Sophia - Despliega el Alma

Hablemos de...

13 diciembre, 2007 | Por

Fin de año y sus complicaciones


El real sentido de una celebración es lo que ocurre en el corazón de las personas.

Las Fies­tas pue­den ser una com­pli­ca­ción; de eso no hay du­da. Lo que hay que dis­cer­nir es si se tra­ta de esas com­pli­ca­cio­nes que se asu­men con gus­to o si son las que se vi­ven co­mo un “kar­ma”, mo­men­tos en que mu­chas per­so­nas se ven obli­ga­das a vi­vir si­tua­cio­nes que pre­fe­ri­rían evi­tar.

Qui­zás una de las ma­yo­res com­pli­ca­cio­nes que vie­nen jun­to con las Fies­tas es la no­ción pre­di­se­ña­da e ideal de lo que las Fies­tas “deberían” ser, un im­pe­ra­ti­vo que ge­ne­ra una enor­me pre­sión emo­cio­nal a mu­chas per­so­nas.

Es tan gran­de la di­fe­ren­cia en­tre la Na­vi­dad o el Año Nue­vo “ideal” y lo que de he­cho ocu­rre que mu­chos ter­mi­nan su­frien­do lo in­de­ci­ble por aque­llo de las com­pa­ra­cio­nes. Un ejem­plo de esto es esa idea tan exi­gen­te de que la Na­vi­dad y el Año Nue­vo son ce­le­bra­cio­nes en las que de­be­ría es­tar to­da la fa­mi­lia jun­ta, cuan­do, se sa­be, es­to es im­po­si­ble. Nue­ras y yer­nos “ro­ban” a los hi­jos con ellos ca­sa­dos, lle­ván­do­los a otros ho­ga­res (“No te preo­cu­pes, ma­má; la Na­vi­dad no, pe­ro el Año Nue­vo lo pa­sa­mos con vos”); la dis­tan­cia ale­ja tam­bién a pa­rien­tes que bus­ca­ron otros ho­ri­zon­tes, mien­tras que las com­ple­ji­da­des afec­ti­vas de las ha­bi­tua­les in­ter­nas fa­mi­lia­res tam­bién ge­ne­ran au­sen­cias en la me­sa ce­le­bra­to­ria.

La di­plo­ma­cia, el te­ner que “que­dar bien” equi­li­bran­do aquí y allá, la sen­sa­ción de que en de­ma­sia­das oca­sio­nes la tra­ma for­mal se ale­ja de la tra­ma de los afec­tos más ge­nui­nos… to­do eso com­pli­ca tan­to afec­ti­va­men­te co­mo en el or­den “téc­ni­co” el tiem­po de las Fies­tas.

Ni qué de­cir de la año­ran­za que sue­le ge­ne­rarse en es­ta épo­ca por los se­res que­ri­dos fa­lle­ci­dos, cu­ya evo­ca­ción en pa­sa­das me­sas fes­ti­vas vuelve más per­cep­ti­ble que nun­ca esa “pre­sen­cia de la au­sen­cia” que pue­de ge­ne­rar tris­te­za y nos­tal­gia.

A la ho­ra de la com­pa­ra­ción en­tre lo que la ce­le­bra­ción na­vi­de­ña y la de fi­n de año deberían ser y lo que de he­cho son, una de las si­tua­cio­nes que más con­flic­to ge­ne­ra es la de las fa­mi­lias en las que los pa­dres se en­cuen­tran se­pa­ra­dos. El ar­ma­do y el di­se­ño de la ce­le­bra­ción sue­len ser di­fí­ciles y do­lo­ro­sos pa­ra quie­nes ven que el mo­de­lo de fa­mi­lia que se ha con­for­ma­do no con­di­ce con el mo­de­lo de uni­dad ideal. A eso se su­ma que, jus­ta­men­te, las se­pa­ra­cio­nes ma­tri­mo­nia­les sue­len ge­ne­rar­se por con­flic­tos que, mu­chas ve­ces, se rea­vi­van en es­tas oca­sio­nes, con los in­con­ve­nien­tes del ca­so.

Tan­tas y tan­tas co­sas pa­re­cen ago­biar es­te tiem­po, al pun­to de ha­cer ol­vi­dar que las fies­tas no hon­ran un di­se­ño pre­fa­bri­ca­do si­no al amor (la Na­vi­dad) y el fi­nal de un ci­clo (el Año Nue­vo). De he­cho, el real sen­ti­do de una ce­le­bra­ción es lo que ocu­rre en el co­ra­zón de las per­so­nas cuan­do es­tán uni­das… sa­bien­do que es­tar uni­dos no es lo mis­mo que es­tar jun­tos, ya que, admitámoslo, no es la cer­ca­nía fí­si­ca lo que ha­bla del amor en­tre las per­so­nas.

En es­ta lí­nea, di­ga­mos que quie­nes es­tán jun­to a no­so­tros a la ho­ra del brin­dis, sea la tía in­so­por­ta­ble o el hi­jo más ama­do, son quie­nes nos per­mi­ten ce­le­brar la exis­ten­cia de “eso” tan di­fí­cil de nom­brar que une al gé­ne­ro hu­ma­no, re­con­ci­lián­do­lo con­si­go mis­mo. Acá lo tra­du­ci­mos en la Na­vi­dad y el Año Nue­vo, pe­ro ca­da cul­tu­ra ha te­ni­do su tiem­po pa­ra lo ex­traor­di­na­rio, su tiem­po sa­gra­do en el que se atis­ban las gran­des co­sas que sub­ya­cen a la co­ti­dia­ni­dad.

De­be exis­tir una po­de­ro­sa ra­zón pa­ra que las Fies­tas exis­tan an­te tan­tas com­pli­ca­cio­nes. Es­tá en ca­da uno ver esas ra­zo­nes sin de­jar­se en­ce­gue­cer por tan­tas for­ma­li­da­des, tan­tas di­fi­cul­ta­des y tan­to pan dul­ce, si­dra y de­más co­sas ri­cas que es­ta­mos “obli­ga­dos” a in­ge­rir.

Lo an­te­di­cho no sir­ve pa­ra “so­lu­cio­nar” los pro­ble­mas de la ce­le­bra­ción, pe­ro, a no du­dar­lo, ser­vi­rá pa­ra en­con­trar re­cur­sos y sen­ti­dos que nos permitan atra­ve­sar­los de la me­jor ma­ne­ra, sa­bien­do que nun­ca de­ja de ser bue­no el tiem­po que usa­mos pa­ra sa­lir de lo co­mún y trans­pa­ren­tar nues­tros afec­tos, do­lo­res y… amo­res. El tiem­po de lo sa­gra­do sir­ve pa­ra eso, y es­tá en ca­da uno sa­ber en­con­trar­le sa­lu­da­ble pro­ve­cho.

ETIQUETAS amor celebración Vínculos

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.

Comentarios ()

Más de Hablemos de...

La despedida

Desde chiquitos sabemos que la muerte es parte de nuestra humanidad. Por eso, cuando la…

Él no se llevó todo

Su partida dejó un gran hueco lleno de dolor. Él se llevó todo al irse,…

¿Bajos recursos?

Hace unos días estuve en un muy lindo encuentro de una ONG que reunía a…