sop­hia. Un sa­co Gi­venchy au­tén­ti­co, una ca­mi­sa blan­ca “de años” pe­ro a la mo­da, un pan­ta­lón de cor­te im­pe­ca­ble y unas bo­ti­ne­tas que ame­na­zan tan­ta so­brie­dad mar­can el en­sam­ble per­fec­to pa­ra es­ta tar­de de un ve­ra­no atí­pi­co, con tem­pe­ra­tu­ras de oto­ño. Se­re­na, pe­ro ver­bo­rrá­gi­ca, Da­li­la opi­na con pa­sión so­bre el ar­te, la cul­tu­ra, la mo­da y la ele­gan­cia, sus te­mas fe­ti­che.

Di­se­ñó pa­pe­le­ría en la Ga­le­ría del Es­te, te­ji­dos pa­ra Ma­da­me Frou Frou, ves­tua­rios pa­ra per­so­na­jes tan ecléc­ti­cos co­mo Li­ber­tad Le­blanc o An­to­nio Ga­sa­lla, de­lan­ta­les de co­ci­na he­chos por ar­te­sa­nos del Tea­tro Co­lón pa­ra Pinky, pro­yec­tos de ar­qui­tec­tu­ra de in­te­rio­res pa­ra es­pa­cios tan di­sí­mi­les co­mo el Adro­gué Pla­za Shop­ping o la pe­lu­que­ría-spa de Al­ber­to San­ders. También, som­bre­ros pa­ra Dior, pla­tos, ac­ce­so­rios, ta­pi­ces, te­las. “Siem­pre me en­can­ta­ron las in­ter­dis­ci­pli­nas. La co­ci­na, la ar­qui­tec­tu­ra, el pac­ka­ging, la de­co­ra­ción, el pe­rio­dis­mo y la mo­da. Soy co­mo un ama de ca­sa per­fec­ta, aun­que la ima­gen que la gen­te tie­ne de mí es la de una mu­jer que ja­más va a un su­per­mer­ca­do, que es­tá quie­ti­ta sin ha­cer na­da”.

–Na­cis­te con el nom­bre de De­lia y en tu ca­rre­ra ar­tís­ti­ca lo cam­bias­te por el de Da­li­la. ¿Có­mo fue ese pro­ce­so de con­ver­sión?

–Na­cí De­lia y me bau­ti­za­ron Da­li­la por­que de­cían que el nom­bre me que­da­ba chi­co. Pe­ro Da­li­la siem­pre es­tu­vo. Soy la hi­ja me­nor de una tí­pi­ca fa­mi­lia de in­mi­gran­tes ita­lia­nos de cla­se me­dia. Mi abue­lo era pai­sa­jis­ta y un ar­te­sa­no que ha­cía unos co­lla­ges ma­ra­vi­llo­sos. Hi­zo el jar­dín de la Cha­ca­ri­ta y el de la Ita­lo Ar­gen­ti­na. Mi pa­pá, Ar­man­do, era in­ge­nie­ro y di­bu­jan­te, un gran in­dus­trial, que des­ple­ga­ba los pla­nos de sus in­ven­tos so­bre la me­sa de la co­ci­na. Eva, mi ma­má, era ama de ca­sa, pe­ro ha­bía es­tu­dia­do cor­te y con­fec­ción y ha­cía una ro­pa di­vi­na. Era dis­tin­ta de las otras ma­mas; siem­pre se ves­tía ge­nial. Des­de chi­qui­ta, ape­nas sa­lía de la ca­ma me po­nía a di­bu­jar. Mis car­pe­tas me ayu­da­ban a pa­sar las ma­te­rias. Era ob­se­si­va­men­te pro­li­ja y sú­per con­cen­tra­da. Siem­pre tu­ve vo­ca­ción de ar­tis­ta. Tan­to me gus­ta­ba que en ter­cer año qui­se de­jar el co­le­gio pa­ra es­tu­diar ar­tes plás­ti­cas, pe­ro no me de­ja­ron.

–Co­le­gio de mon­jas, fa­mi­lia tra­di­cio­nal del sur de Ita­lia, mu­jer. No pa­re­cía ser el há­bi­tat ideal pa­ra al­ber­gar a una ar­tis­ta…

–A pe­sar de to­das esas con­fa­bu­la­cio­nes, no pu­die­ron con­mi­go. To­do lo con­tra­rio; mis pa­dres me pa­ga­ban las cla­ses de pin­tu­ra. Mi pa­pá fue el que me ayu­dó a aca­rrear los ye­sos or­to­pé­di­cos del Hos­pi­tal Ita­lia­no que usé pa­ra mi pri­me­ra ins­ta­la­ción, lla­ma­da “Cás­ca­ras”. Cuan­do fuis­te a un co­le­gio re­li­gio­so, hay al­go que se te pe­ga, una mar­ca in­de­le­ble. Yo fui a Nues­tra Se­ño­ra de la Mi­se­ri­cor­dia en Bel­gra­no, y una de las op­cio­nes pa­ra tu vi­da es que seas mon­ja. Co­mo yo era ca­lla­di­ta y pro­li­ji­ta, es­ta­ba co­mo fi­cha­da pa­ra se­guir ese ca­mi­no. De al­gu­na ma­ne­ra to­da es­ta edu­ca­ción, en lugar de cor­tar­me la ima­gi­na­ción, me la hi­zo vo­lar. Te crea un mun­do fan­tás­ti­co don­de te­nés que vi­sua­li­zar y ma­te­ria­li­zar un mon­tón de con­cep­tos que no exis­ten.

–Los años se­sen­ta mar­ca­ron un hi­to cul­tu­ral en la Ar­gen­ti­na; se ha­bía ro­to con mu­chas re­glas. ¿Có­mo im­pac­tó en vos y en tu obra ese mo­men­to?

–Fue la edad ideal, yo te­nía 20 años y fue co­mo es­tar en el lu­gar in­di­ca­do en el mo­men­to in­di­ca­do. Has­ta la ro­pa era ge­nial. Fui la pri­me­ra en usar bo­ti­tas de bo­xea­do­res. Me las iba a com­prar fren­te al Lu­na Park. Me ha­cía sué­ters con fra­ses, ac­ce­so­rios de pa­pel ma­ché o im­per­mea­bles trans­pa­ren­tes con man­te­les de hu­le y una abro­cha­do­ra. Bien Cou­rrè­ges, sin sa­ber quién era Cou­rrè­ges. La crea­ción era co­mo un es­ta­do vi­tal que se ex­pan­día a to­da tu vi­da.

–¿Cúal fue el ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do y la tras­cen­den­cia que tu­vo el Ins­ti­tu­to Di Te­lla en el mun­do ar­tís­ti­co?

–Nues­tra fa­ma ha­bía tras­cen­di­do las fron­te­ras has­ta tal pun­to que ca­da vez que al ex can­ci­ller Gui­do Di Te­lla lo in­vi­ta­ban al Mo­MA de Nue­va York, siem­pre le re­cor­da­ban que no lo ha­cían por su ca­rác­ter de di­plo­má­ti­co, si­no por­que ha­bía si­do uno de los fun­da­do­res del Di Te­lla. Nin­gu­no de los ar­tis­tas que co­men­za­mos el mo­vi­mien­to ha­bía es­ta­do en Eu­ro­pa o Es­ta­dos Uni­dos. No exis­tía la can­ti­dad de in­for­ma­ción que te­ne­mos aho­ra, no ha­bía In­ter­net. Sin embargo, te­nía­mos con­cien­cia de que éra­mos una van­guar­dia. Pe­ro hay al­go más que me pa­re­ce la prue­ba de­fi­ni­ti­va de nues­tra ori­gi­na­li­dad. To­dos los años, el Di Te­lla in­vi­ta­ba a des­ta­ca­dos crí­ti­cos de ar­te ex­tran­je­ros, y uno de ellos, Pie­rre Res­tany, nos ex­pli­có que en Pa­rís no ha­bía al­go se­me­jan­te y de­ci­dió lle­var la idea a Eu­ro­pa. Así se creó el Cen­tro Pom­pi­dou.

–Pa­re­ce que la van­guar­dia tie­ne su cos­to…

–Ser van­guar­dis­ta en la Ar­gen­ti­na equi­va­lía a ga­nar­se el car­tel de lo­ca. Los del Di Te­lla so­mos “bron­ces par­lan­tes”, un mi­to.. No es­ta­mos en nin­gu­na co­lec­ción, no hay nin­gún mu­seo que ten­ga nues­tras obras. Co­mo de­cía Fe­de­ri­co Pe­ral­ta Ra­mos: “Del Di Te­lla a Min­gui­to Tin­gui­te­la”. Las van­guar­dias se dan cuan­do hay un free for all, al­go pa­ra trans­gre­dir. Crear imá­ge­nes sin pe­dir per­mi­so ni res­pe­tar con­ven­cio­nes. En el Di Te­lla ha­bía al­go por qué pro­tes­tar y aho­ra pa­re­ce que ya no. Hoy, en el ar­te, la li­ber­tad es to­tal y no hay que trans­gre­dir. ¿De qué van­guar­dia me ha­blan?

–¿Vos de­cís que ya no es po­si­ble ser van­guar­dis­ta? ¿Ya es­tá to­do vis­to?

–En la so­cie­dad ar­gen­ti­na hay un co­que­lu­che. Exis­te una de­ses­pe­ra­ción de los cu­ra­do­res, de los crí­ti­cos y de los co­lec­cio­nis­tas de des­cu­brir, de te­ner y de col­gar la van­guar­dia. Pe­ro la ver­da­de­ra van­guar­dia se da cuan­do uno se to­ma los per­mi­sos, cuan­do no te los dan, pe­ro vos te los aga­rrás. Aho­ra hay que bus­car una nue­va me­ta. A lo me­jor, la me­ta es el slow. De­te­ner­se a mi­rar el caos, la be­lle­za, de­te­ner­se a mi­rar un pai­sa­je.

–Vos tam­bién te­nés una lar­ga re­la­ción con la mo­da. Di­se­ña­bas tus pro­pios mo­de­los, hi­cis­te ves­tua­rios pa­ra per­so­na­li­da­des co­mo Li­ber­tad Le­blanc, fuis­te la pri­me­ra en di­se­ñar som­bre­ros pa­ra Dior cuan­do lle­gó al país, y siem­pre te­nés al­go que te dis­tin­gue, que pa­re­ce ser dis­tin­to…

–Siem­pre me gus­tó el len­gua­je de la mo­da; su li­te­ra­tu­ra es des­co­mu­nal. Te ha­cen creer que esa ca­mi­sa que ya se vio nun­ca exis­tió. Y si no la te­nés es­te año, te mo­rís. To­do es lo mis­mo, pe­ro la mo­da ha­ce que no nos de­mos cuen­ta. Por­que si no cae una bom­ba ató­mi­ca que mo­di­fi­que la ana­to­mía, se­gui­re­mos te­nien­do dos bra­zos, un cue­llo y dos pier­nas, y en­ton­ces va­mos a se­guir sa­can­do la man­ga por la si­sa y el cue­llo ten­drá que sa­lir por al­gún la­do.

–Es ra­ro ver a una ar­tis­ta plás­ti­ca in­te­re­sa­da por la mo­da. Uno pen­sa­ría que es co­mo una fri­vo­li­dad ale­ja­da de su es­pí­ri­tu crea­ti­vo…

–En mi ca­sa ha­bía esa co­sa ita­lia­na bien ce­re­mo­nial an­te la lle­ga­da del sas­tre. Gran reu­nión fa­mi­liar pa­ra re­ci­bir a ese hom­bre que sa­ca­ba mues­tra­rios de te­las co­mo un ma­go sa­ca co­ne­jos de su ga­le­ra. Era co­mo un com­men­da­to­re, se ves­tía im­pe­ca­ble, y cuan­do lle­ga­ba a ca­sa se po­nía su fu­moir. Ma­má nos co­sía ves­ti­di­tos y nos man­da­ba al co­le­gio con el de­lan­tal tan al­mi­do­na­do que me cos­ta­ba sen­tar­me. Mis tías me aca­ri­cia­ban el hom­bro y no era por ca­ri­ño, si­no pa­ra ver de qué tela es­ta­ba he­cho el ves­ti­do. En la fa­mi­lia se ha­cía un cul­to de la ele­gan­cia, siem­pre aus­te­ro.

–A pe­sar de to­da es­ta vuel­ta a la sim­pli­fi­ca­ción en la mo­da, ¿pen­sás que la so­fis­ti­ca­ción to­da­vía es po­si­ble? ¿En dón­de ra­di­ca el es­pí­ri­tu de la ele­gan­cia?

–Por lo ge­ne­ral, me pa­sa con al­gu­na mu­jer, a la que no ne­ce­sa­ria­men­te ten­go que co­no­cer, que por ahí tie­ne arru­gas, pe­ro que tie­ne ese en­can­to, esa co­sa que no po­dés de­jar de mi­rar­la. Es una pre­sen­cia, al­go que des­pren­de, un ca­mi­nar, un mo­do de sen­tar­se. Y si tam­bién pue­de ha­blar, es un re­fi­na­mien­to del al­ma. Acá exis­te ese mi­to de que las “ar­gen­ti­nas es­ta­mos en­tre las más ele­gan­tes del mun­do”. Eso ya fue. La re­vis­ta Vo­gue re­tra­tó a la ar­gen­ti­na tí­pi­ca. ¡Era la ru­bia pla­ti­na­da con la­bios de si­li­co­na, lo­las he­chas, ves­ti­da con jeans ajus­ta­dos, top blan­co y sti­let­tos! Hay tan­ta ci­ru­gía que pa­re­ce que to­dos te es­tán mi­ran­do a tra­vés de una pe­ce­ra.

–¿Có­mo se de­fi­ne el es­ti­lo, en­ton­ces?

–El po­der eco­nó­mi­co te da más mar­gen pa­ra la equi­vo­ca­ción. Es ver­dad que un abri­go bien cor­ta­do es me­jor que uno mal cor­ta­do. Si es lin­do en la per­cha, siem­pre te va a su­mar. Pe­ro tam­bién tie­nen que ver las pro­por­cio­nes, las al­tu­ras, el pe­lo, los ex­ce­sos. Te pue­de ena­mo­rar al­go, pe­ro no tie­ne por qué ser pa­ra vos. Yo no creo en la mo­da; creo en el es­ti­lo. Co­mo de­cía Ma­da­me Cha­nel, la mo­da es efí­me­ra, pe­ro el es­ti­lo per­sis­te. El es­ti­lo que­da plas­ma­do en un guar­da­rro­pa que cuen­ta tu his­to­ria. En pren­das que se van aco­mo­dan­do a los cam­bios, mez­clán­do­se con otras. Tam­bién tie­ne que ha­ber cla­ri­dad men­tal pa­ra re­co­no­cer que hay pren­das que ado­le­cen. Ma­du­rez es re­co­no­cer que aun­que al­go te en­tre no quie­re de­cir que si­gas te­nien­do 15 años.

–Siem­pre se te ve per­fec­ta e im­pe­ca­ble. ¿Sos igual puer­tas aden­tro?

–Soy pro­li­ja has­ta la ma­nía. Cuan­do via­jo, na­die en la adua­na se ani­ma a to­car mi va­li­ja. ¡Es­tá im­pe­ca­ble! Via­jo has­ta con la per­chi­ta pa­ra col­gar la ro­pa in­te­rior y con bol­sas pa­ra po­ner la ro­pa su­cia, to­da do­bla­da y por co­lo­res. ¿Ma­niá­ti­ca? No lo sé. Es qui­zás una ma­ne­ra de po­ner or­den al de­sor­den crea­dor. Es ex­tra­ño, pe­ro creo que es­ta ob­se­sión sir­ve pa­ra po­ner cor­du­ra en mi al­ma de ar­tis­ta.

 

Qué fue el Di Te­lla

Du­ran­te los años sesenta las sa­las de ar­te del Ins­ti­tu­to Di Te­lla se col­ma­ron de un cli­ma crea­ti­vo y de una fre­né­ti­ca bús­que­da de lo no­ve­do­so. De la mano de Rafael Squirru –director del Museo de Arte Moderno– y, luego, del re­co­no­ci­do Jor­ge Ro­me­ro Brest, na­ció una ge­ne­ra­ción de ar­tis­tas que lle­va­ba con­si­go un nue­vo es­pí­ri­tu de cam­bio. Es­tos fa­mo­sos “jó­ve­nes ge­nia­les” to­ma­ron una di­rec­ción pro­pia que los dis­tin­guió del res­to del ar­te de van­guar­dia que ve­nía ges­tán­do­se en los gran­des cen­tros ar­tís­ti­cos del mun­do. No en vano al CAV (Centro de Artes Visuales) del Di Tella se lo solía llamar la “Man­za­na Lo­ca”. Buenos Aires, así como Córdoba y Rosario, pasaron a experimentar los procesos creativos casi al mismo tiempo que las grandes metrópolis del mundo. Pa­rís y Nue­va York vi­vían una di­ná­mi­ca crea­ti­va ca­si pa­ra­le­la a la por­te­ña. En­tre los ar­tis­tas más re­co­no­ci­dos de la van­guar­dia, en­con­tra­mos a Os­car Bony, León Fe­rra­ri, Mar­ta Mi­nu­jín, Alfredo Rodríguez Arias, Eduar­do Rua­no, Fe­de­ri­co Pe­ral­ta Ra­mos, Ke­neth Kem­ble y Mar­ga­ri­ta Pak­sa, en­tre otros. A fi­nes de los años sesenta, el gol­pe de es­ta­do de On­ga­nía y la cri­sis eco­nó­mi­ca llevaron al cie­rre del Ins­ti­tu­to. Has­ta hoy, se re­cuer­da esa dé­ca­da co­mo años en los que el cam­bio fue po­si­ble.

ETIQUETAS arte estilo moda vanguardia

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.

Comentarios ()

Más de Artes

Eugenio Cuttica: «El arte es la única salida que...

El artista argentino –radicado en Nueva York– regresó a nuestro país para presentar Serendipia, una muestra donde la mirada sagrada de la vida se hace presente y transforma el alma de todo aquel que se detiene a mirar.

Querían escribir, participaron de nuestro taller...

Silvia Handler, Laura Valbonesi y Rosa Ana Musso tienen varias cosas en común: adoran las palabras, participaron del Taller de Escritura Creativa de Sophia y, luego de la experiencia, se animaron a publicar. Te compartimos sus historias.

María Luisa Bemberg, 100 años de una artista que...

Se cumple el centenario del nacimiento de la gran directora de cine, pionera en los movimientos feministas del país y figura clave en la pantalla grande argentina. Aunque partió hace más de 25 años, conocer su legado es una forma de homenaje y un viaje que será, para quien se atreva a transitarlo, transformador.