Sophia - Despliega el Alma

Salud

7 abril, 2011

¿Soy celíaco?

Compartimos hoy esta nota de nuestro archivo. La celiaquía es una enfermedad de la que escuchamos a diario. Sin embargo, dar con el diagnóstico constituye un largo camino. ¿Qué es la celiaquía? Por Victoria Álvarez Benuzzi.   


María tuvo problemas con la comida durante mucho tiempo. sentía que le hacían daño ciertos alimentos. Iba de médico en médico, pero no daba con el diagnóstico adecuado. Tenía anemia, aftas, cansancio. Finalmente, después de casi diez años, una biopsia de intestino delgado fue definitoria: celiaquía. La vivencia de María es común en muchas personas que padecen ciertos síntomas pero a quienes no se les detecta la celiaquía hasta después de descartar otras enfermedades. Por eso es que muchos, recién cerca de los 40 años, reciben el diagnóstico indicado. Por todos estos motivos es que se conoce a la celiaquía como “la enfermedad del iceberg”, porque sólo se ve a una mínima porción de las personas enfermas. El resto está como bajo el agua, hasta que los síntomas, por el momento latentes, salen a la superficie. La celiaquía afecta al 1% de la población mundial. En la actualidad es frecuente que conozcamos, aunque sea de manera indirecta, a un celíaco. Esto antes no se daba, porque nadie hablaba del asunto, excepto en las familias afectadas. En cambio, hoy vemos que los supermercados exhiben en sus góndolas productos especialmente elaborados para este grupo. O que la cartelera de la heladería indica con el logo internacional de “Libre de TACC” (libre de trigo, avena, cebada y centeno) qué sabores son aptos para que los consuman estas personas. La celiaquía es hoy moneda corriente: una enfermedad que desconocíamos hasta hace unos años se ha vuelto frecuente. ¿Por qué? ¿Hay más celíacos que antes? ¿Es una enfermedad “nueva”?

¿Qué es la celiaquía?

Fideos. Pan. Galletas. Enlatados. Fiambres. Lo que en la mesa de muchos es una presencia cotidiana, en la de otros es una señal de alarma que les recuerda que no deben. Que no pueden. Que no están en condiciones físicas de asimilar el gluten que contienen todos esos alimentos. Los celíacos nacieron con esa predisposición genética y tienen que hacer dieta libre de trigo, avena, cebada y centeno durante toda la vida. “Lo que sucede hoy es que se tiene mayor conocimiento y conciencia de la enfermedad. No es que haya más enfermos, porque no es contagiosa, sino que debe existir una predisposición genética  y estar expuesto a estímulos dietéticos y ambientales para desarrollarla”, explica el gastroenterólogo Eduardo Coghlan, médico del Hospital Austral y del Hospital Británico. Es decir que no es que hoy haya más celíacos que antes, sino que la enfermedad tomó estado público por los avances tanto de la ciencia como de los enfermos que han bogado por que haya alimentos para ellos.

Los enfermos celíacos presentan intolerancia permanente al gluten contenido en algunos alimentos, tengan o no harina.  En caso de ingerirlos, su organismo no puede absorber esos nutrientes, hecho que ocasiona lesiones en el intestino delgado. En la Argentina, de un estudio que se hizo en la población adulta surgió que 1 de cada 147 nacidos sufre la enfermedad. Y que tiene prevalencia en las mujeres: por cada celíaco hombre hay tres del sexo opuesto. Esto se debe, en parte, a que la alimentación en nuestro país es rica en gluten, ya que muchos de los alimentos están hechos en base a harina de trigo.

Sonia Niveloni, gastroenteróloga especialista en intestino delgado y enfermedad celíaca del Hospital Dr. Carlos Bonorino Udaondo, destacó que la enfermedad no tiene las mismas manifestaciones clínicas en todos los casos. “En la mayoría de los celíacos, la enfermedad  se presenta con características sintomáticas, que pueden incluir cuadros de diarrea, pérdida de peso, caída de cabello o uñas quebradizas. Pero algunos pacientes tienen formas subclínicas, con leves manifestaciones externas como las anteriormente expresadas, pero con anemia crónica, o enfermedades asociadas, como hipotiroidismo, osteoporosis (disminución de la masa ósea), infertilidad o abortos espontáneos”, en el caso de las mujeres. Según Coghlan, además, como los síntomas pueden ser “infinitos”, es usual que se indique un análisis de sangre para descartar la enfermedad, en especial si hay antecedentes familiares.

Herencia

Existe otro grupo de pacientes de “alto riesgo de enfermedad”  que son quienes en apariencia no son celíacos pero tienen predisposición genética al tener familiares portadores. En estos casos, en cualquier momento puede llegar a “despertarse” la celiaquía, por lo que se recomienda estar atentos. Lo primero es hacerse una serología, que se realiza con una muestra de sangre. Si da positivo, se busca confirmar la presencia de la enfermedad a través de una biopsia de intestino delgado. En promedio, sólo el 15% de las personas que nacieron con predisposición genética contraen la enfermedad. En este sentido, hay que tener en cuenta que sólo se debe someter al paciente a dieta libre de gluten en los casos en los que la enfermedad es un hecho. Es decir, cuando se haya comprobado a través de los estudios que el consumo de gluten genera lesión en el intestino.

¿Se cura la celiaquía?

La celiaquía no tiene cura. Al menos hasta que la ciencia demuestre lo contrario con algún avance terapéutico, los celíacos deben hacer dieta libre de gluten toda la vida. En este sentido, los médicos aclaran que cumpliendo rigurosamente con la dieta se puede lograr una real recuperación del intestino. Pero, como señala la doctora Niveloni: “Si se consumen alimentos prohibidos, la lesión vuelve a aparecer”. Y no es un tema trivial. La experta afirmó que los celíacos que no se cuidan con la alimentación pueden presentar cuadros que van desde desnutrición hasta tumores.

Por ese motivo, se recomienda a las personas que están en contacto con ellos que sean conscientes de lo grave que puede ser no respetar la dieta. No hay que insistirles diciendo “probá un poquito, que no te va a hacer nada” , porque ese permiso les puede hacer mucho daño.

Los especialistas destacan que a aquellos adultos a quienes la enfermedad los sorprende de grandes les cuesta más que a los niños cuidarse en la nutrición. A una persona que comió toda la vida sin necesidad de estar leyendo etiquetas le cuesta acostumbrarse a su nuevo estilo de vida. En cambio, los chicos que crecen sabiendo que no comen pan, pastas y que en el kiosco deben seleccionar productos con el logo lo toman con mucha naturalidad y no lo sufren. Otro aspecto que complica los cuidados es la situación económica, ya que los alimentos aptos para celíacos son más caros que los similares que no lo son. Si bien una persona enferma de celiaquía puede comer todas las carnes, todas las verduras y frutas frescas, hacer una dieta basada en esos productos hoy resulta costosa para muchos bolsillos.

En este sentido, existen planes provinciales y nacionales de asistencia, a través de cajas de alimentos para celíacos, que son destinados a personas enfermas y de bajos recursos. Pero según detallan los expertos en la enfermedad, esas cajas son insuficientes y no poseen toda la variedad necesaria para ser base de alimentación.  

Qué es

•La celiaquía es una disfunción crónica por la cual el intestino delgado es incapaz de tolerar y procesar ciertas proteínas que están en el gluten de cuatro cereales: trigo, avena, cebada y centeno.

•Afecta a 1 de cada 150 personas.

•Por tratarse de un trastorno de base genética, es probable que más de un miembro de la familia sea celíaco.

 

Síntomas

más comunes:

•Diarrea

•Distensión abdominal

•Pérdida de peso

•Anemia

•Cansancio

•Calambres

•Aftas

 

Alimentos especiales

En los últimos años se dieron algunos cambios que incidieron en una mejora de la calidad de vida de los celíacos argentinos. El principal es la instauración del sello internacional “Libre de TACC” en los alimentos aptos para su consumo, así como un listado que indica qué productos y de qué marcas se pueden consumir sin problemas. Este listado se actualiza anualmente.

 

Para más información

•ACELA: Asistencia al Celíaco de la Argentina, Cabrera 4646, Capital. Tel.: 4522-0214.

•Asociación Celíaca Argentina (ACA): Calle 24 Nº 1907, entre 71 y 72, La Plata. Tel.: (0221) 4516126.

•Hospital Dr. Carlos Bonorino Udaondo: Av. Caseros 2061, Capital. Tel.: 4306-4641.

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.

Comentarios ()

Más de Salud

«Mi experiencia con el cáncer me dejó...

A los 56 años, la escritora austríaca, estudiosa de lo sagrado femenino y traductora de autores como Henry David Thoreau, atravesó un tratamiento de cinco meses de quimioterapia extenuante. El tránsito hacia la recuperación resultó una experiencia extrema pero transformadora, que plasmó en un libro en alemán cuyo título es, traducido al español, “Nunca me ha gustado tanto vivir”. Aquí, condensa ese trayecto y asegura: «Cada nuevo día es un regalo y un nuevo comienzo».

¿Por qué el miedo puede enfermarnos?

Se trata de una forma de estrés y hace que el cuerpo pierda sus defensas naturales, o bien sobrereaccione originando una cadena de respuestas químicas que aumentan el cortisol y perjudican la salud. Una invitación a dejar de lado el temor para bienvivir.

¿Y si hacemos un ratito de silencio?

En las ciudades, el ruido atenta contra nuestra salud. El que llevamos dentro, como las preocupaciones y las exigencias, debilita la capacidad de escuchar nuestro interior. Bajar la intensidad de todo ese murmullo, en cambio, nos conduce a las cosas esenciales de la vida.