Sophia - Despliega el Alma

Mujer y política

24 marzo, 2016

MICHELLE OBAMA: “Las mujeres debemos ser líderes de cambio en el mundo”

Nuestra periodista Tais Gadea Lara participó del exclusivo encuentro dirigido a jóvenes estudiantes, donde la Primera Dama de Estados Unidos, Michelle Obama, cautivó con un mensaje inspirador en pos de luchar por la igualdad de oportunidades para las mujeres a través de la educación.


Michelle Obama - La Nación (1)

Para comprender por qué Michelle Obama tuvo ayer un encuentro exclusivo con las mujeres argentinas, hay que conocer su historia, sus valores, su lucha y el recorrido que ella misma ha hecho como Primera Dama. Pero no únicamente como un rol de acompañar al presidente, sino como un puesto activo con una agenda propia, con objetivos propios, con acciones propias. Con las mismas palabras que ayer expresó en el Centro Metropolitano de Diseño en Buenos Aires.

“Me di cuenta de que las esperanzas que tenía para mí estaban en conflicto con los mensajes que recibía de la gente a mi alrededor. Los mensajes que indicaban que, como niña, mi voz era de menor importancia; que la forma en que mi cuerpo se veía era más importante que cómo funcionaba mi mente; que ser fuerte, poderosa y abierta simplemente no era adecuado y atractivo para una chica”.

Michelle nació en una familia trabajadora de Illinois, bajo el crecimiento un padre que se desempeñaba como operador en la planta de agua de la ciudad y una madre que se ocupaba de los quehaceres domésticos; ambos “no tenían un título universitario ni tampoco hacían mucho dinero”, según definió la propia mandataria. Nació en un hogar que ella misma describió como pequeño y humilde. “Compartíamos el dormitorio con mi hermano dividido apenas con una madera. Mi cuarto era tan pequeño que si estiraba las manos a los lados, podía tocar ambas paredes al mismo tiempo”. Esa pequeñez física, esa humildad económica, no fueron las expresiones que marcaron su concepto de riqueza: “Mi familia no era rica, pero siempre nos sentimos ricos porque nos teníamos el uno al otro”.

Si había algo que sus padres siempre le decían era que “podría alcanzar lo que quisiera trabajando duro y con una buena educación”. Así fue como decidió formarse para ser abogada. Estudió en Princeton y en Harvard, llegó a ser considerada como una de las 10 mejores abogadas de Estados Unidos, y conoció a su marido en el despacho de abogados para el cual ambos trabajaban, ocupando ella un cargo superior a él. Así fue como Michelle empezó a construir su propio camino, no sólo como profesional… también como mujer.

La importancia de las mujeres, según Barack Obama

Mientras se realizaba el evento exclusivo de Michelle, Barack se encontraba en Casa Rosada junto al presidente Mauricio Macri para que se desarrollara la posterior conferencia de prensa. Sin embargo, esa ausencia no se trasladó a la temática de las mujeres. Fue en el Town Hall de la tarde en la Usina del Arte (un evento de diálogo con jóvenes emprendedores seleccionados, del cual Sophia formó parte), que Barack demostró ese acompañamiento que realiza a los valores y al trabajo de su esposa. “Cuando me dijeron que me habían elegido para que presentara al presidente de Estados Unidos, lo primero que les dije fue ‘gracias por elegir a una mujer’”, expresa emocionada María Celeste Medina, CEO de Ada ITW y joven emprendedora seleccionada para introducir ni más ni menos que a Barack Obama. Luego de un abrazo sincero, el propio Barack pidió un nuevo aplauso para Celeste por ser un ejemplo para la juventud argentina. Fue luego a lo largo del diálogo donde también expresó la necesidad e importancia de “empoderar a mujeres como Celeste cuyo trabajo preparando a otras jóvenes mujeres es inspirador”, pues según el presidente “si bien hoy las mujeres son más respetadas, aún queda un largo camino por recorrer”. Un detalle que parece menor, pero de vital importancia, fue que la elección de las preguntas del público fue realizada por Barack de manera aleatoria entre hombres y mujeres para quizás, con ese pequeño gesto, también trasladar a la juventud la importancia de escuchar a ambas voces por igual.

obama

Fue ese recorrido el eje de la exposición que ayer realizó en el Centro Metropolitano de Diseño, un espacio prácticamente convertido en un colegio, lleno de niñas de escuelas públicas y privadas de Buenos Aires, ávidas y entusiastas por escuchar a la líder norteamericana, nerviosas por saber qué tendría para decirles, y quizás hasta sin comprender aún la importancia de lo que ese momento podría llegar a significar para sus vidas. El espíritu juvenil se respiraba en cada detalle que una pudiera apreciar: jóvenes sacándose selfies con las banderas argentina y norteamericana detrás, grupos de amigas con uniforme escolar tratando de encontrar el mejor lugar para ver a la Primera Dama de Estados Unidos, y hasta una introducción a cargo de las dos protagonistas de YouTube que muchos adultos desconocíamos, pero que todas las jóvenes aplaudieron con euforia.

Luego de una presentación a cargo de la Primera Dama de Argentina, Juliana Awada, en la que reconoció que los consejos de Michelle para ocupar ese puesto habían tenido una significativa inspiración para ella; se hizo presente en el escenario una sonriente Michelle que transmitió su historia al público y buscó trasladar su propia experiencia a las niñas para que se eduquen, para que “puedan hacer oír sus voces”.

Ese recorrido no fue nada fácil para ella. Cuando decidió comenzar a estudiar se encontró con muchas personas que la desalentaban a alcanzar sus sueños y con una sociedad que parecía enseñarle que importaba más su cuerpo de mujer, que su capacidad mental. Del mismo modo, hoy muchos titulares de grandes medios hablan de las elecciones de color y tipo de vestido que realizó en cada una de sus presentaciones, en lugar de reconocer el verdadero significado de sus palabras. “Me di cuenta de que las esperanzas que tenía para mí estaban en conflicto con los mensajes que recibía de la gente a mi alrededor. Los mensajes que indicaban que, como una niña, mi voz era de menor importancia; que la forma en que mi cuerpo se veía era más importante que cómo funcionaba mi mente; que ser fuerte, poderosa y abierta simplemente no era adecuado y atractivo para una chica”.

¿Cómo logró continuar y llegar a donde llegó? “Decidí no escuchar las voces de los que dudaron de mí o me desacreditaban. En su lugar, decidí escuchar mi propia voz, y contar con el apoyo de las personas en mi vida que creyeron en mi capacidad para alcanzar mis propios sueños”. Así fue que comenzó a levantarse cada día a las cuatro de la mañana para poder estudiar en silencio, iniciando el camino que ayer la llevó delante de tantas niñas, para decirles: “Quiero lo mismo para ustedes. No importa los obstáculos o los desafíos que tengan que enfrentar, quiero expresarles la importancia de que necesitan educarse para que su voz sea escuchada en el mundo”.

Con palabras claras, sencillas, concretas, Michelle capturó la atención de las presentes en lo que se vivió con un momento de silencio e interés profundo; algo difícil en adolescentes siempre ávidas por ver qué ocurre en su muro de Facebook o en sus cuenta de Twitter de Instagram. Sus ojos estaban puestos en la Primera Dama y sus oídos permanecían abiertos a lo que ella les decía, en un mensaje que lejos de una pedagogía superior, equiparó a la Argentina y los Estados Unidos en términos de los desafíos que enfrentan las mujeres: abuso y violencia doméstica, balance entre la familia y el trabajo, igualdad de salario por un mismo puesto laboral. Así expresó la necesidad de que las mujeres seamos líderes en todos los ámbitos de nuestras vidas, desde el hogar hasta el espacio de trabajo, desde las universidades hasta los laboratorios científicos, e incluso en el propio Congreso y Casa Rosada.

Daiana-Hernandez-y-Michelle-Obama
Foto: Instagram.

La elección del público de participante de este evento no fue casual. La campaña creada e impulsada por Michelle, Let Girls Learn, busca desde el año pasado ayudar a las niñas adolescentes de todo el mundo a tener acceso a la educación. Quizás por esa dificultad inicial que marcó un antes y un después en su vida, quizás porque vivió en carne propia que la mujer tiene un camino más difícil que recorrer, y comprendió tempranamente que es la formación académica una herramienta clave para poder ocupar un lugar de liderazgo en el mundo. Por eso reconoció la importancia de que la Argentina ya haya contado con una primera presidente mujer y actualmente con una vicepresidente, y que la provincia de Buenos Aires hoy sea liderada por una mujer como María Eugenia Vidal. O también que Margarita Barrientos trabaje por los derechos de los más necesitados, y hasta que una mujer comola periodista Marcela Ojeda haya decidido levantar su voz para decir “Ni Una Menos” ante la triste realidad de que las cifras de femicidio se incrementaban día a día en nuestro país.

Conocé más sobre Let Girls Lean en su sitio web y participá activamente de esta campaña global. 

Pocas veces se advierte un evento donde predomina el público femenino. Pocas veces se observa a una audiencia tan atenta a las palabras de su oradora. Pocas veces el ser mujer se pone de manifiesto tan vívidamente, con tanto orgullo, con tanta alegría por hacer. Una agenda propia, un evento propio, un accionar que sigue sus principios y valores. Así encuentra Michelle en su rol de Primera Dama la oportunidad de llegar a más niñas para ayudarlas a encontrar sus sueños, tal como hizo ella años atrás. Niñas en la misma edad que sus propias hijas, con quienes posó sonriente en cuanta selfie le pidieron al bajar del escenario. Niñas que desde la charla de ayer empiezan una nueva historia donde intentarán responder la pregunta que Michelle Obama les hizo al finalizar su discurso: “¿Qué causa van a asumir? ¿Qué injusticia van a solucionar? ¿Cómo van a ser un agente de cambio para su país y para nuestro mundo? Y dentro de unas décadas ¿quiénes estarán parados delante de un grupo de mujeres jóvenes hablando de ustedes, contando la historia de su valor y su audacia, del cambio que han logrado hacer?”.

Por Tais Gadea Lara

 

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Whoops, you're not connected to Mailchimp. You need to enter a valid Mailchimp API key.

Comentarios ()