Sophia - Despliega el Alma

Mitología

22 abril, 2017

Gaia, la Madre Tierra

La mitología es algo vivo, un modo de aproximación a las inquietudes más profundas de la humanidad. Es un proceso siempre abierto y actual; un acontecimiento sagrado en continua reelaboración. Por Laura Ponce*


151_4_1

Gaia surgió del Caos primigenio, cuando nada había, y fue la primera cohesión de la materia. Pero se sentía sola y engendró a Urano, el cielo. Urano fecundaba a Gaia incansablemente y ella dio a luz a muchos hijos: Titanes, Cíclopes y Hecatónquiros; también a Cronos, el Tiempo. Pero Urano los odiaba y los obligaba a vivir en las profundidades de su madre.

Esos hijos eran todos muy violentos y causaban devastación; cansado de ello y de la continua fecundación de su madre, Cronos castró a su padre con una hoz que ella había afilado.

Cronos encerró entonces a sus hermanos en el Tártaro e inició su reinado junto a su hermana y esposa Rea, pero fue un período todavía signado por el Caos: los seres nacían y morían sin orden ni propósito (Cronos devoraba a sus hijos, el Tiempo era todavía ciego). Así fue hasta que Rea, embarazada de Zeus y rehusándose a que corriera la misma suerte, pidió ayuda a Gaia.

Cuando Zeus nació, Gaia lo escondió en una caverna, al mismo tiempo que a Cronos le era entregada una piedra envuelta en mantillas, que devoró sin notar diferencia. Cuando Zeus creció, quiso enfrentarse a su padre, pero Gaia le advirtió que necesitaría la ayuda de los Titanes. Entonces Zeus los liberó del Tártaro y ellos le dieron el rayo, el trueno y el relámpago, armas con las que destronó a Cronos. 

Así, Zeus se estableció como el rey del Olimpo y, con el paso del tiempo, Gaia se convirtió en la madre universal. Conforme el mundo helénico personificaba a sus dioses, la tierra se encarnaba en divinidades como Démeter o Cibeles, se alejaba de la imagen de vida salvaje, casi obscena, para relacionarse con la prosperidad de las cosechas, la vida domesticada. 

Sin embargo, la Gaia original, la incontenible fuerza femenina salvaje e intuitiva, siguió presente en los volcanes y las grietas de las que emanan vapores, y a través de ellos se manifiesta en los oráculos y la videncia.

La Pachamama se le parece en muchos aspectos y también se identifica con vertientes, pero la Pachamama es una manifestación acogedora y protectora, es la naturaleza que provee, el Tiempo que cobija al Hombre, su presente, su cotidiana inmediatez como un todo. En algún sentido, no podemos estar más cerca de ella: jamás nos separamos; hacerlo es imposible. Solo debemos prestar atención y escucharla un poco más, para tener una relación más plena con nosotras mismas, con nuestra naturaleza más profunda y con el mundo que nos rodea. 

*Escritora, especialista en mitología y ciencia ficción.

ETIQUETAS mitología

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.

Comentarios ()

Más de Mitología

¿Nos sirven a las mujeres los mitos de ayer?

La mujer siempre tuvo un rol protagónico en la mitología, ese mapa de ruta de la humanidad. Pero, ¿siguen válidos los roles propuestos en el tiempo que vivimos? ¿O habrá que crear nuevos relatos que nos acompañen mejor?

«Lo maravilloso siempre puede ser recuperado»

La reconocida medievalista y filóloga española Victoria Cirlot nos aproxima a algunos temas fundamentales para sumergirnos en la segunda mitad del Seminario Sophia, del que será parte: la mística medieval, lo maravilloso femenino y la necesidad de recuperar las leyendas artúricas.

Seminario para descubrir a las diosas femeninas:...

Si aún no te inscribiste, todavía estás a tiempo de participar del espacio “Los rostros de las Diosas: de las diosas arcaicas, a la Sophia eterna”, un ciclo de clases para acercarte a una mejor comprensión de nuestra condición humana y para emprender el camino de regreso a lo sagrado femenino. ¿Nos acompañás?