Sophia - Despliega el Alma

Sociedad

23 enero, 2019

La necesidad de recuperar la esperanza

La beba nacida en Jujuy, fruto de una violación, reveló una trama compleja que una lectora de Sophia busca desentrañar. En medio de la oscuridad, algo queda claro: su corta vida no fue en vano. ¿Qué vino a decirnos Esperanza? Un texto de Isabel Peña.



Por Isabel Peña

Anoche murió Esperanza. Llegó al hospital con 23 semanas de embarazo en el vientre de una niña jujeña, violada por un hombre de 60 años.

Su vida fue debatida, torturada y muerta. Dejando a una familia que esperaba adoptarla con los brazos vacíos, y a la sociedad en ascuas por ver tanta iniquidad e hipocresía juntas.

Personas que desconociendo el diagnóstico de los profesionales de la salud, obedecieron a las presiones de un sector de la sociedad que consideraba políticamente correcto matarla de forma intrauterina, en vez de esperar un tiempo para hacer una cesárea a su madre, corriendo de esa forma ambas criaturas menos riesgos.

Esas mismas personas que hoy tienen el cinismo de no reconocer, no solamente su responsabilidad por insistir en que había que abortar (matar) a Esperanza, ni generar posiblemente síndrome post aborto a su madre. Tanto insistieron, que se hizo una cesárea demasiado prematura, por lo cual nació a la tortura de vivir con taquicardias, intubada, sin poder recibir calor humano, envuelta en plástico y agredida con toda clase de tratamientos para sobrevivir en Neonatología.

Imaginen la pena de esa pequeña madre de 12 años, si nosotros nos sentimos tan mal.

Sueños truncos: el día que nació la beba jujeña. Días más tarde, el triste desenlace.


Garantismo machista

Ahora pudo verse lo que hace un protocolo que viola el artículo de la Constitucion de Jujuy, la CN, pactos internacionales sobre DDHH del Niño y al mismo protocolo que se busca imponer (que se observaría hasta la semana 22 de gestación, lo cual también es horroroso)…

Protocolo que además de ser inconstitucional e ilegal de por sí, promueve especialmente garantismo en casos de aborto para los violadores.

No exige ni siquiera una denuncia para el violador, del cual no se ocupa.

Mata al ser humano que porta su adn, por lo tanto elimina las pruebas de otro delito, la violación. Devuelve a menores a esos mismos infiernos en los que padecen diversa clase de abusos, generalmente a nivel intrafamiliar. Encubre al violador, en vez de acompañar y salvaguardar a sus víctimas.

Garantismo y negación del otro ser humano. ¿No supera al machismo en su máximo esplendor?

¿Por qué no estamos todos unidos reclamando políticas publicas de acompañamiento a las víctimas y a las madres e hijos de embarazos inesperados en general? ¿Por qué no se acelera el sistema de adopción? ¿No es lo que todos queremos? ¿Justicia y prevención?

¿Por qué insisten en que matar seres humanos que tienen su adn y cadena cromosómica completa, su propio grupo sanguíneo y sexo desde la concepción, como si no existieran? ¿Por qué la mayoría de los medios no hablan del negocio internacional que es el aborto?

Leé también La oscuridad de Occidente

ETIQUETAS aborto abuso sexual esperanza vida violencia de género

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Whoops, you're not connected to Mailchimp. You need to enter a valid Mailchimp API key.

Comentarios ()