Sophia - Despliega el Alma

Día del Padre

16 junio, 2021

El legado de papá: “Hija, solo intento ayudarte a comprender”

A través de 30 cartas acerca de la vida, los valores humanos y la historia del mundo, el padre de una niña –luego devenida en emblemática mujer– dejó una huella de amor, belleza y asombro en su pequeña hija. ¿Te gustaría saber quién es?


El frío entorno carcelario no logró destemplar el cometido de su alma: cuando el líder nacionalista y estadista indio Jawaharlal Nehru (1889-1964) fue puesto en prisión por el gobierno británico por “desobediencia civil” (a raíz del largo proceso de lucha que encabezó por la independencia de su país), este hombre se trazó a sí mismo la firme misión de seguir acompañando a su hija, de apenas 10 años, en su formación y en la búsqueda de una comprensión más amplia y profunda del mundo.

Así, durante el tiempo en el que permaneció entre rejas, Nehru escribió para ella cartas en las que alcanzó a plasmar todo aquello que le hubiera gustado decirle al calor aquellos encuentros que debió resignar durante el encierro; charlas compartidas durante paseos interminables por el campo, en las que la niña le formulaba infinidad de preguntas acerca de la vida, la naturaleza, los seres humanos, los animales, la espiritualidad, la política… interrrogantes que el jamás rehusaba responder.

Indira Ghandi nació en noviembre de 1917 en Allahabad, India. Desde pequeña su vida estuvo influenciada por la política y sufrió las consecuencias de la oposición de su familia a la dominación británica. “¡Si supiera cómo me ha formado el haber vivido en aquella casa en la que la policía irrumpía siempre llevandóselos a todos!“, le contó en una oportunidad a la periodista italiana Oriana Fallaci. Luchadora incansable por la independencia de India y por la inclusión de los pobres, quería liberar al mundo del odio y la violencia. Sin embargo, su carrera política fue contradictoria y recibió duras críticas por algunas decisiones polémicas. A pesar de los claroscuros de su gobierno, sus dotes de líder y su convincente oratoria la llevaron a ser elegida por segunda vez hasta que, en 1984, la asesinó un miembro de su custodia. “Es un verdadero privilegio haber sobrellevado una vida difícil”, expresó tiempo antes de morir.

Pues bien, esa niña se llamaba Indira y, años más tarde, se convertiría en la primera mujer en acceder al cargo de primer ministro de India (de hecho, sigue siendo la única hasta el momento), con el apellido de su esposo: Gandhi. Pero, a pesar de llevar ese emblemático apellido, no tenía lazos de sangre con Mahatma, aunque sí un vínculo de familiaridad con él: su padre era amigo y mano derecha del líder pacifista, junto a quien logró grandes conquistas por los derechos de sus compatriotas. En 1947, Nehru también alcanzó un lugar destacado en la historia de su país al ocupar el lugar de primer ministro de la India, por primera vez como una nación independiente.

Cuando más tarde Indira Ghandi llegó al gobierno de su país, habían pasado ya muchos años desde aquellas 30 cartas en las que su padre, dedicado y amoroso, había intentado hacerle llegar todos los conocimientos y reflexiones que quería legarle: el amor por el medio ambiente, el respeto por el prójimo, el valor de su vida y la de todos los seres vivos, la necesidad de velar por la integridad de su país y la importancia de ampliar su espíritu de la mano de una conexión trascendente. Lejos de apagarse con el tiempo, el mensaje continuó viviendo en el tiempo, para ella y para tantos otros niños, al editarse en forma de libro. Cartas de un padre para su hija se llamó la obra, publicada originalmente en 1929 y tiempo después se hicieron reimpresiones y reediciones con títulos adaptados, cartas adicionales y prefacios y prólogo de la propia Indira.

Una de las ediciones de Letters from a father to his daughter, el título original de la primera recopilación de cartas.

Estas cartas despertaron en mí un sentimiento de preocupación por las personas y un profundo interés por el mundo que nos rodea. Me enseñaron a tratar la naturaleza como un libro maravilloso. Pasé horas y horas estudiando piedras y plantas, la vida de los insectos y, por la noche, mirando las estrellas“, dijo Indira en 1973, mientras ejercía el cargo de primera ministra, al recordar aquellas cartas que le escribió su padre desde la prisión. Una de ellas en el día de su cumpleaños, que comienza así:

Mi querida Indira,

En tu cumpleaños tienes la costumbre de recibir regalos y buenos deseos. Pero ¿qué regalo puedo enviarte desde la prisión de Nani? Mis regalos no pueden ser materiales ni sólidos. Solo pueden ser de la mente y el espíritu. Cosas que ni siquiera los altos muros de la cárcel pueden detener. Sabes, cariño, que no me gusta sermonear ni dar buenos consejos. Siempre he pensado que la mejor manera de averiguar lo que es correcto y lo que no es correcto, lo que se debe hacer y lo que no se debe hacer, no es dando un sermón, sino hablando y debatiendo, porque luego de hacerlo a veces un poco de verdad sale a la luz. Me han encantado las charlas contigo y hemos hablado de muchas cosas, pero el mundo es amplio y más allá de nuestro mundo hay otros mundos llenos de maravillas y misterios. Ninguno de nosotros necesita aburrirse ni imaginar que hemos aprendido todo lo que vale la pena aprender y que nos hemos vuelto muy sabios. ¿Pero qué voy a hacer entonces? Una carta difícilmente puede reemplazar una charla. ¡Hay tantas cosas que me gustaría decirte!“.

Este es un fragmento, apenas, de todo lo que Nehru intentará compartir con su hija en cada uno de los envíos, lamentando no tener la opción de pasar tiempo juntos, pero aprovechando al máximo la oportunidad de contarle a través de estas cartas cuáles son, a su entender, los aspectos más valiosos de la existencia, para que con el tiempo ella pueda sacar sus propias conclusiones sobre el mundo y sobre sí misma: “Hija, solo intento ayudarte a comprender“, le dirá más adelante, antes de despedirse, firmando “con todo el amor del mundo”.

El primer capítulo está dedicado a la naturaleza. Allí le cuenta a su hija acerca del maravilloso entorno que la rodea.

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.

Comentarios ()

Más de Día del Padre