Sophia - Despliega el Alma

IMAGENES | Por Fotógrafos del mundo

Unas palabras para el invierno

18 junio, 2021

Mientras nos preparamos para recibirlo, un recorrido por sus paisajes helados en una selección de fotografías, frases y poemas que son pura inspiración.

Foto: Pexels.

Me pregunto si la nieve ama los árboles y los campos, que los besa con tanta dulzura. Y luego los cubre cómodamente, ya sabes, con una colcha blanca; y tal vez diga «Vayan a dormir, queridos, hasta que vuelva el verano».

Lewis Carroll

Foto: Pexels.

En invierno
todo el canto está
en las copas de los árboles
donde el pájaro-viento
con sus ojos blancos
presiona y empuja
entre las ramas.
Como cualquiera de nosotros
quiere dormir,
pero está inquieto
tiene una idea,
que de a poco se desarrolla
por debajo de sus alas batientes
mientras esté despierto
Pero su música grande y redonda, después de todo
es demasiado jadeante para durar.
Así que se terminó.
En la punta del pino
arma su nido,
hizo todo lo que pudo.
No sé el nombre del pájaro,
sólo imagino su pico brillante
mientras las nubes—
que ha convocado
desde el norte—
que ha impartido
a ser leves y silenciosas—
se espesan, y comienzan a caer
con el mundo por debajo
como estrellas, o plumas
de un pájaro inimaginable
que nos ama,
y ahora está despierto, en silencio—
que se ha convertido
en nieve.

Mary Oliver

Foto: Pexels.

¡Y yo te amo, invierno! Yo te imagino viejo, yo te imagino sabio, con un divino cuerpo de mármol palpitante que arrastra como un manto regio el peso del Tiempo… Invierno, yo te amo y soy la primavera… Yo sonroso, tú nievas: tú porque todo sabes, yo porque todo sueño…

Delmira Agustini

Foto: Pexels.

Escuche los trineos con las campanas
¡Campanas de plata!
¡Qué mundo de alegría pronostica su melodía!
¡Cómo tintinean, tintinean, tintinean
en el aire helado de la noche!
Mientras las estrellas que salpican
todos los cielos, parecen brillar
con un deleite cristalino;
Manteniendo el tiempo, el tiempo, el tiempo,
En una especie de rima rúnica,
Al tintineo que tan musicalmente brota
De las campanas, campanas, campanas, campanas,
Campanas, campanas, campanas
Del tintineo y el tintineo de las campanas.

Edgar Allen Poe

Foto: Pexels.

Mientras baja la nieve
Ha bajado la nieve, divina criatura,
el valle a conocer.
Ha bajado la nieve, mejor que las estrellas.
¡Mirémosla caer!

Viene calla—callando, cae y cae a las puertas
y llama sin llamar.
Así llega la Virgen, y así llegan los sueños.
¡Mirémosla llegar!

Ella deshace el nido grande que está en los cielos
y ella lo hace volar.
Plumas caen al valle, plumas a la llanada,
plumas al olivar.

Tal vez rompió, cayendo y cayendo, el mensaje
de Dios Nuestro Señor.
Tal vez era su manto, tal vez era su imagen,
tal vez no más su amor.

Gabriela Mistral

Foto: Pexels.

Decimos que la próxima vez nos iremos,
pero luego pasa el invierno, como un secreto
Tenemos que seguir, pero nunca entender,
mientras la luz del día se convierte en cine una vez más:
Una oscuridad lustrosa profunda en el frío de la edad de hielo,
y la impresión necesita ser restaurada
Empezando a consumirse
con nevadas donde ya no cae nieve.
¿O podría ser una nube de gorriones, bailando
en el seto desnudo que este vendaval de luz
¿Está buscando desarraigar? Que sean gorriones, pues,
aún bailando en el seto resplandeciente,
Su tierno furor y su caída,
Porque nieva, porque arde.

Shaun O’Brien

Foto: Pexels.

Tímidamente cubiertos de grises, negros, marrones,
para mantenernos fuera de la vista del frío,
no esperábamos esto esta mañana: sol
y sombras, como una tarde de verano, como
bromas de verano. Y no del todo debajo del refugio en
la plataforma hacia el norte, un anciano, el sol
detrás de él, solo su corona en llamas; y dirigiéndose
hacia el sur, una mujer acercándose cada vez más
al borde de la plataforma, la luz una lágrima a
través de su estómago, caja torácica, hombros, cada
vez más cerca de esa cosa más querida, la integridad,
toda su oscuridad luz al mismo tiempo.

Richard Meier

Foto: Pexels.

Pero ahora ya la nieve sustenta mi memoria. Y el silencio se espesa tras los bosques doloridos y profundos del invierno. Por eso puedo navegar sin velas. Por eso puedo remar sin remos. Por eso puedo despedirme de mi amor sin llorar.

Julio Llamazares

Foto: Pexels.

Llega el invierno. Espléndido dictado
me dan las lentas hojas
vestidas de silencio y amarillo.

Soy un libro de nieve,
una espaciosa mano, una pradera,
un círculo que espera,
pertenezco a la tierra y a su invierno.

Creció el rumor del mundo en el follaje,
ardió después el trigo constelado
por flores rojas como quemaduras,
luego llegó el otoño a establecer
la escritura del vino:
todo pasó, fue cielo pasajero
la copa del estío,
y se apagó la nube navegante.

Yo esperé en el balcón tan enlutado,
como ayer con las yedras de mi infancia,
que la tierra extendiera
sus alas en mi amor deshabitado.

Yo supe que la rosa caería
y el hueso del durazno transitorio
volvería a dormir y a germinar:
y me embriagué con la copa del aire
hasta que todo el mar se hizo nocturno
y el arrebol se convirtió en ceniza.

La tierra vive ahora
tranquilizando su interrogatorio,
extendida la piel de su silencio.

Yo vuelvo a ser ahora
el taciturno que llegó de lejos
envuelto en lluvia fría y en campanas:
debo a la muerte pura de la tierra
la voluntad de mis germinaciones.

Pablo Neruda

Foto: Pexels.

La primavera pasa y uno recuerda la propia inocencia.
Pasa el verano y uno recuerda la exuberancia.
El otoño pasa y uno recuerda su reverencia.
Pasa el invierno y uno recuerda la perseverancia.

Yoko Ono

Foto: Pexels.

Es mediodía. Un parque.
Invierno. Blancas sendas;
simétricos montículos
y ramas esqueléticas.
Bajo el invernadero,
naranjos en maceta,
y en su tonel, pintado
de verde, la palmera.
Un viejecillo dice,
para su capa vieja:
«¡El sol, esta hermosura
de sol!…». Los niños juegan.
El agua de la fuente
resbala, corre y sueña
lamiendo, casi muda,
la verdinosa piedra.

Antonio Machado

¿Vos también tenés tus frases y textos favorito sobre el invierno? ¡Nos encantaría conocerlos!

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.

MÁS IMÁGENES

Arte callejero: muros que alegran los días

Por Alegría del Prado

Un dúo formado por dos artistas (ella española, él mexicano) nació con la idea de alegrar el paisaje urbano y se convirtió en mucho más que un mero hecho artístico.

La belleza de las pequeñas cosas

Por Josefina Schargorodsky

Su trabajo está atravesado por la nostalgia del pasado y la belleza de lo cotidiano. Trazos de una mujer sensible.

Postales de una nueva paternidad

Por Fotógrafos del mundo

Toda la fuerza y el valor del vínculo entre padres e hijos, en una nota fotográfica para celebrar una fecha muy especial. ¡Feliz día!