Sophia - Despliega el Alma

Hablemos de...

10 enero, 2008

La pareja en las vacaciones


Contemplar un cielo en la playa o las sierras: la oportunidad de reencontrarnos con el otro.

Las va­ca­cio­nes pue­den ser vi­vi­das co­mo un tiem­po pa­ra el reen­cuen­tro tan­to con los rit­mos pro­pios –ol­vi­da­dos por afa­nes y apu­ros– co­mo con la pa­re­ja, quien, de­ma­sia­das ve­ces se ha con­ver­ti­do en al­go así co­mo un so­cio fra­ter­nal en un em­pren­di­mien­to fa­mi­liar, más que en un com­pa­ñe­ro o una com­pa­ñe­ra de una ru­ta que tie­ne va­rios ca­rri­les, no to­dos ellos só­lo li­ga­dos al pa­go de cuen­tas, lla­mar o no al plo­me­ro, o ver quién lle­va al ni­ño al den­tis­ta.

La vi­da dia­ria en nues­tra cul­tu­ra ge­ne­ra de­ri­va­dos emo­cio­na­les que sue­len ba­rrer­se ba­jo la al­fom­bra a la es­pe­ra de una me­jor oca­sión pa­ra sa­lir a la luz. Es co­mún que bron­cas, cuen­tas pen­dien­tes y de­sen­cuen­tros de la pa­re­ja se su­men a lo lar­go de una se­ma­na in­ten­sa, y, lle­ga­do el fin de se­ma­na, lo ha­bi­tual es que no apa­rez­ca co­mo opor­tu­no abrir el jue­go en diá­lo­go fran­co pa­ra “de­pu­rar” el sis­te­ma, so­bre to­do, si hay que lle­var a los chi­cos al par­ti­do, o los ami­gos han in­vi­ta­do a un asa­do a la con­sa­bi­da quin­ta. No alcanzan el sá­ba­do o el do­min­go pa­ra “cum­plir” con tan­to “des­can­so” pro­gra­ma­do y, me­nos, pa­ra un en­cuen­tro que re­ver­dez­ca la ra­zón bá­si­ca que da sen­ti­do a tan­ta ta­rea.

Pe­ro no só­lo bron­cas y de­sen­cuen­tros son “re­pri­mi­dos” en es­te sis­te­ma de fun­cio­na­mien­to mo­der­no de la fa­mi­lia, si­no tam­bién los me­jo­res afec­tos. Ba­jo la al­fom­bra que­dan a ve­ces los sen­ti­mien­tos de cer­ca­nía que só­lo en la in­ti­mi­dad apa­re­cen y que son pa­tri­mo­nio ex­clu­si­vo de la pa­re­ja, sin hi­jos ni aje­nos de por me­dio.

To­da pa­re­ja tie­ne ri­tua­les, có­di­gos, cli­mas, rit­mos y has­ta pa­la­bras que for­man par­te de su in­ti­mi­dad. Reen­con­trar esos có­di­gos es una ma­ne­ra de reen­con­trar lo más hu­ma­no del vín­cu­lo, aque­llo que al­gu­na vez hi­zo sen­tir una vi­ta­li­dad sin­gu­lar en la unión, al pun­to que, lue­go, to­do se trans­for­mó en la fa­mi­lia con la for­ma que hoy tie­ne.

La idea es que las va­ca­cio­nes ayu­den al reen­cuen­tro de esa di­men­sión, sa­lir del con­cep­to “fun­cio­na­lis­ta” de la pa­re­ja (con­cep­to que, pa­ra­do­ja me­dian­te, es tan po­co fun­cio­nal) y usar la pla­ya, la sie­rra o los cie­los es­tre­lla­dos pa­ra sin­to­ni­zar cli­mas que, no por po­co ejer­ci­dos du­ran­te el año, de­jan de ser esen­cia­les si de vi­vir con ple­ni­tud se tra­ta.

Lo ra­ro de la cues­tión es que a ve­ces las pa­re­jas ne­ce­si­tan “sen­tir­se otros” pa­ra reen­con­trar­se ca­da uno con­si­go y con el otro. Me re­fie­ro a eso que ocu­rre en los mo­men­tos fue­ra de lo or­di­na­rio, cuan­do el cli­ma es di­fe­ren­te de lo que dic­ta la cos­tum­bre, y lo que era an­tes una fi­gu­ri­ta co­no­ci­da ad­quie­re, nue­va­men­te y he­chi­zo me­dian­te, cier­ta au­ra que crea un nue­vo mi­rar so­bre las co­sas de siem­pre. Bron­cea­dos sa­lu­da­ble­men­te por el sol, con ca­ra de con­ten­tos (ex­pre­sión no muy ha­bi­tual en la vi­da ur­ba­na du­ran­te el año), un buen tin­to o una mú­si­ca di­fe­ren­te… un ra­to al me­nos. No es mu­cho pa­ra re­cor­dar que eso exis­te y es par­te de lo com­par­ti­do, ade­más de to­do lo ha­bi­tual.

Una voz en mi in­te­rior me di­ce que es in­ge­nuo es­te plan­teo que ha­go. Sa­bien­do de las com­ple­ji­da­des de las re­la­cio­nes de pa­re­ja, es ob­vio que no se arre­gla to­do con sa­li­das a co­mer o ca­mi­na­tas a la luz de la lu­na mien­tras los chi­cos es­tán pa­sán­do­lo bien al cui­da­do de otros o de sí mis­mos (de acuer­do con su edad, es cla­ro). “No se arre­gla to­do”, le di­go a esa voz ago­re­ra, “pe­ro se vi­ta­li­za al­go, se ha­ce po­si­ble un con­tac­to con una di­men­sión que se­re­na nues­tras on­das ce­re­bra­les so­bre­gi­ra­das y nos sin­to­ni­za con al­go de paz”. Y la sen­sa­ción de paz, so­bre to­do la paz com­par­ti­da, les ha­ce bien, mu­cho bien, a las pa­re­jas, por añe­jas y en­du­re­ci­das que es­tén. A la vez, va­le de­cir que en con­ver­sa­cio­nes que no abun­den só­lo en lu­ga­res co­mu­nes pue­den apa­re­cer te­mas es­pi­no­sos, di­le­mas, con­fe­sio­nes, al­gún que otro exor­cis­mo emo­cio­nal. Atra­ve­sar esos es­co­llos, po­ner las co­sas so­bre la me­sa con tiem­po, sin mie­do a que los chi­cos es­cu­chen y sin apu­ros ho­ra­rios, pue­de abrir ba­rre­ras va­rias y ge­ne­rar gra­tas re­con­ci­lia­cio­nes, más allá de los ries­gos que siem­pre traen aparejados las aper­tu­ras y la co­lo­ca­ción de las car­tas so­bre la me­sa.

ETIQUETAS encuentro pareja vacaciones Vínculos

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Whoops, you're not connected to Mailchimp. You need to enter a valid Mailchimp API key.

Comentarios ()