Sophia - Despliega el Alma

Punto de Vista

13 diciembre, 2007 | Por

Las mujeres de las ventanas

El feminismo, al menos en Occidente, ha dejado atrás la etapa de "revolución" de sus orígenes y es hoy es un “neofe­mi­nis­mo” que transita la fa­se de “evo­lu­ción”. Millones de mujeres son fe­mi­nis­tas por­que ejer­cen sus de­re­chos, de­fien­den sus va­lo­res, es­tán in­ser­tas en el mun­do la­bo­ral, po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y so­cial. Así, es­tán mo­di­fi­can­do la cul­tu­ra vi­gen­te.


79_2_1

Ha­ce unos días el es­cri­tor is­rae­lí Amos Oz re­ci­bió uno de los más pres­ti­gio­sos pre­mios literarios, el Prín­ci­pe de As­tu­rias, por sus bri­llan­tes apor­tes en len­gua he­brea, por su de­fen­sa de la paz en­tre los pue­blos y su de­nun­cia de los fa­na­tis­mos.

En el dis­cur­so pronunciado en esa oca­sión, el es­cri­tor uti­li­za la ima­gen de una mu­jer en la ven­ta­na, que solo pue­de ser vis­ta o fo­to­gra­fia­da por un tu­ris­ta, pe­ro que me­dian­te la li­te­ra­tu­ra pue­de ser co­no­ci­da inclusive en la in­ti­mi­dad de su ca­be­za. Por eso, una no­ve­la pue­de ayu­dar a vincular a las personas, a de­sen­tra­ñar sus mie­dos y, por tan­to, ser un “puen­te en­tre los pue­blos”. En úl­ti­ma ins­tan­cia, puede contribuir a de­sac­ti­var las cau­sas de los con­flic­tos y las gue­rras.

Per­so­nal­men­te, no coin­ci­do con es­ta teo­ría de que la fic­ción y la ima­gi­na­ción pue­den acercar a las per­so­nas más que la vida real, y creo, co­mo de­cía Juan Pa­blo II, que el tu­ris­mo es un po­ten­te ins­tru­men­to de la paz, por­que vincula a las per­so­nas de car­ne y hue­so, sin im­por­tar los go­bier­nos, de­rri­ban­do las fron­te­ras y los pre­jui­cios. “Na­da en­fren­ta tan­to al in­cons­cien­te co­mo la rea­li­dad” de­cía Jung. Has­ta aquí, era sólo una di­fe­ren­cia de opi­nión.

Pe­ro, más ade­lan­te, la di­fe­ren­cia se hi­zo mu­cho más pro­fun­da, no ya de opi­nión si­no de cri­te­rio, por­que lue­go de una lar­ga re­fle­xión so­bre el con­flic­to de Me­dio Orien­te, el au­tor re­to­ma la ima­gen de la mu­jer en la ven­ta­na pa­ra ha­cer el cie­rre de su dis­cur­so. Me que­dé per­ple­ja, in­cré­du­la, ra­yan­do la in­dig­na­ción.

“La mu­jer de la ven­ta­na pue­de ser una mu­jer pa­les­ti­na de Na­blus y pue­de ser una mu­jer is­rae­lí de Tel Aviv. Si de­sean ayu­dar a que ha­ya paz en­tre las dos mu­je­res de las dos ven­ta­nas, les con­vie­ne leer más acer­ca de ellas. Lean no­ve­las, que­ri­dos ami­gos, apren­de­rán mu­cho. Las co­sas irían me­jor si tam­bién ca­da una de esas dos mu­je­res le­ye­sen acer­ca de la otra, pa­ra sa­ber, al me­nos, qué ha­ce que la mu­jer de la otra ven­ta­na ten­ga mie­do o es­té fu­rio­sa, y qué le in­fun­de es­pe­ran­za. No he ve­ni­do es­ta tar­de a de­cir­les que leer li­bros va­ya a cam­biar el mun­do. Lo que he su­ge­ri­do es que creo que leer li­bros es uno de los me­jo­res mo­dos de com­pren­der que, en de­fi­ni­ti­va, to­das las mu­je­res de to­das las ven­ta­nas ne­ce­si­tan ur­gen­te­men­te la paz”.

¡In­só­li­to! No po­día creer lo que es­ta­ba le­yen­do, por­que aho­ra la mu­jer de la ven­ta­na no era ya el ob­je­to de la mi­ra­da de un tu­ris­ta ni tam­po­co la he­roí­na de una no­ve­la cos­tum­bris­ta: la mu­jer ad­qui­ría aquí una di­men­sión po­lí­ti­ca sim­bó­li­ca al en­car­nar por igual a ju­díos y pa­les­ti­nos en­fren­ta­dos en una en­car­ni­za­da lu­cha des­de ha­ce dé­ca­das. La ima­gen ele­gi­da por el es­cri­tor no son dos va­ro­nes en las trin­che­ras apun­tán­do­se con ame­tra­lla­do­ras. No, son dos mu­je­res aso­ma­das en sen­das ven­ta­nas. Y aun­que se tra­te de una ima­gen, que­da in­si­nua­da la idea de que si no hay paz en Me­dio Orien­te (y tal vez ge­né­ri­ca­men­te en el mun­do) es por­que no se co­no­ce lo su­fi­cien­te a las mu­je­res de la re­gión y la de que ellas mis­mas –ju­días y pa­les­ti­nas– es­tán en gue­rra por­que ¡no sa­ben bas­tan­te la una de la otra! Un chis­te.

Las mu­je­res y la gue­rra

Na­da es ino­cen­te en la cul­tu­ra. La “mu­jer” vie­ne sien­do uti­li­za­da por los va­ro­nes co­mo ima­gen o co­mo sím­bo­lo de cual­quier co­sa que se les pa­sa por su ac­ti­va e in­quie­ta ima­gi­na­ción: la vi­da, la muer­te, la ten­ta­ción, la eter­ni­dad, la Re­pú­bli­ca, la Jus­ti­cia, y la Li­ber­tad….

Y si­guen las fir­mas… Pe­ro que Amos Oz uti­li­ce la fi­gu­ra de dos mu­je­res pa­ra re­pre­sen­tar un te­ma co­mo el de la gue­rra me pa­re­ció fran­ca­men­te de­ma­sia­do. Un ca­so ale­vo­so de “pro­yec­ción”: po­ner en dos mu­je­res, una ju­día y una pa­les­ti­na, la ima­gen del con­flic­to bé­li­co, cuan­do cla­ra­men­te es res­pon­sa­bi­li­dad de los va­ro­nes y no de las mu­je­res, ya que son ellos los que controlan el po­der, ma­ne­jan los paí­ses, los ejér­ci­tos, las re­li­gio­nes, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y la eco­no­mía del mun­do. Y los que de­cla­ran (y de­cla­ra­ron siem­pre) la ca­si to­ta­li­dad de las gue­rras del pla­ne­ta.

Le sugiero al se­ñor Oz leer lo que es­cri­bió su co­le­ga Vir­gi­nia Woolf en 1938, en res­pues­ta a la con­sul­ta de un va­rón so­bre có­mo po­dían las mu­je­res con­tri­buir a evi­tar la gue­rra.

“Si bien es cier­to que am­bos se­xos com­par­ten, más o me­nos, mu­chos ins­tin­tos, el de lu­char ha si­do siem­pre há­bi­to del hom­bre y no de la mu­jer. (…) Ra­ro ha si­do el ser hu­ma­no, en el cur­so de la his­to­ria, que ha­ya caí­do ba­jo un ri­fle sos­te­ni­do por una mu­jer; la gran ma­yo­ría de los pá­ja­ros y las bes­tias han si­do muer­tos por los hom­bres, por us­te­des, y no por no­so­tras. Y es di­fí­cil en­jui­ciar lo que no com­par­ti­mos.”¹

El neofe­mi­nis­mo

Es cier­to que cuan­do se tra­ta de mu­je­res, aguan­to po­cas pul­gas. Es que es­toy can­sa­da de esa cul­tu­ra ma­chis­ta, de esa so­cie­dad “an­dro­cén­tri­ca”, co­mo es­cri­bió el so­ció­lo­go fran­cés Pie­rre Bour­dieu.² Sí, por su­pues­to que soy fe­mi­nis­ta. ¿Qué du­da les ca­be? Y de se­gun­da ge­ne­ra­ción, por­que mi ma­dre ya lo era. ¿Có­mo po­dría no ser­lo en un mun­do don­de to­da­vía mu­chos mi­llo­nes de mu­je­res son atro­pe­lla­das fí­si­ca, psí­qui­ca y ju­rí­di­ca­men­te por los va­ro­nes? Mu­je­res vio­la­das, tra­fi­ca­das, ase­si­na­das, ex­plo­ta­das co­mo pros­ti­tu­tas, gol­pea­das por sus pa­re­jas, abu­sa­das por pa­dras­tros, tíos o abue­los, de­gra­da­das en los me­dios con sus cuer­pos des­nu­dos co­mo en un mer­ca­do de car­ne o de va­cas, aco­sa­das se­xual­men­te en sus tra­ba­jos por sus je­fes, y en mu­chas par­tes del or­be, aún ex­clui­das de la edu­ca­ción for­mal, del vo­to y de los de­re­chos cí­vi­cos…

Por su­pues­to, el fe­mi­nis­mo ha evo­lu­cio­na­do des­de sus orí­ge­nes, a fi­nes del si­glo XIX, cuan­do al­gu­nas po­cas mu­je­res pio­ne­ras en Oc­ci­den­te lu­cha­ron pa­ra abrir­nos las puer­tas de las uni­ver­si­da­des y lo­grar el de­re­cho al vo­to. Sin du­da, ha ha­bi­do ex­ce­sos, co­mo en to­das las re­vo­lu­cio­nes. Pe­ro lo la­men­ta­ble es que la cul­tu­ra pa­triar­cal y ma­chis­ta de nues­tro país ha con­se­gui­do de­mo­ni­zar el mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta re­du­cién­do­lo a la me­ra ex­pre­sión vi­ru­len­ta de gru­pos mi­no­ri­ta­rios de mu­je­res abor­tis­tas, les­bia­nas, vio­len­tas y be­li­ge­ran­tes, con el re­sul­ta­do de que muy po­cas mu­je­res se atre­ven hoy a con­fe­sar­se fe­mi­nis­tas. Por mi par­te, no pien­so re­ga­lar­les a unas po­cas ac­ti­vis­tas –que res­pe­to pe­ro no com­par­to– el mo­vi­mien­to de li­be­ra­ción más im­por­tan­te (por su al­can­ce) de to­da la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad.

Pa­ra mí son fe­mi­nis­tas, aun­que no sean “mi­li­tan­tes”, la abru­ma­do­ra ma­yo­ría si­len­cio­sa de mu­je­res ar­gen­ti­nas –y del mun­do– que son cí­vi­ca­men­te edu­ca­das, pro­fe­sio­na­les o no, tra­ba­ja­do­ras, in­de­pen­dien­tes, no po­cas ve­ces je­fas de fa­mi­lia y sus­ten­to de sus hi­jos. Es­tu­dian, tra­ba­jan, ga­nan y ad­mi­nis­tran su pla­ta, pa­gan sus im­pues­tos, vo­tan y son elegidas. Esos mi­llo­nes de mu­je­res son fe­mi­nis­tas aun­que no lo de­cla­ren, por­que ejer­cen sus de­re­chos, de­fien­den sus va­lo­res, es­tán in­ser­tas en el mun­do la­bo­ral, po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y so­cial, y por eso mis­mo ine­xo­ra­ble­men­te es­tán mo­di­fi­can­do la cul­tu­ra vi­gen­te.

Es­toy dis­pues­ta a lla­mar­lo “neofe­mi­nis­mo” por­que, de he­cho, el mo­vi­mien­to ha de­ja­do atrás, al me­nos en Oc­ci­den­te, la fa­se de la lu­cha fron­tal de mu­je­res con­tra va­ro­nes por la con­quis­ta de los de­re­chos bá­si­cos, la eta­pa de “re­vo­lu­ción” de sus orí­ge­nes, pa­ra tran­si­tar aho­ra la fa­se de “evo­lu­ción” del mo­vi­mien­to que ya hoy, fe­liz­men­te, in­clu­ye a mi­llo­nes de va­ro­nes en to­do el mun­do que acom­pa­ñan a las mu­je­res en su ca­mi­no.

Dis­cre­po con Oz. No es ne­ce­sa­rio leer acer­ca de las mu­je­res pa­ra com­pren­der que to­das las mu­je­res de to­das las ven­ta­nas del mun­do ne­ce­si­ta­mos la paz. La paz es­tá en nues­tra esen­cia. Bas­ta­ría con que los va­ro­nes mi­ren de­te­ni­da­men­te a las mu­je­res, a las que tie­nen a su la­do, en la vi­da real, ma­dres, es­po­sas, her­ma­nas e hi­jas. Que com­pren­dan que so­mos dis­tin­tas de ellos, que abo­rre­ce­mos las gue­rras… Y que acep­ten de una vez por todas que no so­mos su cos­ti­lla per­di­da…

¹Vir­gi­nia Woolf, Tres gui­neas, Fe­me­ni­no Lu­men.
²Pie­rre Bour­dieu, La do­mi­na­ción mas­cu­li­na, Ana­gra­ma.

ETIQUETAS guerra-paz machismo neofeminismo

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.

Comentarios ()

Más de Punto de Vista

Los hijos de la violencia

Creo que el caso de Carolina Píparo fue como la gota que desbordó el vaso….

La madre de las batallas

En mi última visita a Cuba hace unos años, mientras recorríamos el interior de la…

La fuerza de la empatía

Este mes, una lectora quiso compartir con nosotras la carta que escribió a sus amigos contándoles las emociones que le produjo la nota que leyó en Sophia sobre CONIN, la fundación del doctor Abel Albino que lucha contra la desnutrición infantil. Cristina Miguens quiso contestarle desde su “Punto de Vista”.