Sophia - Despliega el Alma

Hijos

20 octubre, 2017

Niños esponja: la sensibilidad es su fortaleza

Su enorme empatía y percepción los lleva a absorber fácilmente los estados emocionales del entorno. Los adultos a su alrededor temen que esa cualidad les juegue en contra. Sin embargo, si los acompañamos a cultivarla, puede convertirse en su más bello baluarte.


Por Mariana De Anquin *

Me gusta llamarlos niños esponja. Elijo referirme a ellos de ese modo porque son niños exquisitamente sensibles, muy perceptivos, compasivos y, tan empáticos, que absorben las emociones del entorno y  las hacen propias.

¿Qué los caracteriza? Ellos sienten la tristeza de un compañero y, movidos por la compasión, buscan consolarlo. Tienen un radar emocional y captan con precisión nuestros estados anímicos. Si nos perciben agobiados, se acercan y nos dan una caricia; si nos sienten enojados, nos ayudan a calmarnos. Es tanta su empatía emocional, que parecen fundirse en las emociones del otro: sufren si ven sufrir un animal, se angustian ante una injusticia, se alegran al ver reír a otro niño.

Es común escuchar anécdotas acerca de sus comportamientos compasivos, como aquella de la niña que guardaba panes en un cajón de su habitación para llevárselos a un chico que, según vio por televisión, pasaba hambre. Son niños que están fuertemente conectados con el corazón, y su  exquisita sensibilidad hace que ellos se carguen de emociones fácilmente.

Pero a menudo, los adultos que estamos a su alrededor tememos que esa alta sensibilidad les juegue en contra y los dañe. Esa sensibilidad tan peculiar que llevan en la piel no los hace más débiles o frágiles que el resto de los niños, todo lo contrario, es su fortaleza. Por eso, mejor no intentar quitárselas o pretender hacerlos más duros. Ese corazón de esponja es lo que los hace especiales. Solo hay que enseñarles algunas cosas  y ofrecerles actividades para que esa sensibilidad les juegue a favor. Por ejemplo:

Enseñarles que su empatía y su sensibilidad son grandiosas. Están en este mundo para volver a conectarnos con nuestra ternura, amabilidad, y con esa emoción tan poderosa que a veces por temor a ser lastimados o dañados, no la expresamos: el amor. Estos pequeños niños son nuestros grandes maestros en el arte dar y entregar sin pretender algo a cambio. Nos recuerdan que la salida a los grandes problemas del mundo es hacia adentro, hacia nuestro corazón, hacia la compasión.

Promover y brindarles espacios para que puedan descargar todas esas emociones que van acumulando en su corazón. La mejor manera de hacerlo es habilitarles la posibilidad de realizar actividades individuales: necesitan estar con ellos mismos. Disfrutan de pasar tiempo tranquilos y a solas. Es el momento y la zona donde su corazón se repara y recarga energía emocional.

¿Qué tipo de actividades o ambientes podemos ofrecerles?

→Las artísticas y las musicales.

→El contacto con la naturaleza.

→La compañía de una mascota (los gatos, en especial, son buenos compañeros de los niños altamente sensibles).

No recomiendo insistir con involucrarlos en deportes competitivos. Ellos no vienen a este mundo a competir sino a cooperar. Si buscamos hacerlos más fuertes, mejor brindarles oportunidades para  colaborar y ayudar. Sumar es el verbo que encaja con su misión, porque cuando ayudan a otros es cuando se sienten fuertes.  Y una cosa más: es importante recordar que su sensibilidad no los vuelve frágiles, los hace personas fuertes y maravillosas. Mirar el mundo desde el corazón no los hace vulnerables, los hace grandiosos.

*Mariana de Anquin es licenciada en Psicopedagogía y autora de los libros Niños Brillantes. ¡¡¡Todos lo son!!! (Editorial Dunken) y co-autora de Aprendizajes Amigables al Corazón (Dunken).  Escribe sobre educación y entornos de aprendizaje en su blog marianadeanquin.blogspot.com.ar

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.

Comentarios ()

Más de Hijos

Cuando el asombro despierta

“Originalidad significa volver al Origen”, decía el artista catalán Antoni Gaudí. ¿Y si el origen está del otro lado de una ventana? ¿Y si mirar crecer una flor bastara para entender tantísimas verdades? Sobre si conectar con la naturaleza desde niños puede ser una herramienta eterna de bienestar físico, emocional y espiritual.

Propuestas artesanales para celebrar la niñez

Anticipándonos al Día del Niño, te compartimos estas encantadoras opciones de emprendedores argentinos que buscan atesorar la magia de la infancia, sin perder de vista el enorme valor de lo hecho a mano. ¡Descubrí mundos de ensueño para celebrar junto a los chicos!

Vacaciones de invierno, hora de invitar al alma a...

Los chicos viven rodeados de estímulos, pero carecen de tiempo para estar solos, en contacto con sus emociones y su mundo imaginario. Cómo acompañarlos para conectarse con su interior y volver a encender esa llama indispensable que es el asombro.