Sophia - Despliega el Alma

Con patas o con cola, con trompa o sin ella, con plumas o pelos: te mostramos el mundo realista y a la vez fantástico de las criaturas ilustradas de Nadia Batalla.

Durante las clases de la carrera de Abogacía, Nadia Batalla casi no tomaba apuntes: dibujaba. Tanto, que un día un profesor le preguntó por qué no se dedicaba a la ilustración. Cuatro años después de iniciar la carrera de Derecho, la misma que habían seguido sus padres, decidió dejarla y escuchar el consejo de su docente y el canto de la vocación. Que abandonara ese camino profesional no fue una sorpresa para nadie: “Para todos era esperable que me dedicara a la ilustración. De hecho, creo que la única que no se había dado cuenta era yo”, le cuenta hoy a Sophia esta artista de 32 años, que nació en la provincia de San Juan, vivió en Corrientes y hoy está afincada en Buenos Aires, donde se acaba de lanzar su primer libro, destinado al público infantil, Los animales por dentro. Como siempre supiste que son y nadie se animó a mostrártelos, publicado por La Marca Editora.  

En él, 20 ilustraciones muestran a una docena de criaturas por fuera, como las conocemos, a puro realismo y con riguroso detalle en miradas, patas, hocicos, lomos u orejas mientras que, por dentro, un universo fantástico se despliega caprichoso y arbitrario y divertido, con una característica común a todo: a esos cuerpos los habitan, además de objetos completamente ajenos a la anatomía de un animal, un niño o una niña. “Busqué que hubiera diversidad: hay niños altos, bajos,con distintas tez, en silla de ruedas, colorados, con brackets, sin brackets. Intenté que fuera inclusivo desde ese lado”, cuenta la autora.

De chica Nadia no supo lo que era convivir mascotas porque tenía una alergia que, con los años, se curó y no fue hasta que uno de sus hermanos, cuatro años menor, comenzó a llevar a casa loros, peces, perros, patitos. Esa fue, según narra, una de sus primeras aproximaciones al mundo animal, un mundo que la fascina y la atrae desde entonces y al que dedica su arte casi por completo. Antes de la publicación de Los animales por dentro, ya había participado de Perro que ladra no muerde, una antología de cuentos perrunos editada por Planeta Lector.

Las visitas al campo correntino, de donde es originaria su familia materna, también fueron una forma más de acercamiento y vacas u ovejas ya capturaban su mirada. Pero la fascinación superó la niñez y las barreras de la cercanía física, y hoy también la atraen de igual modo jirafas, elefantes o ballenas. “Su mundo siempre me pareció algo muy curioso”, dice. Esas vidas ajenas, esos lenguajes incomprensibles al entendimiento humano, con sus miradas profundas, le generan intriga. “Hace tres año vico con un gato y me encanta ver cómo reacciona, cómo se mueve, cómo es su anatomía. Con cada animal es diferente: el elefante o la jirafa me parecen animales muy pensantes; me atrae su sabiduría. Gatos, conejos, perros me atraen desde la parte infantil, esa cosa juguetona que tienen y el cariño que transmiten. Cada uno es completamente diferente”, cuenta.

Admiradora de ilustradores como la francesa Rebecca Dautremer, la española Paula Bonet, el australiano Shaun Tan o el taiwanés Jimmy Liao, Nadia apuesta, con las dificultades que reconoce presenta ser freelance de este rubro en nuestro continente, a trabajar de manera independiente. Lo hace sobre papel o en computadora; para ella, para editoriales o para clientes con encargos personalizados. Si es sobre papel, sus herramientas de trabajo son solo lápiz o tinta con estilógrafo. Las técnicas, puntillismo y trama, por eso, muchas horas de muchos de sus días la encuentran, por ejemplo, completando el pelaje de un animal “pelito por pelito”, como dice.

Y si bien alterna sus herramientas de trabajo entre lápiz y Photoshop, lo que más le gusta es el contacto con el papel. “Estar frente a la hoja me parece lo más lindo que hay. Es una experiencia completamente distinta”.

Los animales por dentro se gestó en un canguro. Cuando Nadia terminó de dibujar esa criatura por fuera, para despejar la cabeza luego de tantas horas abocada a la tarea, salió a hacer compras. En el camino de vuelta a casa, y con las bolsas en la mano, una pregunta surgió de la nada: “¿Cómo sería ese canguro por dentro y cómo sería si yo estuviera ahí a mis diez años, una edad de la que tengo lindos recuerdos”, relata.

Y así, por esas acrobacias de las que es capaz la creatividad humana, Nadia empezó a imaginar una anatomía para su marsupial. “Volví a mi casa, agarré un papel de calcar y en base a la silueta del canguro anterior, empecé a dibujar cómo me imaginaba su cuerpo por dentro”. Resultó que al interior imaginó una niña y objetos del mundo cotidiano: “Toda una anatomía fantástica con elementos que se correlacionan con las partes reales del animal. Por ejemplo, la columna vertebral es una cinta métrica y las patas son resortes”, describe Nadia al personaje que dio origen al resto.

“Después de terminar de dibujar el canguro, supe que quería hacer más de esos animales. En ese momento yo era empleada adiministrativa y justo se abrieron unas jornadas para autores antes de la Feria del Libro. Entonces armé un pequeño portfolio -para entonces ya tenía seis animales y sumé otros trabajos- y quedé en tener entrevistas con algunas editoriales”. Una de ellas, La Marca Editora, enseguida vio el potencial de sus dibujos y a la semana le propuso llevarlos a un libro. “No me esperaba conseguir una publicación tan rápido. Otros ilustradores me decían ‘no te ilusiones, es la primera vez que vas’, así que salir con una propuesta para libro, fue una sorpresa, no lo podía creer”.

De aquella reunión pasaron tres años y su primera obra como autora única ya vio la luz. Mientras tanto, cuenta sin adelantar un proyecto en concreto, su mirada sigue con atención la vida diaria de su gato Boris, y esos instantes, como los de otros gatos, perros, camaleones o canguros, laten y crecen lentamente, trazo a trazo y en cientos de bocetos, con corazón de grafito y alma de papel.

Podés ver otros trabajos de Nadia en sus redes. La encontrás como @nadiailustraciones.

Nadia Batalla, madre de la criaturas ilustradas, tiene 32 años y nació en San Juan.

Conocé más del emprendimiento de ilustración independiente de Nadia Batalla en www.nadiailustraciones.com 

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.

MÁS IMÁGENES

Naturaleza íntima

Por Nicole Arcuschin

Rincones y criaturas salvajes de la provincia canadiense de Alberta y de Torres del Paine, en la Patagonia chilena, componen imágenes en diálogo con entornos indómitos.

Los beneficios de tener una vida de perros

Por El método Dogfulness

Te compartimos fragmentos del libro de Paolo Valentino que invita a redescubrir la alegría de vivir con la mirada de un perro.

Mujeres: distintos retratos, un mismo espíritu

Por NATIONAL GEOGRAPHIC

La muestra Women. Poder Femenino en foco, reúne las mejores fotografías tomadas a mujeres a lo largo de la historia de la revista National Geographic.