Sophia - Despliega el Alma

14 agosto, 2019 | Por

Delfina Irazusta: “Trabajo para que cada ciudad tenga más oportunidades”

Su propia experiencia de vida la llevó al convencimiento de que los gobiernos municipales del país tienen un gran potencial transformador. Y para lograr este crecimiento creó la Red de Innovación Local, una fundación que busca mejorar el mundo a través de pequeños cambios.

Por Carmen Ochoa

A los 14 años, cuando Delfina Irazusta se mudó de Pergamino a la ciudad de Trenque Lauquen, descubrió que la vida podía ofrecerle nuevas oportunidades. Atrás quedarían las apacibles tardes de siesta, los juegos en el campo junto a sus hermanos y la conexión directa con la naturaleza, para dar lugar al trajín de las nuevas actividades sociales, los partidos de hockey, de tenis y las clases de guitarra. La adolescencia y la vida urbana traerían grandes cambios para ella, que llegarían con una pregunta: “¿Por qué esta ciudad tiene de todo y la otra no?”.

 Cuando terminó el secundario y se mudó a Buenos Aires, pocos años después, se presentó ante ella el mismo interrogante. “En Trenque Lauquen no podía tener una gran vida universitaria ni cultural, así que todo el tiempo me preguntaba: ‘¿Por qué no puedo desarrollarme completamente en el lugar que desee estar?’. Por eso hoy trabajo junto a los intendentes del país: para que cualquier ciudad -grande o chiquita, del interior o de capital- tenga muchas oportunidades sin perder la calidad de vida”, dice Delfina, quien en 2014 fundó la asociación civil Red de Innovación Local (RIL), una organización sin fines de lucro que acompaña a equipos de gobiernos locales para lograr su profesionalización y potenciar el desarrollo de sus localidades.

Del campo a la ciudad

De los 2.200 municipios que existen en la Argentina, la RIL trabaja junto a 150. Su misión es extender una red capaz de vincular a los gobiernos locales y lograr solucionar problemas en conjunto. Para esto ofrecen capacitaciones, talleres y reuniones grupales junto a ocho intendentes, una vez por mes, donde plantean sus problemáticas y los colegas ayudan a resolverlas.

El nacimiento de la ONG fue casi por casualidad, aunque Delfina Irazusta siempre quiso lograr algo grande para ayudar a los demás. “Estudié Ciencia Política porque sentía que no podía estudiar otra cosa y que las demás carreras no me completaban”, cuenta. Al terminar, hizo un posgrado en Desarrollo Local y se enfocó en el trabajo que los municipios realizaban en conjunto pero que en la práctica no funcionaba. Fue entonces cuando los recuerdos de sus tardes en el campo y el trabajo de su padre con el sector agropecuario volvieron a su mente y, para su tesis, creó una metodología basada en los grupos de la asociación civil CREA, pero adaptada a los intendentes y sus municipios.

La Red de Innovación Local forma parte de Ashoka, la organización mundial que reúne y cultiva una comunidad de líderes que trabaja para que todos seamos agentes de cambio. “Cuando sos emprendedor en la Argentina, es muy importante cuando te dicen que vas por buen camino y eso sentí que hizo Ashoka, al apoyar mis ideas para poder seguir adelante” afirma Delfina.

-¿Cómo se te ocurrió adoptar un sistema utilizado en el campo para las ciudades?

-Mi papá era miembro de CREA y todos los meses asistía a las reuniones para compartir experiencias y conocimientos junto a otros empresarios. En esos encuentros, el anfitrión designado planteaba su desafío mientras el resto lo ayudaba a buscar soluciones. Yo recordaba algo de esa metodología colaborativa, llamé a mi papá, me contó su experiencia y me pareció espectacular.

Al terminar la carrera, Delfina pensó que los intendentes podrían trabajar con este sistema, así que presentó su idea al Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC). “’¡Llevémosla a la práctica!’, me dijeron en CIPPEC y también sumaron a la Red de Acción Política (RAP) para concretarla. Su confianza me animó a crear la Red”, recuerda Delfina.

-¿Deben tener la mente abierta los funcionarios para aceptar los cambios que les proponen?

-En realidad, deben tener la suficiente humildad para entender que la información de otro les puede servir, apertura para escuchar las ideas y capacidad de implementación para llevarlas adelante. También es muy importante su vocación para transformar su ciudad porque, si no la tienen, no hay nada que hacer.

-­¿Son fáciles de encontrar esas personas?

-Sí, encontramos muchas personas honestas y humildes, que hacen su propia patriada y tienen grandes intenciones, pero no siempre están muy organizadas.

Oportunidades para todos

Gracias a su primer trabajo, mientras estudiaba en la universidad, Delfina tuvo la posibilidad de viajar por el mundo, vivir nuevas experiencias y cambiar su concepto de que las ciudades chicas poseen calidad de vida y pocas oportunidades. “Por ejemplo, Barcelona no es así ni tampoco Chicago. Los pueblos de Estados Unidos o Europa son muy dinámicos e increíbles. Pero acá, parece que es parte de nuestra cultura latinoamericana tener un pueblo que se viene abajo”. 

-¿Y eso se puede cambiar?

-Sí, es un tema cultural, se puede cambiar y creo que tiene mucho que ver con lo que se plantea cada ciudad. Por ejemplo, hoy la tecnología hace que cualquier ciudad pueda dar lo máximo, por ejemplo con las universidades a distancia.

-En RIL se destaca la presencia femenina. ¿Buscaste que los integrantes fueran mujeres?

-Es verdad, de 60 personas somos 45 mujeres aproximadamente. Se dio así, tenemos un clima colaborativo, donde prima la vocación social y es compatible con la maternidad.

En 2017, Delfina Irazusta fue seleccionada para asistir a la Cumbre Mundial de Jóvenes Líderes de la Sociedad Civil organizada por The Obama Foundation, por su trabajo con la RIL. “Me sorprendí y aprendí de todos los casos, pero más me impactó el de una joven de Arabia Saudita que trabajó para que las mujeres pudieran conducir un auto en su país”.

-Las mujeres que ocupan cargos políticos ¿se diferencian de los varones en su gestión?

-No hay muchas mujeres ocupando este cargo. Sin embargo, no hay diferencia de género sino del tipo de liderazgo personal que posee cada intendente. Quizás, dentro de diez años, con la nueva generación surja una camada de intendentas con experiencia, madurez, calma y conocimiento de su ciudad. Sólo es cuestión de tiempo.

-¿Por qué considerás que pasa eso?

-Creo que responde a un modelo general de sociedad, donde las mujeres ocupan pocos cargos directivos. De hecho, a pesar de que yo estoy en el tercer sector, un espacio donde las mujeres se desarrollan mucho, todavía hay hombres que se sorprenden al ver una directora ejecutiva que se ocupa de las políticas públicas.

-¿Hasta dónde te gustaría llegar con tu trabajo en la Red de Innovación Local?

-Con la Red es muy difícil pensar un techo porque, desde que empecé, siempre estamos rompiendo límites. Lo único que me queda por hacer es mejorar y crecer. Tengo la suerte de no necesitar un equilibrio, ni separar el trabajo de mi vida porque me apasiona lo que hago. No hay nada más lindo que el día se me pase volando porque lo vivo a pleno. Quiero más cambios, para que las personas tengan mas posibilidades de vivir mejor.

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Whoops, you're not connected to Mailchimp. You need to enter a valid Mailchimp API key.

Comentarios ()