Lo que hay que saber cuando un niño desaparece - Sophia Online

Membresía digital

Círculo Sophia

Sophia Online

Sociedad

Lo que hay que saber cuando un niño desaparece

Al menos cuatro niños, niñas y adolescentes se pierden por día en nuestro país. Y aunque muchos son encontrados, hay búsquedas que continúan, como la del pequeño Loan Danilo Peña, que ya lleva once días. ¿Cómo actuar en estos casos?

¿Dónde está Loan? La pregunta se formuló por primera vez en la localidad correntina de 9 de Julio el pasado 13 de junio, cuando Loan Danilo Peña, de 5 años, desapareció de la casa de su abuela luego de un almuerzo familiar. A once días de su desaparición, con varios giros en la investigación y seis detenidos (entre familiares, amigos, una funcionaria municipal y el comisario del lugar), el interrogante recorre el país y plantea distintos escenarios posibles, aunque por el momento ninguno parece ofrecer un margen concreto de certeza.  

Lo que nos trae el caso, además de un sinfín de preguntas, es una realidad: hay un centenar de niños desaparecidos que están siendo actualmente buscados en nuestro país. ¿Qué pasó con ellos? ¿Por qué no aparecen? ¿Cómo se los sigue rastreando? La problemática de la desaparición de personas en la Argentina conduce a un sinceramiento sobre la existencia de prácticas que atemoriza: la venta de niños y niñas con fines de apropiación y la trata de personas, que implica la captación, el traslado y la recepción o acogida con fines de explotación física y/o sexual.

Por la desaparición de Loan, el Ministerio de Seguridad de la Nación dispuso el Alerta Sofía, un sistema de comunicación de emergencia rápida, desarrollado para coordinar la inmediata búsqueda y localización de las niñas, niños y adolescentes desaparecidos cuyas vidas se consideran en “Alto Riesgo Inminente”, mediante el trabajo articulado entre las entidades del sector público y el sector privado, los medios de comunicación y la sociedad civil.

Este protocolo —que funciona desde 2019 e implica la difusión masiva y orientada del caso, a través de afiches específicos en medios de comunicación, redes sociales, telefonía celular y dispositivos de las fuerzas federales— nació a partir de un suceso tristemente conocido: la desaparición de Sofía Herrera, ocurrida el 28 de septiembre de 2008. Todo pasó en un camping en la ciudad de Río Grande, provincia de Tierra del Fuego, donde Sofía se encontraba con sus papás. Tenía solo 3 años y, a pesar de los rastrillajes y de las intensas búsquedas, nunca más se supo de ella. 

La desaparición infantil implica un proceso en el que alternan sentimientos como el miedo, la angustia, el desasosiego. Según la ONG Missing Children, que funciona en nuestro país desde 1999 y se dedica a acompañar a las familias de chicos desaparecidos a través de un trabajo en red con instituciones públicas y privadas, todavía hay 112 búsquedas que se mantienen activas. Por eso, la ONG publica en su sitio web y en distintos medios y redes sociales los rostros de los menores en cuestión, para alertar a la población y facilitar el aporte de datos. 

Hay cuatro denuncias diarias, todos los días se pierden chicos”, explicó Ana Rosa Llobet, presidenta de Missing Children Argentina en una charla con el canal informativo TN. Este número se eleva a 1460 al año, pero, según explicó, más del 95% son encontrados.

Frente a esta realidad, la clave está en acompañar y contener a los familiares y unir esfuerzos para agilizar la búsqueda y la investigación judicial. «Nuestro trabajo consiste en orientar a la familia en los pasos a seguir para la búsqueda del chico perdido, colaborar con la Justicia y las fuerzas de seguridad haciendo un seguimiento de las instancias jurídicas e investigativas, difundir las fotos de los menores a través de los medios de comunicación que colaboran, desarrollar un trabajo en red con instituciones públicas y privadas relacionadas con el tema y sensibilizar, informar y concientizar a la sociedad sobre la gravedad de esta problemática», señalan desde la ONG y comparten algunas herramientas para saber cómo actuar frente a la ausencia de un hijo o hija, y también para trabajar en la prevención de estos hechos.

Cómo actuar frente a la sospecha de un chico perdido:

Apenas sospeches que tu hijo está perdido, comenzá a llamar a los amigos y compañeros de colegio para averiguar cuándo lo vieron por última vez y qué información te pueden brindar.}

Llamá a todos los familiares contándoles la situación para ver si ellos tienen alguna información.

Averiguá si se llevó celular, la tarjeta SUBE o su ropa.

Hacé la denuncia en la comisaría más cercana e incluí una autorización a Missing Children Chicos Perdidos de Argentina para difundir su imagen.

Si se negaran a tomarte la denuncia con la excusa que hay que esperar 24 o 48 horas, conviene decir que sabés que tu hijo está en «situación de riesgo», insistiendo en que te la tomen.

Solicitá también una copia de la denuncia. Averigüá en la comisaría a dónde se derivará la misma, para concurrir al lugar indicado. Si la causa no hubiera llegado todavía de la comisaría, solicitá realizar la exposición del hecho denunciado, brindándole todos los detalles y aportando una foto del menor, lo más actualizada posible.

Para obtener más información y conocer cuáles son los pasos a seguir una vez realizadas las etapas anteriores, comunicate con Missing Children por WhatsApp al: 11 4157 3101 o enviando un correo a info@missingchildren.org.ar

Cómo trabajar en prevención:

Enseñar a los niños y niñas pequeños que si están en un lugar público y de pronto se separan, no deambulen buscando a sus padres o acompañantes, sino que se acerquen a una persona de seguridad o a algún negocio y digan que necesitan ayuda para encontrar a su mamá o a su papá.

Obtener referencias creíbles sobre las personas encargadas de cuidar a los chicos.

Es importante que tanto los chicos como sus padres sean cuidadosos y estén atentos a todo lo que pasa a su alrededor, pero sin tener miedo.

Estar alertas cuando un adolescente o adulto presta demasiada atención a los chicos o les hace regalos impropios o caros.

Enseñar a los chicos que ningún extraño debe acercarse a ellos ni tocarlos, y que si eso sucede deben contarlo en casa inmediatamente.

Explicar a los chicos que nunca deben subir a un auto desconocido y que no deben alejarse con alguna persona a menos que sus padres o cuidadores les hayan dado permiso para hacerlo.

• Si alguna persona adulta necesita ayuda o información, no debe pedírsela a un chico, sino a otro adulto. Estar atentos a esta actitud.

Tener una palabra clave secreta y fácil con los chicos. En caso de que alguien se acerque en el colegio para decir que sus padres no pueden buscarlo y que debe irse con él, esa persona debería saber esa palabra clave para que esté seguro de que su papá o mamá lo autorizó. Si no la sabe, que el chico se aleje lo más rápido posible y que informe a la maestra o a una persona de seguridad.

Enseñar a los niños y niñas a gritar y defenderse en caso que alguien los quiera llevar por la fuerza. Que griten: «¡Este hombre (o mujer) no es mi padre (o madre) y está tratando de llevarme!».

Los chicos no deberían ir solos a ninguna parte: es importante decirles que siempre se movilicen con un amigo o acompañante.

Más información: Missing Children de Argentina

COMENTARIOS

FRASE DEL DÍA

"La alquimia nos da la revelación resplandeciente de la divinidad de la vida en la reunión de cuerpo, alma y espíritu".

Anne Baring