Sophia - Despliega el Alma

Pareja

1 agosto, 2009

¿Esto era el amor?


¿Qué nos está pasando? Quisimos saber por qué cada vez se separan más parejas y por qué nos cuentan tanto ser felices de a dos. ¿Son ellos o nosotras?

“Fue el día más feliz de mi vida. Tenía 24 años y estaba enamorada de Martín. El tenía todo lo que yo soñaba. Era divertido, le iba bien en su trabajo, se ocupaba de mí, salíamos, lo pasábamos muy bien juntos y quería formar una familia conmigo. Nos casamos un 11 de marzo y al año quedé embarazada de mi primer hijo, Tomás. Con el tiempo llegaron Sofía y Martina. Al principio no me di cuenta, pero las cosas fueron cambiando. No se cuándo ni cómo, pero empecé a sentir que Martín no era tan divertido. El estaba distinto y ya no compartíamos tantas cosas juntos. No me falta nada, tengo mi casa, mi familia, nuestras vacaciones, pero hace tiempo que no me siento feliz. Algo está mal. Veo que muchas parejas se separan y me pregunto si ésa será la solución, si en realidad Martín no es el hombre para mí. Tampoco sé si me bancaría separarme. Lo único que siento es que mi marido no es el hombre con el que me casé hace doce años. ¿O será que el matrimonio no es lo que me vendieron que era? Todavía no encuentro respuestas”.

Clara se siente desencantada y desorientada. Como muchas, no sabe qué es lo que está mal en su pareja. Pero sabe que no es feliz. Son muchas las mujeres que comparten este sentimiento. Y vemos que cada vez son más las parejas que se rompen en nuestro país, donde uno de cada tres matrimonios termina en divorcio, según un estudio que hizo el año pasado María Virginia Bertoldi de Fourcade, jueza de familia de la provincia de Córdoba. Las mujeres son las que piden el divorció en el 60% de los casos y el 43,7% de las personas que se separan tienen entre 36 y 50 años. Si pensamos en las parejas que no pasan por el registro civil, el número de rupturas probablemente sea más alto. Y la frustración crece también, porque muchos de nosotros dejamos una relación para entrar en otra y, a la larga, nos encontramos con los mismos conflictos. Entonces, nos preguntamos: “¿Dónde está el problema?”. Al aburrimiento y al pase mutuo de facturas muchas veces se suma la pérdida de la pasión, de una buena sexualidad y nos cuesta mucho pensar que el problema no está dentro de la pareja. Pero la psicóloga Silvia Salinas piensa que no es así, que la pérdida de la pasión en el matrimonio puede ser un reflejo de una cerrazón interna y una pérdida de la pasión en general.

“Las parejas duraderas –dice la psicóloga– están hechas de una sabia mezcla de cercanía y espacio. Cercanía que genera intimidad, respaldo y seguridad. Espacio que nos hace libres y conscientes de nuestras posibilidades de cambio. No hay límites para cambiar, porque no hay límites para crecer y ése es el sentido de la pareja, crecer al lado del otro”.

Quizás, allí haya una pista más. Quizás, antes de sentarnos frente a nuestra pareja y plantearle nuestras dudas, dolores y frustraciones, sea necesario que nos preguntemos qué esperábamos nosotras de la vida en común, qué nos falta a nosotras como personas individuales, cuáles de nuestros sueños quedaron en el camino o cómo podemos recuperar la pasión por las cosas. En Sophia quisimos hacernos todas estas preguntas para tratar de entender qué nos está pasando, por qué cada vez se separan más parejas y por qué nos cuesta tanto ser feliz de a dos.

ETIQUETAS relaciones Vínculos

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Whoops, you're not connected to Mailchimp. You need to enter a valid Mailchimp API key.

Comentarios ()