Sophia - Despliega el Alma

Deco

12 noviembre, 2013

Dorado en flor

  Cansada de acumular frascos de vidrio de todos los tamaños, decidí transformarlos en algo de mayor utilidad: floreros. Para darle un toque de originalidad decidí rociarlos con aerosol dorado. Creo que este color es combinable con casi todos los colores y a su vez su brillo levanta un poquito cualquier rincón! En fin les dejo esta trasformación para que prueben en su casa. Anímense que es muy fácil!! Un beso grande para todas!


 

 

Paso a paso…

Sugiero realizar esta transformación al aire libre, es decir, balcón o jardín.

1. Con un diario debajo para no manchar toda la superficie, rociar con aerosol el frasco.

2. Dejar secar una hora aproximadamente.

Y así quedaron mis lindisimos floreros dorados que ubiqué en mi mesa ratona! Yo les puse unas cintas finitas de diferentes colores, pero pueden ponerles lo que se les ocurra! Además, aprovechando que viene la Navidad, pueden quedar muy decorativos como centros de mesa, poniéndoles cintas bien anchas de color rojo,  verde o dorado. ¿Qué les parece?

 

Pd: La ganadora del almohadón de WRIGHT es: PATRICIA PIRRO. Gracias a todas por participar!!!!!

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.

Comentarios ()

Más de Deco

Leticia Churba: carácter emprendedor

En su casa de Vicente López, la diseñadora expresa sus pasiones –la pintura, la moda, la cocina– y también comenzó a idear su emprendimiento: un bar y pequeño restaurante donde entra el sol y los aromas se complementan con la decoración.

El mágico encanto de las casas de madera

Presente en la vida de los seres humanos desde principios de los tiempos, la madera no solo nos da el fuego: en el mundo de la arquitectura, también brinda cobijo y atrae por su simpleza. Un libro rescata proyectos interesantes de todo el país.

Pisadas multicolor

Después de trabajar y vivir en Nueva York, en Connecticut y en China, la artista y decoradora de interiores Sally Bennett se instaló en Charleston, Carolina del Sur. Allí supo crear y comercializar bellos mosaicos de madera que fabrica de manera industrial, pero con el encanto de lo hecho a mano.