Sophia - Despliega el Alma

Artes

16 enero, 2024

El arte del collage: plasmar la vida entre formas y colores

Hablamos con la artista visual Emilia Gutiérrez sobre la práctica del collage y su vinculo íntimo con la infancia, la naturaleza y la creatividad. Una historia que empezó, dice, "como una manera de expresar la alegría y el asombro”.


Uno de los collage de Emilia: Un nuevo otoño

Por Clementina Escalona Ronderos

Quién no lo hizo alguna vez: agarrar tijeras, plasticola y unas cuántas revistas y diarios viejos, y ponerse a recortar y pegar con total libertad. Quizás vuelva a la memoria algún recuerdo de la infancia, en la clase de arte con los compañeros de colegio, o en la casa de una amiga de la primaria. O tal vez un diario de la adolescencia, con imágenes de los ídolos del momento. Sobre las fotos se pegaba alguna frase o palabra recortada del diario, creando así una obra propia, única e irrepetible. Un auténtico collage. 

Para Emilia Gutiérrez (37), nacida en San Miguel de Tucumán, los recuerdos se remontan a cuando tenía seis años. “Comencé a hacer collage desde mi infancia como una manera de expresar mi alegría y mi asombro; en ese momento, usaba revistas de mi abuela y papel glasé”, cuenta. “Crecí en una familia donde se respiraba arte. Mi mamá, si bien era abogada, amaba el arte, y mi tía, por otro lado, era actriz y maestra de expresión corporal. El arte fue una guía en mi vida y hoy es mi cable a tierra”.

Emilia Guitiérrez. Foto: Sebastián Zapata

El arte del collage, o collagismo, empezó muchísimos años atrás. El libro “Historia del collage” (editorial GG), de la historiadora del arte alemana Herta Wescher, son 255 páginas que recorren todos los matices del arte de hacer collage: desde los primeros usos de papeles de colores por calígrafos japoneses del siglo XII, pasando por los movimientos artísticos de Europa, como el cubismo francés, hasta las vanguardias del arte pop. Algunas de las curiosidades más excéntricas utilizadas para hacer collage fueron plumas de ave, perlas, joyas, mechones de pelo y alas de mariposa.

La palabra “collage” nació por su asociación al adhesivo o la “cola” (palabra que a su vez viene del griego kolla, que quiere decir pegamento), y también del verbo coller, que en francés significa “pegar”. 

Hoy existen nuevas formas de hacer collage que Wescher, quien publicó el libro en 1974, ni siquiera llegó a ver. Gracias a la tecnología, esta práctica amplió sus fronteras más allá del clásico formato papel-pegamento-tijera al arte digital. “Si tuviera que elegir tres collagistas actuales, serían Eugenia Loli, por sus imágenes surrealistas; Julie Liger-Belair, por su capacidad de combinar técnicas de una manera increíblemente exquisita y Carolina Chocrón, argentina, por su minimalismo. Con pocos elementos, expresa un montón”, comparte Emilia.

Uno de los collage de Emilia: Contemplar (serie Jardines)

Licenciada en Comunicación Social, Emilia se dedica también a la escritura, y su producción incluye desde artículos periodísticos hasta poesía. En 2018, lanzó su primer libro de poemas titulado “Bosque”. 

“En presencia de lo bello, el alma se ve impelida a generar por sí misma algo bello. Al contemplar lo bello, el Eros despierta en el alma una fuerza engendradora” cita al comienzo del libro. La frase corresponde al filósofo sur coreano Byung-Chul Han. 

“Coincido con Han en cuanto a su denuncia constante de que el ser humano va perdiendo sus espacios de ocio, de no-productividad, de quietud y de silencio. Siento que es urgente recuperar esos espacios, empezar a habitar nuestro tiempo con más paz”, dice la artista.

Por eso (y por tantas cosas más), el collage. Las palabras que se le vienen a la mente son juego, azar y fluir. Para Emilia, una de las maravillas de la técnica reside en poder crear algo con sentido a partir de diversos elementos, algo que describe como la metáfora misma de vivir. “Creo que el collage me enseña que no todo tiene que ser tan planeado ni rígido. Del caos surge la belleza”. 

Hoy Emilia se dedica en gran parte a gestionar y promover su proyecto, “Cereza Negra”, a través de la cuenta de instagram @cerezanegracollage. El nombre nació de un juego, y quedó. “Fue por una residencia artística de la que participé en San Martín de los Andes, cuando jugábamos con otras artistas a ponernos nombres de frutos del sur. Una era “rosa mosqueta”, otra “zarzamora” y a mí me tocó ‘cereza negra’. Ese fue el nombre que decidí usar para mi proyecto de collage”. Desde su cuenta, Emilia comparte su trabajo artístico y difunde los talleres que dicta. “Crear y compartir son dos cosas que me hacen muy feliz”, dice. Este mes, brindará un curso especial para miembros de Círculo Sophia y todos los que quieran experimentar de qué se trata el arte del collage. (Ver enlace para más info.).

Otro de los collage de Emilia: Animales de poder (de la serie homónima)

“Invitaría a cualquier persona a hacer collage, porque es una técnica democrática y simple. Mientras tengas papeles o elementos que puedas adherir a una superficie, y manos para ayudarte, podés hacerlo. Fluís mientras lo haces, es terapéutico. Y prometo que el resultado de la creación sorprende y enriquece, siempre”, dice con entusiasmo.

En todo su arte, la naturaleza es protagonista: tanto en los poemas como en los trabajos de collage, alude a los árboles y las flores, los animales, la tierra, el sol y la luna. “La presencia tan fuerte de la naturaleza en mi obra se debe a un inmenso agradecimiento que siento por todos los seres con los que compartimos la vida y que no son humanos, pero están aquí cumpliendo también su propósito y su ‘lugar en la familia de las cosas’”, dice citando a la fantástica poeta estadounidense, Mary Oliver.  

“Yo vine a llenar el mundo de inutilidades hermosas”, termina uno de sus propios poemas. Quizás por eso los collages con mechones de pelo, las plumas exóticas y las alas de mariposa. Porque el arte es a la vez expresión inútil y vital. Es el grito escandaloso, extravagante, colorido y sutil del alma de cada artista.

¿Querés participar del taller «Collage de Intenciones» que brindará Emilia? ¡Te esperamos el jueves 25 de enero! De 19 a 20.30 h. Más info, haciendo clic en este enlace.

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.

Comentarios ()

Más de Artes

De lo espiritual en el arte: unas palabras sobre...

Ilusionada con volver a encontrarse con la obra de Wim Wenders, el director alemán, una cronista de Sophia entró a una sala a recibir su film, regalo maravilloso. Un permiso para entrar en otra vida y otros mundos, y recordar que hay otros modos de vivir.

María y Paula Marull: «La gente tiene necesidad...

Las hermanas Marull quedaron en el corazón del público y la crítica por “Lo que el río hace”, la obra que escribieron, dirigieron y protagonizaron el año pasado. Una historia con fondo de pueblo y río, viejos amores, preguntas por el sentido de la vida y el tiempo, tortitas negras, deseos y pasos de chamamé, que vuelve a escena en marzo.

De perros y gatos: historias de escritores y sus...

Amantes de las mascotas somos muchos. Y algunos escritores decidieron volcar en palabras ese amor por sus compañeros felinos y perrunos. ¿Querés conocer sus historias?