Sophia - Despliega el Alma

30 marzo, 2010

Las palabras mueven; el ejemplo arrrastra


Enrique Rojas

Para el psiquiatra español, hay una vuelta a los valores de compromiso, solidaridad y participación. Personas atentas al cuidado del otro que creen más en la fuerza de los hechos que en los discursos. Es un movimiento silencioso que está cambiando el mundo.

AAunque el mundo parezca flotar a la deriva y muchas personas estén desorientadas, aunque haya un gran vacío espiritual y cueste comprometerse con un ideal, él se mantiene optimista. El psiquiatra español Enrique Rojas cree que la humanidad está en una suerte de tocar fondo de la que puede surgir una nueva manera de estar en el mundo. Es una luz de esperanza que se origina en un cambio que se está gestando, un cambio que todavía no podemos ver con claridad, que se percibe poco a poco. ¿Dónde podemos encontrar esas señales, esos gestos que nos demuestran que hay una nueva sensibilidad frente a la vida? Hay que buscarlos en las minorías que, con su trabajo, hacen la diferencia y que, según Rojas, cambian al mundo, inspiradas por testigos ejemplares, como Jesús, la Madre Teresa de Calcuta, Mahatma Gandhi, Juan Pablo II o Martin Luther King, entre otros modelos de vida.

“Las cosas se están modificando, aunque los grandes medios de comunicación no lo muestren. Es un cambio que viene por dentro de la sociedad y es muy positivo –explica–. En los últimos diez años se ven algunos aspectos buenos de la globalización, una gran cantidad de gente que se preocupa por el otro, personas que se vuelcan hacia a una organización no gubernamental, una mirada más atenta ante el hambre, ante las desgracias del mundo… Hay una conciencia social mucho mayor y una mejor capacidad para ver el mundo en su totalidad”.

Durante una charla con Sophia, el psiquiatra español que hace casi veinte años empezó a hablar del hombre light, explicó cómo está cambiando la sociedad, de qué manera aparecen los signos positivos entre tantos mensajes negativos y por qué las vidas ejemplares nos empujan al cambio.

–¿De qué manera ha ido cambiando la sociedad en estos últimos años?

–En el último tramo del siglo XX el hombre era liviano, inconsistente, light. Ese hombre ha cambiado en este siglo; hoy es más fuerte, tiene más consistencia por dentro, pero el gran problema es que teme comprometerse con una persona, una idea o una causa. Pese a todo eso, podemos rescatar algo positivo: hay una vuelta a ciertos valores que valen la pena. No son valores que vuelven para todos; es algo que se ve en algunas minorías, pero se ve claramente.

–¿Cuáles son esos valores?

–Son los que llamo “valores de recambio”: el compromiso, la solidaridad, la democracia, la coherencia o la participación. Son los valores que tienen algunas minorías, como grupo, y los modelos de identidad que nos podrían llevar hacia la transformación. Los líderes son quienes nos enseñan las claves para vivir; nos seducen por encantamiento; nos ayudan a descubrir pistas, parajes de luz; nos arrastran hacia valores seguros, sin caducidad. Y después nos ayudan a transitar por ellos.

–¿Quiénes son estos líderes fundamentales?

–Los seres humanos tenemos cuatro modelos de identidad: los padres, los profesores, los maestros y los testigos. Los padres no podemos pretender que nuestros hijos vivan cosas que no practicamos; somos la referencia fundamental que ellos tienen en la vida. El profesor es el que enseña en clase lo que está en los libros. Luego viene el maestro, que explica esas cosas que no están en los libros. Al alumno le gustaría parecerse a su maestro; hay algo que está debajo del lenguaje, que es su conducta, y eso es lo que al alumno lo empuja a querer parecerse, que lo tira, lo arrastra; hay admiración. El testigo es aquel cuya vida es una lección, una pedagogía esplendida.

–¿Cómo están cumpliendo hoy esta misión de referentes?

–No todos los padres son positivos, hay pocos profesores buenos, escasos maestros y poquísimos testigos que se vean. No es que no los haya, sino que no se ven.

–¿Por qué?

–Porque los grandes medios de comunicación eligen sujetos vulgares para mostrar. A los medios no les interesa mostrar modelos o testigos positivos. Hoy los modelos son los futbolistas, artistas, actores, cantantes; en España, los toreros y poco más. A los medios les gusta que el modelo esté roto, que esté partido; que la gente que muestran se separe, que tenga problemas. Eso es lo que les gusta mostrar en lugar de modelos positivos.

–¿Es mejor transmitir una idea a través de un testimonio que de un razonamiento?

–Sí. El mundo actual necesita más testigos ejemplares que explicaciones convincentes.

–¿Qué características tiene un testigo?

–Es una persona que nos muestra un ejemplo con su vida; nos hace crecer, madurar, nos lleva al bien. Tiene una belleza interior, una coherencia de vida, mezclada con una paz interior, una espiritualidad, una humanidad y una sencillez que es espontánea. Es una persona que tiene una preocupación por el hombre, por la autenticidad y por la ejemplaridad.

–Esto lo vuelve atractivo para los demás…

–Todo esto hace de esa persona alguien atractivo, con grandeza en su naturalidad. Esa persona nos deja fascinados, pero no con aquella seducción prefabricada del hacedor de imágenes, mediatizado, que se presenta mostrándose como una persona buena, que busca agradar. No tiene nada que ver con eso. Hablamos de una persona que es una especie de lección abierta positiva, que nos arrastra a imitarla. No nos deja indiferentes; al contrario, queremos saber de él, qué hace con su vida, cuáles son sus puntos de referencia, cómo se maneja en diferentes situaciones y qué piensa de los grandes temas de la vida: el sufrimiento, el fracaso, el amor, la alegría, las misiones.

–¿Qué diferencia hay entre que nos explique cómo ve la vida y que nos muestre cómo la vive?

–La diferencia está en que las palabras mueven, pero el ejemplo arrastra. Cuando vemos o leemos la historia de personas que han tenido una vida sólida, imponente, fascinante, nos enganchamos porque admiramos a ese personaje que nos llama la atención con su carisma, que nos muestra esta belleza interior de la que hablábamos. Entonces, queremos pasar por donde él ha pasado, identificarnos con sus luchas, con sus fracasos y con sus superaciones. Conocer su vida nos impulsa a ser mejores.

–¿Estamos lejos, como sociedad, de abrirnos a estos testimonios positivos?

–Lo que sucede es que, en general, todo lo que es noticia es pesimista. Hay pasión por el sensacionalismo. La noticia que llama la atención es negativa. Hay una bulimia informativa, esa noticia devora a otra, inmediatamente hay otro escándalo, otra cosa que ha ocurrido, en cualquier país. No les dan espacio a los modelos positivos. Pero, como digo, poco a poco vamos viendo un cambio… incluso creo que hay una vuelta a lo religioso, en el sentido de que la religión es la rebeldía del ser humano que no quiere vivir como un animal.

–¿Por qué cree que hay una vuelta a lo religioso?

–No es una vuelta como se vuelve en el fútbol, masas de gente volviendo, sino que en la gente se va produciendo una necesidad de algo que le llene la vida.

–¿Y usted cree que lo están buscando en Dios?

–Sin duda. Fíjese que ha vuelto a ponerse de moda el cristianismo.

–A través de la figura de Jesús…

–Sí.

–Se está escribiendo mucho sobre la vida de Jesús. ¿Lo asocia a la importancia que usted les da a los testigos? ¿Es marketing o hay un interés real?

–Puede haber algo de las dos cosas, pero es muy positivo. ¿No cree que la vida de Jesús es el mejor testimonio?

ETIQUETAS compromiso líderes participación valores

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.

Comentarios ()

Más de Entrevistas

El gran desafío de educar para el trabajo

Una charla con Silvia Uranga, directora de una fundación dedicada a la inclusión laboral de jóvenes de bajos recursos, para crear conversación sobre la necesidad de brindarles oportunidades y animarlos a diseñar un proyecto de vida.

Hacer del espíritu navideño la gran oportunidad...

En esta época del año las emociones están a flor de piel y sentimos, como nunca, la necesidad de bridarnos al otro. ¿Cómo abrirnos a esa energía? Te compartimos 6 propuestas solidarias para regalar ilusión y muchas sonrisas.

Jetsun Pema: la mujer que se animó a plantar las...

Creada hace más de cinco décadas, la organización Tibetan Children Villages les da a los chicos del Tíbet la posibilidad de abrir sus alas al mundo, gracias a la educación, el amor y el respeto por sus tradiciones.