Sophia - Despliega el Alma

7 agosto, 2020 | Por

Fera: “Nuestra audiencia se ha vuelto más introspectiva”

Mara Parra y Victoria Benaim son las creadoras de esta marca de papelería de diseño que marca tendencia en la Argentina y más allá. La pasión fue el gran motor de su emprendimiento y hoy apuestan a reflejar en él temas como el esoterismo, el autoconocimiento y la alimentación conciente.

 

Fera, en latín, quiere decir salvaje. Y salvaje, en español, quiere decir muchas cosas. De una planta, por ejemplo, se la adjetiva como salvaje si es que ha crecido sin ser cultivada. Fera también es una marca argentina de papelería de diseño y la analogía con la planta, según como se lo mire, bien se le podría aplicar: hoy convertida en una pyme de siete años, crecimiento constante y presencia en las cadenas de librerías más importantes del rubro en el país y más allá también (Chile y Uruguay), fue una semilla que arrojaron Mara Parra y Victoria Benaim con apenas 21 años y un título recién estrenado de licenciadas en administración de empresas, sin experiencia en el rubro ni conocidos en el mercado. Con un plan de negocios elaborado, sí, pero ajenas al mundo del diseño. Con un bagaje de familias emprendedoras, sí, pero sin empleados: solo ellas dos y su sueño de emprender y ser independientes.

“Con Mara nos conocimos en la facultad: cursamos la materia Entrepreneurship, donde teníamos que simular un emprendimiento real, y ganamos el premio al mejor equipo”, cuenta Victoria Benaim a Sophia. “Cuando egresamos, en 2012, dijimos: ‘Bueno, no queremos trabajar en relación de dependencia, emprendamos. Emprendamos algo que nos apasione”.

Así, salvajes por corajudas y salvajes por valientes, dos chicas recién recibidas dieron vida a esta marca de cuadernos, libros y agendas, que empezó con ventas mayoristas y supo romper sus propios límites: ya no solo vende a mayoristas, y ya no solo vende productos relacionados con la papelería de diseño: también vende experiencias. Fera creció y ahora existe una Academia Fera, la pata intangible de su empresa que ofrece talleres de literatura, escritura, arte o tarot.

“Después de terminar la facultad, en el verano de 2013, ya estábamos pensando en qué emprender. Algo que nos apasionaba a las dos y que en ese momento no era tan visto como ahora acá en el país, era la papelería con diseño. Había poquitas marcas en la industria. Sin conocer a nadie en el mercado, fuimos por esa vía. Hicimos un plan de negocios, averiguamos proveedores, pusimos nuestra inversión inicial y mandamos a hacer 5000 cuadernos”, relata Victoria, que hoy ya tiene 29 años, igual que su socia Mara.

Mujeres autoras, el primer libro editado y publicado por Fera.
Mujeres autoras, el primer libro editado y publicado por Fera.

 

-Siendo tan ajenas a ese mundo, ¿por qué fueron por ahí?

-No venimos del palo del diseño pero siempre las dos siempre fuimos muy estéticas. Mara es una estudiosa de las letras, le gusta mucho leer, le gusta mucho escribir, y yo soy una apasionada del arte: tomo cursos, miro, observo. Así que un poco en la papelería con diseño volcamos dos de nuestras pasiones. Luego también fuimos desarrollando la generación de contenidos, tanto en el producto como en las redes sociales. Desarrollamos productos que te hablen, que te inspiren, que te motiven. Nuestro slogan es “inspiring ideas”, inspirar ideas.

-¿Por qué su marca se llaman Fera?
Empezamos con otro nombre, Notas salvajes, pero en inglés. Ya estábamos en funcionamiento cuando nos objetaron el uso de la marca, así que abandonamos ese nombre para nacer de nuevo en Fera. Fue un súper duelo, pero el cambio terminó siendo positivo, porque primero el nombre en inglés era difícil de pronunciar y era difícil de recordar. El logo lo habíamos diseñado nosotras y cuando renacimos en Fera, empezamos a hacer las cosas un poco más profesionales: esta vez nos los hizo una diseñadora, resultó mejor y más simple, y el nombre Fera, mucho más memorable, así que no nos vino mal.

-En su página de venta online no solo hay cuadernos y libros, hay otros objetos y hasta un club de creatividad con talleres de arte y escritura. ¿Cómo fue esa ampliación o reconversión?

-Empezamos solo con la venta de papelería y de modo mayorista. Y como lo de los cuadernos en todas las librerías era bastante estacional, fuimos incorporando nuevas categorías de productos, como tazas, cuadros, accesorios. Los cuadernos se vendían cuando empezaban las clases en las escuelas y en la universidad, aunque eso cambió desde que nosotros empezamos. Esa estacionalidad se redujo, pero en su momento nos permitió incorporar nuevas categorías de producto. La última fue hace dos años, la línea editorial, con los libros que editamos: Mujeres autoras y el libro de astrología. Son sobre todo libros objeto.

-¿Y cómo nacieron el Club de Creatividad y la Academia Fera, donde ofrecen cursos y talleres?

-Algo que teníamos pendiente era la Academia Fera. En esto de que Fera busca inspirar ideas, creemos que nuestro “para qué”, el famoso círculo de oro, trasciende a la papelería, trasciende a las tazas, a las agendas, y puede ser mucho más que un producto para pasar a ser un servicio. A raíz de la pandemia, que tuvimos que girar nuestro negocio hacia nuestro shop online, en el que venimos trabajando hace tres años, decidimos adelantar el lanzamiento de Academia Fera con cursos que damos nosotras a partir de nuestras pasiones. Mara es la literatura, la escritura y el tarot, y yo soy el arte. Venimos estudiando sobre la materia hace un montón de tiempo y creemos que llegó el momento de visibilizarlo, compartirlo y de inspirar ideas también a través de los cursos online.

-¿El negocio es su sustento?

-Sí. Desde el primer día que creamos Fera, nos dedicamos veinticuatro siete al proyecto. Los primeros dos años, no retiramos un peso del retorno del proyecto salvo para reinvertirlo completamente. Empezamos a los 21 años, seguíamos viviendo en lo de nuestros padres, nuestras familias nos súper bancaron en esto y a partir del tercer año, empezamos a hacer el ejercicio de retirar también para nosotras.

El libro Magas ilustradas, sobre arcanos y la historia del tarot, es su best seller, dicen.

 

-La tapa y algunas ilustraciones del libro Magas ilustradas fueron llevadas a cuadernos, cuadros e incluso un mazo de cartas. ¿Por qué?

-Mara escribió el texto, que enseña sobre los arcanos mayores, los menores y los arcanos de la corte, la historia del tarot y tiradas. Para ilustrarlo, elegimos a Josefina Schargorodsky. La ilustración tiene un gran protagonismo en este producto y lo que hicimos fue contemporaneizar algunas escenas del tarot para que fuera más intuitivo y apelativo a nuestras consumidoras. Definitivamente, es nuestro best seller desde que lo lanzamos en noviembre del año pasado.

-¿Por qué eligieron la figura de la Justicia para la tapa?

-Mara siempre me dice que no es de las cartas más populares o de las más queridas del tarot, pero creemos que Josefina logró una presencia en esta figura de la Justicia muy impactante, y que esa Justicia podemos ser todas nosotras.

-Otro de sus productos insignia parece ser el libro Mujeres autoras, con biografías de personajes que van desde Marie Curie, Frida Kahlo, o Clarissa Pinkola Estés.

-Es el primer libro que publicamos en Fera. Reúne 45 biografías de musas de la historia. Es un proyecto colectivo: convocamos a distintas mujeres para que escribieran sobre su musa: Ale Leguizamón, Beta Suárez, Dafne Schilling, escritoras, periodistas, etcétera. También lo ilustró Josefina Schargorodsky.

-¿Trabajan siempre con la misma ilustradora?

-Variamos. Hay ilustradoras con las que trabajamos siempre y hay otras que vamos incorporando. En Fera comercializamos siempre productos diseñados y creados por nosotros. Siempre tratamos de respetarlo. Hay dos excepciones a eso: una es que desde hace un año distribuimos en Argentina los libros de Aniko Villalba , productos que no son de Fera pero respetan la curaduría de la marca. En segundo lugar, a raiz de la pandemia, como nuestro negocio se volcó mucho al shop online -no desapareció la venta mayorista, porque estamos en las grandes cadenas del país- pero le estamos dando mucha más importancia y creamos un concepto de market place, incorporando algunos productos de otras marcas que van muy bien con los nuestros.

 

Los libros de Aniko Villalba, flamante incorporación de la marca.

 

-Volviendo al libro Magas ilustradas: el tarot encierra mucha simbología. ¿Cuál es la búsqueda detrás de un producto como este?

-Responde a la visión de inspirar ideas y algo que también sucede es que nuestra audiencia y sobre todo en el último tiempo, se ha vuelto más introspectiva, está en búsqueda de herramientas que la ayuden a sentirse mejor consigo misma. Lo esotérico viene creciendo desde hace mucho tiempo. Nuestro libro de astrología tiene mucho de autoconfianza, de amor propio, una búsqueda interna. El tarot también lo tiene. Y otro producto que también tenemos es el Positive Planner, un planner para conectar de camino a casa: convocamos a especialistas en yoga, autoconocimiento, alimentación conciente y rituales para que volcaran sus saberes en este planner, que te invita a conectarte con tu casa, con tu casa como tu cuerpo y tu mente. También responde a nuestra propia búsqueda.

-¿Sus vidas personales cambiaron mucho desde que empezaron con Fera?

-La pienso en voz alta: creo que en estos siete años, crecimos en el aspecto personal y profesional y uno alimenta al otro. Nostras aprendimos a trabajar en la cancha, nadie nos enseñó a trabajar salvo nuestro propio proyecto. En estos siete años la vocación de cada una se hizo más fuerte y poderosa, y al tener nuestro propio proyecto podemos volcarla en él: el arte, la cultura, las letras se hicieron muy fuertes en cada una e incorporarlos a nuestro proyecto, dando los talleres, es grandioso.

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.

Comentarios ()