Sophia - Despliega el Alma

IMAGENES | Por Margaret Watts Hughes

El sutil encanto de las flores de voz

11 junio, 2021

El descubrimiento casual de una mujer curiosa logró que los sonidos se convirtieran en imágenes de ensueño.

Música que se siente, pero que también se ve. Así podríamos presentar las exquisitas figuras que la cantante profesional, compositora, científica y filántropa galesa Margaret Watts Hughes (1842-1907) supo ofrecer al mundo a través de las imágenes que acompañan esta nota. Su afición por encontrar la manera de visualizar los sonidos dio origen a una original investigación que luego plasmó en el libro Figuras de voz: formas geométricas y naturales producidas por vibraciones de la voz humana, publicado en 1904. Así, se convirtió en una pionera de esta novedosa técnica para la cual utilizó un dispositivo inventado por ella misma llamado eidófono.

Su increíble descubrimiento fue prácticamente accidental: una tarde de 1885, mientras practicaba sus ejercicios de canto, observó que las ondas sonoras eran capaces de generar gráficos al entrar en contacto con cierto tipo de materias o sustancias, como por ejemplo el polvo o la arena. Bautizó el fenómeno con sutileza: «Flores de voz», escribió en su diario, donde plasmó las anotaciones que definían estos patrones originados por el fenómeno natural de la resonancia de las ondas estacionarias que, hasta entonces, ella jamás había estudiado, pero que le atravesaban el cuerpo al cantar.

Fascinada por el hallazgo, alma lúcida e inquieta, quiso ir más allá. Y utilizando una fina lámina de goma tensada sobre un receptor en forma de trompeta, creó un adminículo capaz de hacer visible esa vibración. «Los primeros experimentos de Watts Hughes fueron realizados con arena, polvo de licopodio o las dos substancias mezcladas. Después probó a mojar el disco con una capa fina de algún líquido, como agua o leche. Entonces comprobó que al cantar notas del tono apropiado a través del tubo, no demasiado violentamente, aparecían formas en la superficie del líquido, variando con cada cambio de tono«, describe el archivo de histórico de Mediateletipos.

El logro fue tan revolucionario que la Royal Society de Londres la convocó para que diera a conocer la experiencia. De ese modo, Margaret se convirtió en la primera mujer en tener el privilegio de presentar un invento científico en la importante institución, más aún cuando nada tenía que ver con mundo de la ciencia. «Soy soprano y profesora de canto«, se presentó en aquella oportunidad, ante la mirada atónita de los presentes, en su mayoría varones.

A pesar de que fueron sus flores de voz las que se hicieron famosas inicialmente, no todos los motivos que logró retratar eran florales: también había formas que asemejaban círculos, espirales, animales, árboles, paisajes. A todos, la investigadora los comparaba con algún elemento de la naturaleza, su constante fuente de inspiración. Para lograr esos dibujos lo que hacía era mover la membrana del disco en diversas direcciones, al tiempo que soltaba la voz. Y, como por arte de magia, se dibujaban en la superficie geometrías asombrosas.

Retrato de una pionera

El genial aporte de Margaret a la hora de poner en imágenes los movimientos vibracionales de la voz humana trascendió su tiempo y se convirtió en un invento que nos llega hasta hoy. Es que, a través del funcionamiento de su eidófono, logró captar visualmente el sonido y abrir las puertas para nuevas investigaciones, esta vez sí provenientes del campo de la ciencia. Según explicó años más tarde, todo fue producto de su minuciosa observación de ese mundo que la rodeaba, donde se sentía a gusto descubriendo siempre algún nuevo tesoro. A través de los años y para perfeccionar su técnica, la galesa experimentó con todo tipo de materiales para darle nuevos alcances a este curioso instrumento: primero fueron sustancias pulverulentas, luego otras líquidas y gelatinosas, hasta que eligió el material de su preferencia: las esporas de licopodio.

Nació el 12 de febrero de 1842 con el nombre de Megan Watts en Dowlais, Glamorganshire, Gales. Saltó a la fama muy joven, actuando como soprano en distintos conciertos. Por su talento, un comité local reunió fondos para pagar su formación musical. En 1864 se inscribió en la Royal Academy of Music de Londres, donde estudió canto. En 1871 se casó con un funcionario bancario londinense llamado Lloyd Hughes y luego de celebrar su matrimonio fundó un hogar para niños necesitados. Escribió varios himnos y experimentó de distintas maneras con la música y con la voz, publicando sus descubrimientos con el nombre de Margaret Watts Hughes. Es reconocida como la primera persona en visualizar un sonido resonante usando un dispositivo artesanal al que llamó “eidophone”. El día de su muerte, el 29 de octubre de 1907, la despidieron decenas de chicos y adultos criados al abrigo del hogar que creó para brindarles techo, comida y educación.

Arriba se pueden apreciar las ilustraciones de sus figuras y los diseños con los que Margaret graficó su investigación sobre la construcción y los alcances del eidófono. ¿Querés ver cómo funciona este instrumento que causó sensación en su tiempo haciendo visible el sonido? ¡Mirá el video!

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.

MÁS IMÁGENES

Texturas del planeta Tierra

Por NASA

Imágenes impactantes del vasto lugar que habitamos, casa grande que compartimos con los demás seres de la naturaleza.

Dibujos para acercar a los nietos

Por Abuelo Chan Jae

Dos abuelos coreanos crearon un espacio para franquear la distancia que los separa de sus nietos y llegar con sus ilustraciones y textos a esos niños que tanto extrañan.

Postales de una nueva paternidad

Por Fotógrafos del mundo

Toda la fuerza y el valor del vínculo entre padres e hijos, en una nota fotográfica para celebrar una fecha muy especial. ¡Feliz día!