Sophia - Despliega el Alma

Psicología

13 septiembre, 2019

El peligro de la autoexigencia

Sí, está muy bien intentar ser dedicados, responsables y eficientes en nuestras tareas. Pero todo tiene un límite: cuando nos exigimos demasiado corremos un riesgo muy serio. ¿Querés saber cuál es?


Foto: Bruce Marte (Pexels).

Por Graciela Figueroa

¿Han notado que cuando una persona se reconoce exigente, en general lo dice con cierto orgullo? Y es así porque hemos creído que ser exigente es sinónimo de ser responsable, perfeccionista, inteligente, eficiente y que entonces lo que uno haga tendrá un alto nivel de calidad.  

Parece más una virtud que una desventaja… 

Sin embargo, ser autoexigente a mediano y a largo plazo disminuye o impide expresar esas cualidades y disfrutarlas.  

Les propongo que nos enfoquemos en lo que significa ser exigente con uno mismo. La exigencia, como relación interior, no resulta atractiva porque, si bien es cierto que produce resultados, reduce la capacidad de disfrutarlos y también la flexibilidad para vincularnos con otros.

Al principio ese “lado B” puede pasar inadvertido, pero con el tiempo se hace evidente y queda de manifiesto el gran costo de no tenerse en cuenta, de solo estar en contacto con las metas y resultados: uno va dejando de sentirse una persona para pasar a ser una función.

Entonces, es probable que aparezcan las preguntas: “¿Dónde me perdí? ¿Cómo llegué a sentirme así? ¡Si cumplí con casi todo! Entonces, ¿por qué no me siento feliz?”.

Exigir menos, conectar más

La exigencia es un modo de relacionarse: entre personas o entre aspectos de la misma persona. En este último caso, cuando se presenta los protagonistas de esa relación son: el yo exigente y el yo exigido, que es quien tiene que cumplir y realizar dichas exigencias. Y digo bien: tiene. Porque en el mundo de la exigencia no existe más posibilidad que cumplir, hacerlo bien, no equivocarse, ser excelente en todo… ¡Uf, cuánta presión!

El yo-exigente está hipnotizado con la meta. 

“En el mundo de la exigencia no existe más posibilidad que cumplir, hacerlo bien, no equivocarse, ser excelente en todo… ¡Uf, cuánta presión!”.

Tengo que obtener ese ascenso…” o “¡Tengo que subir esa montaña!”. Si tuviera un cuerpecito, esa voz interior sería alguien señalando hacia el objetivo deseado. Esa es su prioridad. Casi no repara en quién va a realizar ese sueño o tarea: la yo-exigida, la que hace. Esta última (en todos los sentidos es última), es la que cuando transcurre un cierto tiempo en ese mundo del  “tenés queya no disfruta, está desmotivada, siente perplejidad y tristeza… cumple.  Y no recibe de la voz interior o yo-exigente reconocimiento alguno. Es como si lo que escuchara fuera: “¿Por qué tendría que felicitarte por hacer algo bien? ¡Así es como hay que hacerlo siempre!”.

Les pido un minuto de silencio y  compasión por los exigidos y exigidas  interiores… y, por qué no, ¡también por los exteriores!

En mi trabajo como consultora muchas veces  recibo a personas que vienen por este tema. En general dicen: “Yo no sé qué me pasa. Tengo una linda vida, he logrado lo que me propuse, amo a mi pareja, mis hijos estudian y están muy bien, me han propuesto otro ascenso… Pero no me siento como creí que me sentiría al cumplir esos sueños. No sé por qué siempre estoy detrás de lo que me falta hacer, del nuevo logro. ¿Será que nada me alcanza? ¿O que estoy deprimida?“.

La  auto-exigencia es una relación interior muy tóxica. 

Foto: PeakPx.

Entre otras creencias, se apoya en la idea de que “querer es poder”. Y eso es un error: querer es imprescindible, aporta la energía y la dirección, pero poder es contar con los recursos necesarios para realizar lo deseado. No tenerlo en cuenta, o creer que el deseo lo es todo, por lo general tiene un costo muy alto. Es tan importante saber determinar qué es lo que quiero, como estar en condiciones de realizarlo. 

Otra de sus características es que la exigencia interior lleva al límite constantemente al que hace, a la yo-exigido, al que hace posible “poder” , hasta que finalmente lo daña.  

Si detectamos que esta modalidad está presente en nosotros es muy importante ordenar nuestras prioridades, bajar la velocidad, dejar de ser esclavos de los resultados y viajar a nuestro interior en busca de la sabiduría que hace tiempo dejamos de escuchar. La clave que conozco es consultar en mí tanto al yo que desea como al que va a realizar, estableciendo entre ambos un vínculo de cooperación.

“Es muy importante ordenar nuestras prioridades, bajar la velocidad, dejar de ser esclavos de los resultados y viajar a nuestro interior en busca de la sabiduría que hace tiempo dejamos de escuchar”.

Las relaciones interiores amorosas y fértiles se manifiestan a través de propuestas, no de órdenes. La imposición deteriora y violenta. Incluso cuando quien ordena es una voz interior. En ese clima, el disfrute se retira.  

Tomo prestada una cita del libro del doctor Norberto Levy La sabiduría de las emociones I, en el capítulo dedicado a la exigencia. “Un antiguo texto del Budismo Zen dice: ‘El maestro en el arte de la vida, no distingue mucho entre su trabajo y su juego, su educación y su recreación, su amor y su religión. Apenas distingue cuál es cuál. Simplemente percibe la visión de la excelencia en todo lo que hace, dejando que otros decidan si está jugando o trabajando. A sus propios ojos siempre está haciendo las dos cosas’”.

Graciela Figueroa, es Counselor Formadora en Autoasistencia Psicológica®. Especialista en Emociones y Diálogos Interiores.  Dicta Cursos y Talleres sobre Emociones. Contacto: autoasistenciagracielafigueroa@gmail.com

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Whoops, you're not connected to Mailchimp. You need to enter a valid Mailchimp API key.

Comentarios ()