Sophia - Despliega el Alma

Cultura

23 enero, 2020

Libros: ¿estás buscando buenas lecturas para el verano?

Te recomendamos historias para zambullirte en las profundidades de la lectura. ¡Hay infinidad de títulos para descubrir! Escritoras y periodistas (pero más que todo amigas de la casa), nos cuentan qué hay de nuevo bajo el sol...


El 2019 quedó en el recuerdo como un año importante para la literatura argentina hecha por mujeres, luego de que recibieran importantes galardones Mariana Enríquez, Selva Almada, María Gainza y Leila Guerriero. También como un año pleno de sorpresas escritas por voces creativas desde registros y géneros muy diversos, con propuestas de lecturas para todos los gustos.

Para celebrarlo, te acercamos algunos elegidos de verano que esconden grandes y pequeñas joyas, a través de las recomendaciones de periodistas y escritoras. Títulos para leer a la sombra, bajo la sombrilla, al pie de un árbol o a deshora.

Hay de todo: ficción, no ficción, poesía, ensayo, arte y gastronomía componen una selección que invita a desconectar de “lo que hay que hacer”, para vivir el placer de la lectura a un ritmo más lento. ¡A disfrutar del viaje!

El ingrediente secreto (Ana Pomar, Periplo)

“En la infancia todo sucede y se descubre por primera vez. Por eso, cada experiencia, cada olor, cada sabor, se revisten de un aura de prodigio. Recrearlo es, como dice Artaud, el rol de la poesía”. Así introduce la escritora Inés Fernández Moreno este bello libro de relatos, una serie de reuniones de recuerdos con recetas de la misma autora de Sabores de la memoria y Un libro, un pan. Con inspiradas ilustraciones de Flor Kaneshiro y el paso a paso para elaborar platos del mundo (Tarkarí de pollo, empanada gallega o tarta de limón sutil), el libro invita al lector a un viaje a través del tiempo. En sus páginas, la escritora Ana Pomar rescata, en sus palabras, “ingredientes secretos tangibles pero también intangibles que aportan el misterio de lo inefable”.

Reseña: Agustina Rabaini, periodista y escritora, autora del libro Del bosque florido (Periplo) y Al borde de los días.

******

La bailarina de Auschwitz (Edith Eger, Planeta)

Edith Eger tenía 16 años cuando las fuerzas nazis la capturaron en su casa de Hungría y la trasladaron, junto a sus padres y una de sus hermanas, al campo de concentración de Auschwitz, en Polonia. Allí conoció la perversión, el abuso, la tristeza más honda y el sinsentido: el mismo día de ese arribo forzoso, sus padres fueron asesinados en la cámara de gas. Aferrada a su hermana Magda tanto como a la vida, esta joven a la que también le arrebataron su primer amor de juventud y su sueño de ser bailarina, enfrentaría hasta el día de su liberación, un año después, el miedo y el dolor por la pérdida. Sin embargo, lo que podría ser un relato solamente del horror, es un testimonio de espiritualidad y fortaleza, con pasajes que enseñan que allí donde parece que todo es oscuridad, aún persiste siempre una pequeña luz: “Descubrimos una fuerza que podíamos extraer de nuestro interior; una manera de hablar con nosotras mismas que nos ayudaba a sentirnos libres, que nos mantenía asentadas en nuestra moral, que nos proporcionaba una base y una seguridad, incluso cuando las fuerzas externas trataban de controlarnos y destruirnos”, se lee en sus páginas, cargadas, como dice, de lágrimas. Una lección de resiliencia pero, sobre todo, de la más profunda humanidad.

Reseña: Carolina Cattaneo periodista.

******

Esperando un ángel (Helon Habila, Editorial Empatía)

Una ventana a un mundo familiar en un barrio humilde de Lagos, en Nigeria, sus personajes locales y la vida estudiantil en el contexto de uno de los regímenes militares más corruptos y opresivos del mundo: el del general Sani Abacha. Lomba, el protagonista de la historia, es un joven periodista que de algún modo representa la situación de todos los intelectuales nigerianos en medio del terror, como así también el poder de la literatura como forma de resistencia y liberación. Construida en siete partes esta novela corta entrelaza la ficción y los hechos históricos con un lenguaje verosímil y extremadamente poético.

Reseña: Camila Bretón, periodista.

******

Las ciudades y el cine (María Zacco, Paidós)

“Las películas como pasaporte” es el subtítulo de este libro de María Zacco, cronista argentina especializada en cine y turismo que analiza la evolución que tuvieron, a través de las películas, grandes ciudades como Nueva York, París, Roma o Tokio, entre otras.
La autora posa su mirada en las capitales de las grandes producciones hollywoodenses, tanto como en películas más pequeñas, de autor.
Allí están los lugares y sitios emblemáticos del cine, que aborda no solo desde su perspectiva de viajera, sino también desde la evolución histórica y reflejando la idiosincracia, vida cultural, filosofía y arquitectura de los sitios elegidos.
Vemos las películas como viajamos, en un recorrido que puede ser azaroso, dejando que las ciudades nos sorprendan, a través de lugares y anécdotas que esconden datos poco conocidos. Además, el libro también se puede transitar por donde uno prefiera: no hace falta seguir el orden cronológico de los capítulos, sino leer las ciudades de manera individual.

Reseña: Alicia Rinaldi, periodista.

******

El tormento más puro (Fernanda García Lao, Emecé)

Este libro de cuentos de Fernanda García nos acerca una serie de relatos donde el lenguaje se vuelve materia y el extrañamiento abre los sentidos haciendo de la lectura un viaje que rompe con los lugares comunes y nos sumerge en una belleza incómoda. En este nuevo libro de la autora argentina hay muñecas que hablan, un nene que muerde a una serpiente, una mujer que forma una familia con un maniquí, jardines donde las plantas copulan y hay babosas habitan el estómago de una empleada doméstica. En el universo de Lao todo es posible. Los límites quedan trastocados: la realidad se funde a los sueños, lo erótico a lo absurdo, y la cordura se encuentra al borde de la locura. Los relatos de El tormento más puro rasgan la superficie de las cosas y se adentran en universos fascinantes donde la palabra adquiere vida propia.

Reseña: Leila Sucari, periodista y escritora, autora de Adentro tampoco hay luz y Fugaz (Tusquets).

******

Poesía (Violeta Parra, Editorial Universidad De Valparaíso)

La obra publicada de la artista chilena, más textos inéditos escritos entre 1949 y 1967, se reúnen en este libro de tapa dura, papel y encuadernado precioso, una entrada al mundo de la artista que celebra su creatividad; un espíritu que supo expandirse en diversas áreas. Además de cantautora, Parra fue pintora, escultora, ceramista y bordadora. Este volumen reúne sus composiciones más célebres (Volver a los diecisiete, entre ellas) junto a sus  décimas autobiográficas y las voces de referentes del género (Pablo Neruda, Nicanor Parra), que celebran el valor de su legado. “Dentro de su mundo poético, un aspecto fundamental es el trabajo que Violeta hizo como investigadora en torno al folclor chileno y lo muy minuciosa que fue al rescatar los distintos géneros de muy distintas zonas de Chile, del norte, del sur, del área mapuche, del canto tradicional campesino, de las décimas, la cueca, la tonada”, explica Paula Miranda, a cargo de la recopilación y la investigación de un libro de gran valor histórico y estético.

Reseña: A. R.

******

Apegos feroces (Vivian Gornick, Sexto piso) 

Este libro de Gornick nos sumerge en una geografía precisa: la ciudad de Nueva York. Intercala caminatas con su madre por las calles de Manhattan con relatos de su infancia en una familia judía en el Bronx multiétnico, narrando desde los años treinta en adelante. La ciudad está tan presente en las escenas como cada una de las mujeres que describe, o como las palabras de crueldad y reproche, que forman un núcleo sólido en la relación entre madre e hija. Todo recuerdo parece haber nacido para ser escrito. Y ella lo hace de la mejor manera posible. La prosa de Gornick es exquisita, capaz de contar las escenas con un filo tal que nos corta el aliento. Puede definir las etapas de paz en su entorno familiar como “calma silenciosa, letargo erótico, la normalidad de la abnegación cotidiana” o hablar de la crisis de su primer matrimonio diciendo “me levantaba y el aire empezaba a cargarse de aquella suave desdicha molecular”. Es un registro implacable de su madre, de las mujeres que tomó como modelo y a la vez un buceo por el autoconocimiento, ¿Cómo llega una persona —una mujer— a ser cómo es? ¿Cuál es el lugar de los vínculos, de esos apegos feroces, que nos constituyen?   

Reseña: Vanina Colagiovanni, autora de la novela Laguna y de los libros de poemas Lo último que se esfuma, Travelling y Sala de espera. Dirige la editorial Gog & Magog.

******

El nadador en el mar secreto (William Kotzwinkle, China editora)

Este libro es tan hermoso como triste. Habla de la pérdida de un hijo recién nacido pero sobre todo, habla del amor. Del amor más puro hacia lo que todavía no existe, pero que uno se imagina en la cabeza: un hijo. Lo leí en el viaje a la casa de una amiga y cuando llegué llorando, ella me dijo: “¿Para qué lo leés si es tan triste?”  Ahí supe de esa distancia insalvable entre mi amiga y yo. Este libro es, justamente, para los que creen que no hay nada más hermoso que llorar con la literatura y buscan emocionarse y enfrentarse con los propios fantasmas. Nació luego de una experiencia personal traumática vivida por el autor, apenas un par de horas después de que pasara; lo terminé en pocos días. El resultado se aleja de la catarsis y se acerca a un lenguaje crudo, poético, que obliga a terminar el libro de un tirón y entender que el dolor también es parte de la vida. 

Reseña: Nurit Kasztelan, autora de Lógica de los accidentes y Después (Liliputienses), editora y librera (www.libreriamicasa.com.ar).

******

Los muertos y los vivos (Sharon Olds, Bartebly editores) y El árbol de las palabras: obra reunida 1984-2018 (Mirta Rosenberg, Bajo la luna)

Dentro de la poesía, quisiera recomendar a dos grandes autoras. Por un lado, la obra de Mirta Rosenberg (1951-2019) porque supo escribir como una maestra del primer al último libro. Sus poemas son un lugar donde refugiarse y llorar, gozar, reír, rimar, trabarse la mente y la lengua. Nadie sale indemne de su escritura, que ya desde la primera página afirma “la pasión más fuerte / de mi vida / ha sido el miedo”. Sus traducciones son igual de reveladoras que sus versos: es difícil encontrar otras autoras con esta pasión por el lenguaje y deseo de acceder a lo que encierran las letras. En sus propias palabras, “buscar una tregua entre lo que dijo el otro y dije yo”. Mirta inventó una teoría sentimental, un paisaje interior, un oficio y un arte de perder. Por todo eso, su obra poética resulta imperdible, inextinguible.
Entre las autoras extranjeras, Sharon Olds fue una de las poetas que más disfruté este año y la que más compartí. No me olvido que, por una noche entera, les leí poemas de Olds a mis amigas, que escucharon totalmente hipnotizadas, con la copa quieta en la mano y el vino convertido en un mar calmo. Se los leí en inglés y ellas degustaron las palabras, se las llevaron a la boca como yema dorada, sin preguntar. Tampoco me olvido de la cara de mi madre cuando se los leí en la cocina, el aliento detenido y la mano llevada instintivamente al corazón. Todo eso produce Sharon Olds. Su poesía es un acontecimiento que sacude la mente y el cuerpo.

Reseña: Marina do Pico, estudiante de la carrera de escritura de la UNA.

******

OTROS TÍTULOS PARA TENER EN CUENTA: Las implacables (Deborah Nelson, Monte Hermoso), Una casa llena de gente (Mariana Sández, Cía. Naviera Ilimitada), Poesía reunida (María Teresa Andruetto, Ediciones en Danza), ¿Quién se hará cargo del hospital de ranas? (Lorrie Moore, Eterna Cadencia), Hacia la belleza (David Foenkinos, Alfaguara), La única historia (Julian Barnes, Anagrama), La hermana menor, un retrato de Silvina Ocampo (Mariana Enriquez, Anagrama). ¡SUMÁ TU RECOMENDACIÓN!

ETIQUETAS cultura lectura libros literatura

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Whoops, you're not connected to Mailchimp. You need to enter a valid Mailchimp API key.

Comentarios ()