Sophia - Despliega el Alma

Pareja

13 diciembre, 2007

Los hijos del sí


Muchos de nosotros les damos a nuestros hijos todo lo que nos piden, en el afan de no frustrarlos. ¿Pero que hay detrás de ese Sí a todo? ¿Evitar hoy la frustración los hace más fuertes para el día de mañana? Por Isa­bel Mar­tí­nez de Cam­pos. Fo­to: Getty Ima­ges.

Días atrás, en una fies­ta de cum­plea­ños, ha­bía dos chi­qui­tas de 5 años. Es­ta­ban al­re­de­dor de la me­sa de co­mi­das. Una co­mía fe­liz lo que le ofre­cían. La otra lan­za­ba gri­tos al ai­re. “Quie­ro ju­go, no me gus­ta la ga­seo­sa. ¡Ju­go, ju­go, Ju­go!”, ex­cla­ma­ba de­sen­ca­ja­da mien­tras sus pies gol­pea­ban con­tra el pi­so.

Ima­gi­nar el de­trás de es­ce­na de la vi­da de esas chi­qui­tas no era di­fí­cil. A una, en su ca­sa, se­gu­ra­men­te le po­nían lí­mi­tes, le de­cían: “Es­to sí, es­to no”, “Se co­me lo que hay”. A la otra, no. Se no­ta­ba que su reac­ción era de al­guien que sa­bía que con una pa­ta­le­ta se po­dían ob­te­ner be­ne­fi­cios. Pe­ro en ese pre­ci­so ins­tan­te –y por re­gla na­tu­ral de la vi­da– es­ta­ba em­pe­zan­do a com­pro­bar, con in­men­so do­lor, que afue­ra la ley es igual pa­ra to­dos, que no hay pri­vi­le­gios.

La rea­li­dad de la vi­da

Los ve­mos a dia­rio, en el su­per­mer­ca­do, en la ca­lle. Lo vi­vi­mos en car­ne pro­pia, en las ca­sa de ami­gos y en la nues­tra. Chi­cos que sa­can to­do de las gón­do­las, que se ti­ran en la ve­re­da si no les com­pran el chu­pe­tín o que sal­tan en los si­llo­nes sin que los pa­dres les di­gan na­da. Nos cues­ta re­tar­los. No que­re­mos que su­fran. Pe­ro ca­da vez ha­cen más be­rrin­ches pa­ra ob­te­ner lo que de­sean. ¿Es­ta­re­mos edu­can­do bien? ¿Quién va a ser más fe­liz el día de ma­ña­na: el chi­co que siem­pre hi­zo lo que qui­so o aquel que apren­dió que en la vi­da hay tiem­pos de es­pe­ra, que hay que po­ner em­pe­ño pa­ra lo­grar los ob­je­ti­vos y que no se pue­de te­ner to­do cuan­do uno quie­re y ya?

In­tri­ga­das, sa­li­mos a bus­car res­pues­tas en los es­pe­cia­lis­tas. Re­sul­tó fá­cil que con­tes­ta­ran: te­nían bas­tan­te que de­cir y lo te­nían cla­ro. Ya se es­tán vien­do los re­sul­ta­dos de es­ta edu­ca­ción. La fal­ta de lí­mi­tes trae apa­re­ja­dos, a la lar­ga, pro­ble­mas de con­duc­ta e in­clu­so adic­cio­nes. Los es­pe­cia­lis­tas se mues­tran im­pla­ca­bles, ca­si eno­ja­dos, con los pa­dres por no po­der cam­biar la si­tua­ción. Pien­san que es­to de dar­les to­dos los gus­tos a nues­tros hi­jos los es­tá afec­tan­do mu­cho, que no los es­ta­mos ayu­dan­do a cre­cer. ¿Qué nos pa­sa? ¿Por qué no nos ani­ma­mos a de­cir no? Al de­cir­les a to­do que sí ¿les es­ta­mos ha­cien­do un bien?

“De­cir­les a los hi­jos que sí a to­do es pro­me­ter­les un mun­do per­fec­to, que na­da tie­ne que ver con la vi­da real. Cuan­do les doy to­do lo que quie­ren, les es­toy ar­man­do un uni­ver­so de fan­ta­sía, don­de su­pues­ta­men­te no exis­te el su­fri­mien­to. Es­to, a la lar­ga, trae nu­me­ro­sas com­pli­ca­cio­nes, por­que son chi­cos a los que les va a cos­tar mu­cho acep­tar las frus­tra­cio­nes cuan­do sean gran­des. En de­fi­ni­ti­va, van a su­frir mu­cho más”, afir­ma muy con­ven­ci­da Eva Ro­ten­berg, au­to­ra del li­bro Hi­jos di­fí­ci­les, pa­dres de­so­rien­ta­dos.

Mu­chas ve­ces los pa­dres ta­pa­mos ca­ren­cias pro­pias con los hi­jos. “Un pa­pá que te­me que su hi­jo su­fra se­gu­ra­men­te tie­ne al­gún su­fri­mien­to en su his­to­ria. A él le pa­só al­go. Es un te­ma de él, no del chi­co. Por me­jor in­ten­cio­na­do que sea, no es­tá vien­do la ne­ce­si­dad de su hi­jo, si­no que es­tá mi­ran­do su pa­sa­do”, co­men­ta Ro­ten­berg. Sus pa­la­bras so­na­ron fuer­te, pe­ro no ca­ye­ron en sa­co ro­to. En nues­tra ge­ne­ra­ción, tu­vi­mos ca­ren­cias afec­ti­vas; mu­chos de nues­tros pa­dres es­tu­vie­ron pre­sen­tes pe­ro sin co­ne­xión emo­cio­nal. Era una for­ma­ción que se ba­sa­ba en el de­ber y no tan­to en el ser. Re­sul­ta­do: mu­chas ve­ces pe­ca­ban de au­to­ri­ta­rios. No­so­tros qui­si­mos ha­cer to­do lo con­tra­rio. No que­re­mos que nues­tros hi­jos su­fran. Sin em­bar­go, al­go nos es­tá sa­lien­do mal.

La so­bre­pro­tec­ción

“Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que edu­ca­mos a fu­tu­ro y que los chi­cos ca­pri­cho­sos de hoy se­rán los hom­bres dé­bi­les de ma­ña­na, atra­pa­dos en la sa­tis­fac­ción de sus pro­pios de­seos, sin po­der ela­bo­rar pro­yec­tos de vi­da por­que siem­pre han te­ni­do to­do ser­vi­do; sin po­der re­sol­ver con­flic­tos por­que siem­pre se les han re­suel­to to­dos los pro­ble­mas; sin sa­ber to­mar de­ci­sio­nes por­que han te­ni­do to­do lo que han que­ri­do. Sin du­da, es­te ti­po de for­ma­ción só­lo pro­vo­ca su­fri­mien­to y de­ses­pe­ran­za, ya que no sa­ben es­for­zar­se ni lu­char pa­ra ad­qui­rir bie­nes su­pe­rio­res en re­la­ción con las per­so­nas”, afir­ma Cris­ti­na Arru­ti de Alais, orien­ta­do­ra fa­mi­liar de la Uni­ver­si­dad Aus­tral. Si a los chi­cos se les da to­do lo que quie­ren, se los acos­tum­bra a re­ci­bir in­me­re­ci­da­men­te y sin es­fuer­zo. Los chi­cos, igual que los adul­tos, ne­ce­si­tan de nor­mas, pau­tas, há­bi­tos y lí­mi­tes que les per­mi­tan de­sa­rro­llar­se y ma­du­rar pa­ra po­der in­ser­tar­se en la so­cie­dad. “Si ca­da vez que quie­ren al­go se los da­mos por el me­ro he­cho de que lo pi­dan, es ló­gi­co que cuan­to más ten­gan más van a que­rer. Los chi­cos no ne­ce­si­tan co­sas pa­ra ser fe­li­ces; ne­ce­si­tan pa­dres pre­sen­tes que les de­di­quen tiem­po en can­ti­dad y ca­li­dad su­fi­cien­tes pa­ra dia­lo­gar, sa­lir, ver una pe­lí­cu­la, ir a la pla­za o an­dar en bi­ci­cle­ta”, di­ce Alais.

La una­ni­mi­dad de opi­nión de los es­pe­cia­lis­tas re­sul­ta no­to­ria. To­dos coin­ci­den en que lo que es­ta­mos ha­cien­do no es­tá bien. La psi­có­lo­ga Ma­rit­chu Sei­tún de Chas, ex­per­ta en char­las pa­ra pa­dres, su­ma una opi­nión más: “Cuan­do nos ani­ma­mos a de­cir­les que no a nues­tros hi­jos, los for­ta­le­ce­mos pa­ra to­le­rar los ine­vi­ta­bles no de la vi­da. En cam­bio, cuan­do de­ci­mos que sí, ellos no prac­ti­can es­te for­ta­le­ci­mien­to. Ade­más, pre­fie­ren que­dar­se cer­qui­ta de ma­má por­que a su la­do to­do se pue­de y es­tá bien, y en cuan­to se ale­ja vie­nen los do­lo­res y las frus­tra­cio­nes. To­le­rar el no de ma­má, y que ella com­pren­da lo que su hi­jo sien­te y lo acom­pa­ñe en su do­lor, le per­mi­ti­rá des­pués ha­cer lo mis­mo cuan­do es­tá so­lo, acom­pa­ña­do por el re­cuer­do de ma­má (aho­ra in­ter­na­li­za­do), con un yo más fuer­te y ple­no de re­cur­sos”, afir­ma. Al es­cu­char a los ex­per­tos, es ine­vi­ta­ble pen­sar que es­tos chi­cos no van a que­rer sa­lir de ca­sa y que nos va­mos a arre­pen­tir. A ve­ces, los pa­dres cree­mos que nues­tros chi­cos van a ser chi­qui­tos to­da la vi­da. Sin em­bar­go, cuan­do cre­cen, ya no re­sul­tan tan gra­cio­sos con sus be­rrin­ches, y da mu­cho más tra­ba­jo que lo en­tien­dan cuan­to más gran­des son. “Cuan­do los chi­cos sa­tis­fa­cen to­das sus ne­ce­si­da­des ape­nas se pre­sen­tan, eso les im­pi­de mi­rar más le­jos, ca­na­li­zar esa ener­gía ha­cia ob­je­ti­vos más ele­va­dos, no tan con­cre­tos. Es­ta fal­ta de frus­tra­ción en los chi­cos qui­zá sir­va pa­ra ex­pli­car por qué los ado­les­cen­tes de hoy muy po­cas ve­ces tie­nen ‘sue­ños im­po­si­bles’ o idea­les que va­yan un po­co más allá del iPod, la PlayS­ta­tion o el te­lé­fo­no ce­lu­lar”, afir­ma Sei­tún de Chas. Por lo que se ve, ne­ce­si­tan sa­tis­fac­cio­nes rá­pi­das y re­sul­ta­dos in­me­dia­tos.

El cam­bio ne­ce­sa­rio

Al ir es­cu­chan­do las res­pues­tas, la sen­sa­ción fue de an­gus­tia. Sí, ya sa­be­mos que és­tos son los ries­gos que es­ta­mos ge­ne­ran­do en nues­tros hi­jos. Pe­ro ¿có­mo ha­ce­mos pa­ra cam­biar? Al fin y al ca­bo, so­mos anal­fa­be­tos en es­te te­ma. Sa­bios en ma­te­ria de emo­cio­nes, pe­ro ig­no­ran­tes en cuan­to al mun­do de lí­mi­tes. “Hay que ex­pli­car­les que no se pue­de te­ner to­do, aun­que se dis­pon­ga del di­ne­ro, por­que las co­sas más im­por­tan­tes de la vi­da no se pue­den com­prar. Pa­ra eso, el ejem­plo re­sul­ta in­dis­pen­sa­ble, así co­mo sa­ber va­lo­rar las pe­que­ñas co­sas. No se pue­de te­ner to­do lo que se quie­re, y ahí ra­di­ca la fe­li­ci­dad: en la “es­pe­ra” de que en al­gún mo­men­to, se po­drá al­can­zar. ¿Es fá­cil? Por su­pues­to que no, pe­ro se tra­ta de los hi­jos y na­da es sim­ple ni in­me­dia­to en edu­ca­ción. De­pen­de­rá de las prio­ri­da­des de ca­da uno”, opi­na Arru­ti de Alais.

A los ojos de es­ta ex­per­ta, hay co­sas que los chi­cos pue­den de­ci­dir y otras que no, de­pen­dien­do de la edad, la si­tua­ción y el mo­men­to. Un chi­co de 3 años no pue­de de­ci­dir qué va a co­mer, uno de 12 no pue­de de­ci­dir a qué ho­ra vol­ve­rá de una fies­ta y un ado­les­cen­te no de­ci­de so­bre el pre­su­pues­to fa­mi­liar. “Sin em­bar­go, es im­por­tan­te que se­pan to­mar de­ci­sio­nes acer­ta­das: ésa es la ba­se de la res­pon­sa­bi­li­dad. No tie­nen que de­sa­len­tar­se cuan­do las co­sas no sa­len co­mo es­pe­ra­ban. No tie­nen que con­for­mar­se, de­ben bus­car siem­pre la for­ma de me­jo­rar y ha­cer­se car­go de las de­ci­sio­nes to­ma­das. Si quie­ren ano­tar­se en na­ta­ción, por ejem­plo, de­ben pen­sar pri­me­ro en el es­fuer­zo que sig­ni­fi­ca­rá, el tiem­po que lle­va­rá y si pue­den ha­cer­lo. En ca­so de que aun así eli­jan ins­cri­bir­se, en­ton­ces, de­be­rán man­te­ner su de­ci­sión”, con­clu­ye Arru­ti de Alais. De­cir­les no a nues­tros hi­jos nos cues­ta pe­ro, por lo vis­to, de­cir­les sí no es lo me­jor pa­ra ellos. Tal vez nues­tra úni­ca sa­li­da sea ela­bo­rar­lo. En­ten­der que nues­tra cos­tum­bre de dar­les los gus­tos no los es­tá ayu­dan­do a cre­cer. Só­lo así van a ser fe­li­ces.

 

Pautas que ayudan

Por Maritchu Seitún de Chas

1. Debemos ser coherentes y consistentes en el ejemplo que damos de tolerancia a la frustración y de nuestra capacidad para esperar, para esforzarnos en pos de un objetivo. No podemos pretender que ellos acepten nuestros no si no ven que nosotros también aceptamos los no de la vida: paro en el semáforo rojo, espero mi turno, no compro el teléfono celular de última generación si no lo puedo pagar, etc. Ellos hacen lo que ven mucho más que lo que les decimos.

2. Cuando el bebé tiene que esperar que la mamadera se caliente, ya le estamos enseñando. El tema adquiere más fuerza entre los 2 y los 3 años porque descubren que pueden no estar de acuerdo con su mamá y surgen muchas batallas. Mientras son chicos, es más fácil sostener los no por nuestra presencia física, pero el tema suele complicarse cuando crecen.

3. Dejemos que los chicos tomen decisiones acerca de cuestiones donde nadie se perjudique seriamente. Es bueno que se equivoquen y paguen las consecuencias. Cuando se hayan gastado en figuritas toda la plata que les damos por semana y no les quede para un helado, van a aprender mejor a administrar su plata que si les damos discursos.

4. Los chiquitos (2 o 3 años) quieren decidir. Es muy útil dejarlos elegir algo, aunque no lo principal. Por ejemplo: “Te vas a bañar. ¿Te llevo a caballito o te corro una carrera?” o “Tenés que abrigarte.¿Suéter o buzo?”. Esto hace que sientan que decidieron sobre algo y se calman, además de practicar la toma de decisiones para más adelante.

 

Carta de un padre

Por Eduardo Cazenave*

Con el objetivo de lograr a toda costa que nuestros hijos no sepan qué es la frustración, los protegemos demasiado y les damos cualquier gusto. El resultado: chicos infelices, dependientes, aburridos, sin intereses concretos y que no conocen el significado del esfuerzo.

Cuando apareció la psicología, descubrimos qué era la frustración. No faltó mucho para que algunos psicólogos la volcaran a la educación y nos convencimos de que era horrorosa, mala palabra y la esquivamos tanto cuanto pudimos, en especial para nuestros hijos.

Todo se lo dimos al alcance de la mano, para que no se frustraran; respondimos inmediatamente a sus deseos, para que no sufrieran; los llenamos de juguetes, televisores y PlayStations, para que no se aburrieran. No reprimimos sus impulsos, para que fueran libres y espontáneos; fuimos al colegio a quejarnos porque la maestra era injusta y los chicos estaban siendo sobreexigidos con deberes, lo que no les daba tiempo para ir a las clases de tenis, de taekwondo, comedia musical y batería. Nos pidieron ir al boliche y les dijimos que sí, nos pidieron el auto y les dijimos que sí, nos pidieron y nos pidieron y a todo les dijimos que sí. De pronto, nos dimos cuenta de que crecieron rodeados de todo, sin frustraciones, Sin embargo, extrañamente, no son felices. Siguiendo el consejo de un amigo, le hicimos a nuestro hijo un psicodiagnóstico y, entre las características que surgieron, el licenciado López nos marcó que tiene “baja tolerancia a la frustración”, que ante cualquier dificultad u obstáculo que se le presente rápidamente “tira la toalla” y se deprime.

Nos dijo que tiene baja su autoestima, que no sabe qué es lo que quiere y que tengamos cuidado con las conductas adictivas, ya que ante todo lo que le brinde placer no puede posponer el estímulo hasta verlo saciado. No sabe qué estudiar ni qué hacer de su vida. Sólo disfruta viendo la televisión, en especial un reality donde varios jóvenes no hacen nada. La computadora le fascina, aunque está muy lenta y eso lo enfurece. El deporte le divierte, pero no le gusta entrenar y, como bajó su rendimiento, prefirió no jugar más antes que soportar los malos resultados.

No puede proyectarse en el futuro formando una familia, ya que no cree en la fidelidad y piensa que los hijos dan mucho trabajo. Quiere ser famoso, poderoso y millonario, si es posible las tres cosas juntas, siempre que las consiga por herencia, por ganar un concurso o vaya a saber uno por qué razón. El psicólogo nos sugirió terapia, pautas claras en casa y que, si no estudia, trabaje. Que si quiere seguir viviendo con nosotros, sus padres, se acomode a las reglas familiares, que asuma responsabilidades concretas y que empiece a planear su futuro.

Nos aconsejó no darle plata para sus salidas, sino más bien que él mismo genere sus ingresos. Que lo contengamos y que por su propio bien le hagamos ver que ya no es un chico, que las cosas en la vida no se dan gratis ni por obra de magia, que la casa en la que vive se hizo y se mantiene por nuestro esfuerzo, que lo bueno cuesta alcanzarlo. En fin, nos dijo tantas cosas que con mi mujer hemos decidido cambiar de psicólogo. Lo que éste nos dijo no nos gusta. Lo último que queremos es que nuestro hijo se frustre.

*Eduardo Cazenave es rector general del Colegio San Juan el Precursor y profesional de la Fundación Proyecto Padres. Agradecemos a Economía para Todos, en la Argentina, que nos permitió gentilmente reproducir este texto.

ETIQUETAS crianza hijos padres sobreprotección

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Whoops, you're not connected to Mailchimp. You need to enter a valid Mailchimp API key.

Comentarios ()