Sophia - Despliega el Alma

Género

6 octubre, 2008

El cerebro no es unisex


88_7_1

Las investigaciones están demostrando que existen diferencias y que eso incide en el comportamiento de varones y mujeres.

En pleno siglo XXI, está ocurriendo una revolución científica igual a la de la era espacial: la exploración del universo interior. Por obra y gracia del mapeo del genoma humano, hoy podemos determinar el alcance de los genes, tanto en las enfermedades como en el comportamiento. La existencia de la resonancia magnética y de la tomografía permiten observar los procesos cerebrales con gran exactitud. También se conocen los sitios en los que se procesan las emociones, las percepciones, la memoria y las actitudes.

Se sabe que varones y mujeres piensan distinto, pero hasta ahora se lo atribuía a las hormonas sexuales o a las presiones sociales. Poco a poco, la ciencia está comenzando a demostrar que existen reales diferencias y que esas diferencias son una de las muchas causas por las que somos distintos.

La norteamericana Laura Brizendine es una de la científicas que más está colaborando en este cambio de concepción. En su libro El cerebro femenino, uno de los más vendidos de los últimos tiempos, afirma que conocer la idiosincrasia natural de cada género es fundamental para entendernos y llevarnos mejor. Para ella somos diferentes y lo constata a través de sus investigaciones de anatomía cerebral, realizadas en The Women’s Mood & Hormone Clinic, donde está abocada a investigar cómo las hormonas influyen en las actitudes femeninas.

“Desde la concepción hasta las ocho semanas de vida fetal, todos tenemos circuitos cerebrales de tipo femenino. Después, los diminutos testículos del feto masculino empiezan a liberar enormes cantidades de testosterona que impregnan los circuitos cerebrales y los transforman al tipo masculino”, dice Brizendine y agrega: “Como el cerebro de las mujeres no se ve expuesto a tanta testosterona, ellas nacen con circuitos que son mayores en algunas zonas, como la del oído y la de las emociones. En los varones, en cambio, el espacio reservado al sexo es dos veces y medio más grande que el de las mujeres”.

A partir de allí, la reconocida investigadora llegó a una serie de conclusiones que expuso en su libro. Éstas son algunas de ellas:

  • Siempre se dijo que las mujeres eran menos inteligentes porque su cerebro es más chico. Esto no es cierto. La anatomía cerebral demuestra que varones y mujeres tienen el mismo promedio de inteligencia. Y poseen un número similar de conexiones cerebrales, pero en la mujer se concentran en un cerebro más pequeño y están repartidas de una forma diferente.
  • El cerebro femenino es más apto para la empatía y la captación de matices emocionales. El cerebro masculino tiene más espacio dedicado al impulso sexual y centros más desarrollados para la acción y la agresividad.
  • Las hormonas tienen una enorme influencia en las mujeres. En ellas se producen más cambios a lo largo de la vida. Por lo general, en la etapa fértil, los cambios se dan en función del ciclo menstrual. Está demostrado que las mujeres están muy condicionas por las hormonas.
  • El cerebro de unas y otros es definitivamente distinto. Más allá de las pautas culturales, nuestra estructura biológica nos hace diferentes. Brizendine cuenta una anécdota: “Una de mis pacientes le regaló a su hija de 3 años muchos juguetes unisex; entre ellos, un vistoso coche de bomberos. La madre irrumpió una tarde en el cuarto de su hija y la encontró acunando al vehículo en una mantita, meciéndolo y diciendo: ‘No te preocupes, camioncito, todo irá bien’. Esto no es producto de la socialización. Aquella chiquita no acunaba a su camioncito porque su entorno hubiera moldeado así su cerebro unisex. No existe un cerebro unisex. La chiquita nació con un cerebro femenino, que llegó completo, con sus propios impulsos”.
  • Las chicas se interpretan en función de las interacciones con los demás. Aprenden a leer las caras desde que nacen; tienen más comunicación emocional. En ese sentido, las mujeres están más programadas para mantener la armonía social. Lo tienen adentro, es parte de su naturaleza, hasta puede convertirse en una cuestión de supervivencia. “Muchas mujeres encuentran alivio biológico en compañía de otra; el lenguaje que conecta a las mujeres entre sí es el pegamento”. Esto, en cambio, no sucede con los varones. Por eso, muchas mujeres sufren por el diferente patrón de comunicación de sus parejas. Llama la atención lo diferente que es la reacción ante el conflicto y el estrés de las relaciones. Según la neuropsiquiatra, los varones pueden llegar a disfrutar con el conflicto, mientras que en las mujeres se desencadenan reacciones hormonales negativas.
  • Las mujeres lloran con mucha más facilidad. Normalmente, ellos recién se dan cuenta de que algo anda mal cuando las ven llorar a ellas. Esta actitud está absolutamente relacionada con la certeza de que están mucho más imposibilitados para leer de igual manera los rasgos emocionales.

ETIQUETAS cultura femenina mujeres sociedad

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.

Comentarios ()

Más de Género

Por vocación o destino, ellas luchan por la paz

Esta es la historia de siete mujeres que, en diferentes partes del mundo, desafiaron los mandatos, enfrentaron sus miedos y el ataque de grupos extremistas, en pos de construir un mundo mejor. Te invitamos a conocerlas.

Mujeres por la paz

Aunque no es solo una tarea de las mujeres, lo femenino tiene mucho para aportar en la construcción de sociedades donde la intolerancia y la violencia dejen de ser una realidad de todos los días. ¿Cómo hacerlo posible?

La revolución de las raíces

A veces, el lenguaje simbólico nos ayuda a hablar de aquello que cuesta ponerle palabras. Por eso, en este día tan especial, te compartimos un cuento gentileza de «Mujeres en acción» sobre los daños que genera la violencia de género y la potencia renovadora de las alianzas solidarias.