Sophia - Despliega el Alma

Vivir bien

20 mayo, 2021

El auge de los viveros, una tendencia que floreció en pandemia

El famoso #quedateencasa de 2020 trajo, entre otras cosas, una mirada más profunda hacia el propio jardín y despertó una creciente curiosidad por las huertas. Hoy te proponemos un recorrido virtual por estos espacios verdes con los que volvimos a conectar.


La pandemia nos replegó a nuestros hogares y los plantas se volvieron protagonistas (Foto: Unsplash).

Por Victoria Llorente

Comprar herbáceas, crear huertas. Recrear espacios nuevos. Plantar un árbol por primera vez. Comer una manzana que creció en tu casa. Mirar el recorrido  de la mariposa a la flor, y de ahí al árbol donde habita el hornero. Viveristas y paisajistas coinciden en que la vuelta a conectar con los propios jardines, irremediablemente llevó a las personas a empezar a mirar de nuevo la naturaleza. Mariana Hogg, dueña del espacio Alalma, dice que con el tiempo, las personas nos fuimos encerrando de a poco en espacios absolutamente artificiales, con muchas cosas sin reminiscencias naturales y puramente sintéticas. “Creo que es necesario estar de  nuevo debajo de los arboles, hamacarnos, mirar las estrellas de noche, poner una linda vela, hacer un fogón… Volver a lo ancestral”, reflexiona la paisajista.

Los espacios verdes fueron la válvula de escape para ayudarnos a salir del encierro.

En marzo de 2020 se decretó la cuarentena por coronavirus en la Argentina. El hashtag #quedateencasa empezó a dar vueltas por todas las redes, por todos los medios. Lo que comenzó siendo quince días, se transformó en lo que ya todos conocemos. Y en el medio de ese “estar en casa” no nos quedó otra que empezar a mirar qué estaba pasando adentro de cada espacio. Los lugares de paso, dejaron de serlo. Y los jardines, las terrazas y los patios, que para muchos hasta ese momento se usaban durante los fines de semana y se miraban desde lejos en el trajín de la rutina semanal, empezaron a ser habitados como nunca.

Sumado a eso, estar en lugares abiertos también empezó a ser sinónimo de cuidado. “A principios de abril del año pasado, me llamó una amiga abogada para preguntarme si me había dado cuenta de la cantidad de pajaritos que había. Le contesté que siempre habían estado, pero que ella no los había sabido escuchar en la vorágine de todos los días”, cuenta la paisajista y fotógrafa cordobesa Carola Marfort desde Villa Allende, cuando le consultamos sobre el marcado interés de la gente por las plantas, los viveros y la vida al aire libre a raíz de la pandemia.

En 2020, aumentaron un 35% las ventas de flores y plantas. A pesar del contexto de pandemia, especialistas del INTA aseguraron que el balance final del 2020 fue positivo para el sector florícola, con récord de ventas tanto a escala mundial como local. Esto se dio como resultado del marcado interés que le dio la población a las plantas y su rol sobre la salud mental y física de las personas. *Fuente: www.intainforma.inta.gob.ar

Isabel Pueyrredón también es paisajista y trabaja desde hace más de 35 años, planificando, creando y armando jardines. Lo que más me llamó la atención fue el marcado interés de la gente por las huertas. Las personas empezaron a notar que cuando ponían una semilla, a las pocas semanas tenían rúcula y la podían comer en su mesa. Podar, plantar, desmalezar, sembrar, si uno está atento, se transforma hasta en una sesión de meditación, porque te obliga a estar en el aquí y el ahora. Eso, sumado a ver el proceso que vive una semilla que luego se transforma en alimento, logró captar la atención de muchos que antes tenían la mirada puesta en otro lado”, resume.

Desde Sophia, te invitamos a reconectarte con el verde con salidas al aire libre y con lo más ancestral de nuestras vidas, a través de una recorrida por algunos viveros de nuestro país. Y, de paso, te dejamos esta pregunta: ¿cuándo fue la última vez que te detuviste a escuchar el canto de los pájaros por la mañana?

Un recorrido por La Teófila, el emprendimiento que Benítez Cruz lleva adelante en Capilla del Señor.

La Teófila (Capilla del Señor)

En Capilla del Señor Guillermo Benítez Cruz tiene un vivero a cielo abierto donde plantas exóticas y nativas se combinan para dar como resultado un lugar de inspiración para aficionados y amantes del jardín.

@lateofila

Alalma (Tigre)

El multiespacio en Rincón de Milberg, en Tigre, tiene al jardín y a la huerta como centro de la escena. Además de vender plantas y flores, Alalma es una tienda con productos de decoración y un lugar donde se dictan talleres que tienen que ver con la naturaleza y el bienestar en general.

@alalma.demarianahogg

Especies para jardín, huerta, productos de decoración y talleres, son algunas de las propuestas de Alalma.

Herbarium (Pilar)

Una de las maneras más lindas para disfrutar de Herbarium, en Pilar, es tomarse un rato para entrar al café rodeado del verde furioso de las plantas del vivero y de los colores de su hermosa huerta.

@herbariumpilar

La colección (Tigre)

El ingeniero agrónomo y paisajista Nicolás Heinen es dueño de otro espacio digno de ser visitado. En el vivero La Colección Heinen logró crear un lugar de experimentación, de juego y, ante todo, de disfrute, combinando diseño, variedad y muchas curvas, como a él le gusta.

@viverolacolección

El ingeniero agrónomo Nicolás Heinen se formó en Londres y eligió la localidad de Tigre para dar vida a La colección.

Verellen (Tandil)

En Tandil, el vivero de Didin Verellen es un paso obligado para quienes quieran encontrar plantas de producción propia en medio de las fascinantes sierras de esta ciudad. Su dueña asegura que la demanda durante la pandemia fue similar al boom de los viveros que tuvo lugar 10 años atrás.

@vivero_verellen

Vivero Mischa (Bariloche)

Sobre una calle cercana a la avenida Bustillo, en un bosque de coihues, está el vivero Mischa. Atendido por sus dueños, Mischa y Angélica, desde hace más de 20 años es la puerta de entrada a un cuento de hadas. Allí venden nativas de todo tipo  y semillas. Vale la pena acercarse a investigar este lugar sagrado ubicado a pocos kilómetros del centro de San Carlos de Bariloche.

El Vergel (Lincoln, Buenos Aires)

Lo que más notamos en el vivero fue el creciente interés por los frutales. La gente buscó variedades pensando en su uso domestico o en el monte frutal familiar”, cuenta María Elisa Siri, dueña de este encantador vivero en las afueras de Lincoln que este año también incorporó un espacio de deco de interiores y exteriores.

@vivero_el_vergel

En Lincoln, provincia de Buenos Aires, El vergel ofrece distintas opciones para incursionar en la jardinería.

Vivero Lobos (Lobos, Buenos Aires)

Clásico entre los clásicos, el Vivero Lobos es conocido por el tamaño de árboles de producción propia.

@viverolobos

Vivero Raíces (Villa Elisa, Entre Ríos)

Hacer crecer lo más propio del lugar. A eso se dedican en Raíces, vivero especializado en la investigación, producción y venta de plantas nativas en la provincia de Córdoba.

@plantasnativasentrerrianas

Campo de flores (Río Ceballos, Córdoba)

En Campo de Flores las puertas están abiertas, no solo para comprar las flores más lindas de Córdoba, sino también para asistir a talleres y disfrutar de un riquísimo té en uno de los galpones rústicos rodeado de una variedad de colores, aromas, mariposas y todo lo que trae la naturaleza exuberante de un campo preparado exclusivamente para su producción.

@campodeflores_cba

Un paseo por Campo de Flores, un hermoso entorno natural ubicado en Río Ceballos, provincia de Córdoba.

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.

Comentarios ()

Más de Vivir bien

Todo eso que las mascotas nos dan (sin pedir nada...

Esos ojitos lo dicen todo: una mascota siempre nos llena de amor. Por eso, durante la pandemia, la adopción de animales domésticos –sobre todo perros– aumentó un 200 por ciento. Su presencia alegra la casa, pero también el alma. Historias de una relación sin igual.

La mirada amorosa, una clave para proteger la...

En la Semana Mundial de la Lactancia Materna, una invitación a abrazar a las madres y a sus bebés brindándoles contención y ayuda para vivir más plenamente un momento vital para el desarrollo de la primera infancia.

Hora de jugar… ¡todos a la cocina!

Estas vacaciones de invierno nos traen la oportunidad de compartir tiempo con los más jóvenes de la casa y dar rienda suelta a la creatividad y la imaginación. Les ofrecemos una selección de recetas para hacer a varias manos y compartir, después, alrededor de una mesa grande y colorida.