Sophia - Despliega el Alma

Solidaridad

31 mayo, 2016 | Por

Ellas multiplican las sonrisas

El sábado 11 y el domingo 12 de junio se llevará adelante la Colecta Anual de Cáritas Argentina 2016. El lema será: “Si das lo mejor de vos, el mundo será distinto”. Las mujeres de todo el país ya se pusieron en marcha. ¡Preparate vos también!


mujeres caritas 2

Pasa todos los años: miles de personas eligen brindarse a través de una colaboración -sin importar el tamaño que ese aporte tenga- para quienes más lo necesitan. Una ayuda fundamentalmente espiritual y económica que viaja lejos y llega hasta las manos de personas en situaciones adversas; chicos y grandes que con esa ayuda comenzarán a soñar, quizás, por primera vez con un nuevo futuro para ellos y sus familias. Y es que las donaciones se traducen en acciones concretas, que siembran sus semillas a través de proyectos inclusivos y llenos de oportunidades para aprender e imaginar esos horizontes.

mujeres-caritas-colecta-anual

“Acá en el centro soy cocinera y vengo con mis 5 hijos toda la tarde. Me encanta cocinar para los chicos y para quienes vienen a buscarlos, para la gente. Hay muchos que lo necesitan. Somos veinte mamás y preparamos la comida para 290 niños. Todos los días hay distintas meriendas: hacemos bizcochuelos, pizzetas, bizcochitos, tortas fritas, fideos, empanadas. También armamos viandas para que puedan llevarse a su casa. A mí me da satisfacción venir porque ayudo a la gente. Estaría bueno que se haga esto en otros lugares para las madres, porque hay muchas que están solas”.

Vanesa Diéguez colabora en la cocina de Espacio Educativo Enaús preparando viandas para los chicos.

“Para nosotros, lo prioritario es la escolaridad, por lo tanto nos preocupa que los chicos hagan la tarea. Después, las actividades son variadas y dependen fundamentalmente de las personas que llevan adelante los talleres. Tratamos de cocinar con ellos, de hacer manualidades e intentamos, con juegos y con cuentos, trabajar algunos valores y esa parte de la imaginación y de la inteligencia que a veces no está muy estimulada. Muchos de estos niños sufren abandono. Cuando uno conoce bien a los papás y a las mamás, son personas con problemas. En definitiva, están repitiendo su historia de vida con sus hijos, se ven sobrepasados por otras necesidades. Y uno siempre, siempre, siempre, recibe mucho más de lo que da”.

Silvia Monsuarez de Tombesi es Directora del Hogar de Tránsito Inmaculada Concepción, una institución que trabaja con 62 niños en situación de riesgo.

“Los chicos nos devuelven mucho cariño y siempre tienen ganas de aprender. Más allá de todas las dificultades que pueda haber, siempre se les puede transmitir el amor por algún oficio o por alguna actividad y eso ellos lo tienen en cuenta, lo notan. Y te transmiten mucho amor, siempre con una mirada esperanzada. Aunque parezca difícil, es una mirada esperanzada…”.

Sabrina Lara vive en Temperley. Hace más de 15 años que se dedica a la serigrafía y brinda talleres en “La Casita”.

“Doy clases de tapiz y tejido y para mí es como una terapia. Muchas veces en el grupo nos vamos abriendo, nos damos una mano. Nos distraemos, conversamos, nos contamos los problemas de nuestros chicos, cómo los podemos ayudar, qué hacer como mamás. Son dos horas sólo para nosotras. Hay muchas chicas de 18 o 20 años que toman el taller como una salida laboral porque no tienen el proyecto de terminar el secundario y seguir la universidad. A ellas yo les propongo que estudien para ser profesoras. Y muchas se enganchan en esta actividad como un proyecto de vida y van buscando otra salida. La verdad es que yo a mi edad nunca me imaginé que iba a enseñar. Y sin embargo, hoy por hoy, tengo nuevas metas, que es lo que trato de enseñarles a las chicas”.

Norma se recibió de profesora de tapiz y tejido y fue convocada para dar sus talleres. No solo enseña lo que sabe; también transmite su experiencia de vida para orientar a las chicas jóvenes a elaborar sus propios proyectos.

“Tenemos un salón donde podemos desarrollar actividades y tomar contacto con las familias. Brindamos talleres de corte y confección, tejido y tapiz, ofrecemos apoyo escolar y contamos con un pequeño comedor para abuelos. Tenemos farmacia, un ropero y una feria solidaria, lo cual nos permite obtener recursos para el sostenimiento de toda esta obra. Más allá de lo que es la ayuda directa, siempre apuntamos a mejorar la calidad de vida de la gente. Nuestra zona tiene muchos asentamientos y surgió la problemática de los chicos que venían de países limítrofes con problemas graves de salud. Vimos la necesidad de trabajar el hábitat, porque las malas condiciones en las que ellos vivían no favorecían sus tratamientos médicos. Es una parte muy importante de mi vida porque este trabajo impulsa a desarrollar la empatía con el dolor de los hermanos; los que más sufren, los que menos tienen. Al principio cuesta que nuestros familiares entiendan, pero uno va mostrándoles que hay rostros y nombres y eso hace que ellos también se involucren. Es el caso de mi esposo, que es quien me lleva y me ayuda permitiéndome dedicarle muchas horas a este proyecto”.

Juana Reta es Directora de Cáritas de la parroquia Santa Ana. Madre de 2 hijos y abuela de 5 nietos.

“A medida que fuimos consiguiendo donaciones de computadoras, empezamos con talleres de computación. Después con un tallercito de panadería y fuimos armando también uno de serigrafía y otro cerámica. Es lo que queremos para nuestros hijos: que puedan aprovechar todas sus potencialidades. Hoy asisten alrededor de 85 chicos que corresponden a 35 familias, entre las 10 de la mañana y las 5 de la tarde. Hacen apoyo escolar y –según el día- desarrollan diferentes talleres. Con el tiempo fuimos sumando a las mamás, sobre todo a través del taller de costura, que además les permite encontrarse y charlar”.

Norma Zorrilla dirige el Hogar de Tránsito San Vicente de Paul, más conocido como “La casita de Turdera”. Allí, desde hace 20 años, se brinda contención y cariño a los niños y adolescentes que frecuentan o trabajan las estaciones del ferrocarril Roca.

mujeres-caritas

Para crear conciencia sobre la importancia de contribuir con esta causa, Cáritas Argentina lanza por estos días la campaña de su Colecta Anual, que en esta oportunidad se realizará el sábado 11 y domingo 12 de junio. El lema, esta vez, busca inspirarnos a ser más solidarios, en pos de construir una mejor realidad para todos. “Si das lo mejor de vos, el mundo será distinto”, es el mensaje y está inspirado en las palabras que el Papa Francisco dirigió a los jóvenes cubanos durante su visita a La Habana meses atrás.

Como siempre, el sueño es hacer rendir ese dinero para que cada vez llegue a más gente. Para lograrlo, los voluntarios se suman y multiplican lo conseguido. No es un dato menor que esa comunidad solidaria esté compuesta mayoritariamente por mujeres. “Las mujeres son el motor de gran parte de nuestras acciones. En las épocas de mayor crisis que vivimos como país, fueron ellas las que tomaron las riendas de su hogar y lograron salir adelante organizando proyectos comunitarios a partir de sus propios saberes y capacitándose en diversos micro emprendimientos”, cuenta en diálogo con Sophia Horacio Cristiani, director de Cáritas Argentina y remarca: “El trabajo permanente se sostiene con la fuerza y la impronta de la mujer. Además, algo que se repite en todo nuestro extenso país es que inicialmente las madres se acerquen a colaborar y luego involucren a sus hijos e hijas en la tarea de Cáritas, continuando su legado en el tiempo. La mujer argentina tiene un enorme compromiso, al igual que los jóvenes, quienes en los últimos años también se están involucrando socialmente”.

−¿Cuál es el desafío que plantea año a año esta enorme movilización solidaria?
−La colecta es una ocasión privilegiada de encuentro, para crear conciencia y promover el compromiso con los hermanos más pobres y excluidos de nuestro país. Es una oportunidad no sólo para compartir los bienes, sino también la esperanza de construir un futuro inclusivo para todos, comenzando por las acciones y el compromiso de cada uno de nosotros con el presente. El desafío es sostener durante todo el año proyectos e iniciativas de promoción humana, brindar capacitación laboral, formación en ciudadanía, talleres de alfabetización, becas escolares y universitarias y apoyo escolar en más de 3500 Cáritas parroquiales. Además, trabajar en la prevención y atención de emergencias climáticas y con personas en situación de calle, entre otras iniciativas de asistencia, de acuerdo a la realidad de cada lugar.

−¿Y cuál es la ilusión que renace con cada convocatoria?
−Que cada año sea mayor la solidaridad y el compromiso de los argentinos, que a través de su aporte busquen estar cerca del que más sufre y tiene mayores necesidades, tanto material como espiritual. Todos los años, la premisa es seguir trabajando para lograr una sociedad más justa e inclusiva.

−¿Cómo se mide la participación y cuáles son los sectores más implicados?
−La Colecta Anual está presente en todo el país, no sólo en los templos, sino que gana las calles, las plazas y los espacios públicos de cada localidad. Para ello trabajan todos los planos de Cáritas: nacional, diocesano y parroquial. La participación no es sólo medible en cuanto a lo monetario o lo recaudado, también es importante la animación que cada comunidad logró en su lugar de acción. Hay comunidades pobres que generan un vínculo de cercanía y contención con el otro, más allá de la poca o mucha ayuda material que se realice en la colecta. Como tenemos un país tan extenso, las realidades son distintas y se percibe toda la solidaridad del pueblo argentino desde los lugares más recónditos, hasta las grandes ciudades.

−¿Qué historias podés compartir acerca de cómo se vive cada encuentro?
−Llevamos muchos años y las historias se multiplican. Estamos hablando de generaciones de compañeros que han llevado la animación a cada rinconcito del país, a lugares donde la capilla es el único sitio que une a la comunidad, y la Colecta Anual es una ocasión especial para esa población. Los protagonistas son personas reales que acuden a esos espacios con sus hijos. Hay muchos casos en que los niños que asisten a un centro y se educan, se forman, y luego son los profesores de los nuevos niños que llegan. Hay muchas personas que pasan años dedicadas a la educación y a veces, el efecto contagio es tan positivo, que muchas madres y padres deciden volver a la escuela, para formarse y ayudar a sus hijos en las tareas. Cada persona es un ejemplo de optimismo, que contagia ganas de salir adelante.

−¿Qué reflexión podemos hacer acerca del impacto de las causas solidarias en nuestro país?
−Nuestro país es solidario por naturaleza. Ante una crisis o emergencia, siempre se ayuda al otro, al que sufre. Lo sabemos porque nuestra Colecta Anual de Cáritas viene creciendo año a año en todas las comunidades y también la recaudación marca un crecimiento (la Colecta 2015 recaudó más de 52 millones de pesos, la Colecta 2014, más de 37 millones). Estos días continuamos trabajando por los hermanos que sufren inundaciones en el Litoral y Noreste argentinos y la solidaridad de la gente se sigue haciendo visible, por eso también encaramos esta convocatoria pensando que necesitamos de los argentinos para seguir apuntalando muchas otras acciones que se realizan en beneficio de los desprotegidos, y creemos que la gente acompañará nuevamente.

−Entonces ¿cuál es el anhelo principal en esta edición 2016?
−Este año tenemos lema muy inspirador, tomado del encuentro de nuestro Papa Francisco con los jóvenes en Cuba. Allí, y saliendo un poco de lo que tenía anotado, los invitó a soñar y les lanzó esta propuesta que nosotros hacemos lema: “Si das lo mejor de vos, el mundo será distinto”. Anhelamos eso, que todos demos lo mejor de cada uno… Para cambiar el mundo, y que sea para mejor.

selfie-caritas

¿Cómo colaborar?

  • Por teléfono, llamado desde todo el país al
    0810-222-74827 (al costo de una llamada local).
  • A través de nuestro sitio www.caritas.org.ar
  • Por medio de operaciones bancarias, con depósito en cheque o efectivo a nombre de Cáritas Argentina en la cuenta corriente del Banco Nación 38632/92 (sucursal 0085 Plaza de Mayo)
    CBU 01105995-20000038632921 – CUIT: 30-51731290-4.

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.

Comentarios ()