Sophia - Despliega el Alma

Sabiduría

7 julio, 2023

El arte de envejecer

"¿Qué permanece de la vida cuando envejecemos?", se pregunta la autora de esta maravillosa reflexión sobre el paso del tiempo y el valor de hacer de él una verdadera escuela de amor, gratitud y sabiduría.


Por Susanne Schaup

“Eres tan viejo como te sientas”. Este dicho popular tan escuchado no es tan simple como parece.

Es verdad que la medicina moderna y las mejores condiciones de vida han demorado el ingreso a la “vejez” y aumentado nuestra expectativa de vida. La cosmética, la moda, la publicidad, los gimnasios y el movimiento de bienestar nos ayudan a mantenernos jóvenes por más tiempo. La creciente industria de la salud y las agencias de viaje de todo el mundo reciben ganancias gracias a que nos mantenemos en forma hasta en la vejez. La franja societaria que posee tiempo y dinero para gastar en cruceros y viajes por el mundo, símbolos del estatus caros que realzan nuestro divertimento y bienestar está representada principalmente por la generación más vieja. La jubilación, ese “tiempo bien merecido para descansar”, es una etapa de la vida en la que muchas personas de la tercera edad se sienten lo suficientemente activas como para realizar actividades para las que nunca tuvieron tiempo cuando eran jóvenes, como por ejemplo viajar, adquirir un nuevo hobby, aprender un nuevo idioma o manualidad, entre otras cosas.

Sin dudas mantenerse activo, cuidar la salud física y adoptar un estilo de vida saludable ayudan a ralentizar el proceso de envejecimiento. En contraposición a esto, una amiga de mi abuela vienesa solía llamarla “anciana amorosa” cuando tenía apenas cincuenta y tantos años. En una fotografía tomada en esa época, de hecho parece una persona más anciana en su modesto vestido negro, un chal tejido alrededor de sus hombros y su cabello naturalmente gris atado en un moño en la nuca. Su afable rostro muestra arrugas, signos visibles del envejecimiento. En aquella época, las mujeres de clase media respetables no usaban maquillaje ni se teñían el cabello. Su rostro tiene una apariencia de resignación. Luego de las miserias sufridas durante la Primera Guerra Mundial y de una vida agotadora como madre y ama de casa, la vida ya no tenía nada para ofrecerle.

Cuando el cambio de paradigma en los roles de género gradualmente surtió efecto, las mujeres comenzaron a verse distintas durante la llamada vejez. Al igual que los hombres, prolongaron la parte activa de sus vidas. La “productividad” adquirió un nuevo significado, superando la crianza de niños y el trabajo como medio para ganarse la vida. Puede que una mujer no gane un sueldo, pero aún puede realizar contribuciones valiosas para la vida de quienes la rodean y para su propia vida hasta su último aliento, si así lo desea y si posee la energía para ello.

El envejecimiento se ha vuelto algo así como una de las bellas artes. La longevidad humana ya no se divide en tres períodos: niñez (juventud), mediana edad y vejez; sino que lo hace en cuatro o hasta cinco etapas. El período que se ha ampliado dramáticamente es la vejez. En la actualidad, a las personas de 55 a 70 años de edad se las llama “mayores”, a las personas de 70 a 80 años “ancianos” y a las personas mayores de 80 años “muy ancianos”. Esta es una escala estimada y puede variar según la persona. Una vez que llegamos a la última etapa de la vejez, ¿cómo la afrontamos?

Pienso que es crucial aceptar las limitaciones naturales impuestas por la vejez. Me llevó años aceptar que ya no podía caminar o correr tan rápido como solía hacerlo, ya que sólo era una “persona mayor”. Hoy en día, toda actividad que realizo, ya sea caminar, preparar una comida, escribir una carta o coser un botón, me lleva más tiempo que antes y necesita de una planificación más meticulosa. No sólo me muevo con más lentitud sino que también pienso con más lentitud. O, para ser más precisa, necesito más espacio para meditar y reflexionar.

Ahora existe una quietud en mí cuyo espacio antes era ocupado por la acción o la planificación de la siguiente movida. La vida diaria se volvió más simple, de cierta forma. Mientras estoy haciendo algo, cualquier cosa, ahora me tomo un momento para un tipo de pensamiento asociativo no dirigido. ¿Podría llamarlo meditación? No estoy sentada sobre un almohadón con mis piernas cruzadas y la espalda erguida como en una postura de yoga (a pesar de que también hago esa actividad). Simplemente escucho al tiempo mientras pasa. Estoy más consciente de la transitoriedad de las cosas, mientras aún estoy en medio de ellas. Los pájaros que alimento hoy pueden no estar allí mañana. El viejo amigo con quien estaba recién hablando por teléfono puede salir de mi vida pronto, así como entró hace cuarenta años. La temporalidad de la vida me volvió reflexiva, pero no desesperanzada ni deprimida.

Hay algo gratificante, hasta sublime, en el flujo de las cosas. A veces dejan rastros y a veces no. Las bendigo a todas como parte de mi presencia en este mundo. Son formas de energía en constante cambio. Nosotros mismos somos parte de este flujo infinito. Siento que todo sucede sub specie aeternitatis. Esto significa que todas las cosas, no sólo poseen un significado o una finalidad inmediata, sino que también forman parte de una realidad más amplia. Adquieren otra importancia en otra categoría de tiempo. Esta nueva cualidad me impulsa a ser más generosa, más paciente y tolerante, en último término, conmigo misma. Necesitamos perdonarnos a nosotros mismos por nuestra energía decreciente y por la debilidad y fragilidad de la vejez. Podemos aceptarlas y reconciliarnos con ellas.

«Hay algo gratificante, hasta sublime, en el flujo de las cosas. A veces dejan rastros y a veces no. Las bendigo a todas como parte de mi presencia en este mundo. Son formas de energía en constante cambio. Nosotros mismos somos parte de este flujo infinito».

Tomemos por ejemplo el olvido, que es tan común en la vejez. Entro a mi cocina y no puedo recordar para qué fui. O, me olvidé que concreté una cita el otro día y la perdí. O no logro recordar dónde dejé mi celular. Luego de una búsqueda frenética que dura más de una hora, lo encuentro en un lugar que no corresponde. Lo habré dejado allí en un momento de distracción. Estos son los errores comunes de la vejez, y es mejor aceptarlos. Perdónate por aquello que no puede evitarse. Siempre que cometo un nuevo error, me digo con una sonrisa: “¡Ah, uno nuevo!” Esto comienza a ser más común ahora. A decir la verdad, cometo errores nuevos todo el tiempo. Puede parecer impactante y molesto, pero es parte integral de la condición humana.

Existe una forma honorable de contrarrestar las distracciones: entrenarse a uno mismo para estar totalmente consciente en todo momento. Básicamente, esta es la disciplina del Yoga o la práctica Budista. Pero, atención, requiere de una enorme energía mental. Lo he intentado y cuando tengo éxito una vez, fracaso dos.

Recordemos que siempre está la perspectiva de sub specie aeternitatis. Desde dicho enfoque, tu vida nunca se reduce o se priva de cosas como lo crees, como Henry D. Thoreau, el sabio de Concord, Massachusetts, lo dijo hace mucho tiempo. Thoreau no tenía ni cuarenta y cinco años de edad cuando falleció, pero existen almas avanzadas que fueron bendecidas con sabiduría cuando aún eran jóvenes. La mayoría de nosotros sólo nos acercamos a la sabiduría un paso a la vez, a medida que aprendemos a lidiar con nuestras limitaciones durante el proceso de envejecimiento.

Ser olvidadizo y limitado en diversos aspectos no significa que la vida durante la vejez posea menos calidad. Una persona mayor puede aportar una apreciación y una empatía más importante a los pequeños y corrientes eventos de la vida cotidiana, como la apertura de una flor o las tonalidades de verde a comienzos de la primavera, antes de que los colores saturados del verano aparezcan. Se aplica a la experiencia de la belleza de todo tipo y, más importante, a la calidad de nuestras relaciones.

También me he percatado de que ahora leo con un interés más ávido que antes, ya que saboreo cada palabra y frase y valoro la calidad del estilo, el aura de un libro. La experiencia de una vida me ayuda a entender una obra de arte de manera más extensa y en un contexto más amplio. Escucho música de manera diferente, ya que me abandono al flujo de los sonidos, atenta a su mensaje indescriptible. Mis manos están menos hábiles, mis dedos menos ágiles que antes, pero aún amo tocar telas finas, sentir sus texturas; y el deseo de crear algo con ellas no me ha abandonado.

¿Qué permanece de la vida cuando envejecemos? Diría que todo, pero de manera diferente. Todavía existe el mundo entero para experimentar, en otra escala y en un nivel más profundo y reflexivo, al estar conscientes de la temporalidad de la vida y al anticiparnos a nuestro adiós final. En todo momento la vida nos invita a vivirla al máximo posible, con una percepción intensificada gracias al privilegio de la vejez.

Por lo tanto, modificaría nuestra declaración inicial: no necesitamos “sentirnos jóvenes” cuando somos viejos. Lo importante es aprovechar las oportunidades en cada etapa de nuestras vidas. La vejez puede brindarnos bendiciones que ni imaginábamos cuando éramos jóvenes.

Susanne Schaup nació en Viena, es escritora y traductora. Autora de Sofía. Aspectos de lo divino femenino (Kairós, 1999), publicó libros sobre la vida y obra de Henry David Thoreau, Martin Luther King y Elizabeth Kübler-Ross. Tradujo la obra de autores como Emily Dickinson, Ralph Waldo Emerson, Raimon Panikkar y Walt Whitman, entre otros. Colabora con Sophia con columnas relacionadas con los aprendizajes y la sabiduría que trae el tránsito por la vida.

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.

Comentarios ()

Más de Sabiduría

Símbolos para iluminar la incertidumbre

En este año de profunda transformación, los lenguajes simbólicos nos ayudarán a atravesar una de las pruebas más difíciles del camino de la vida. ¿Qué tienen para decirnos del ocho, el infinito, la Justicia y la Estrella sobre este apasionante tránsito?

Leandro Pinkler: “La plenitud posible para el...

Durante milenios y desde tiempos remotos, la Humanidad encontró respuestas a sus preguntas fundamentales en las llamadas tradiciones sagradas. Un nuevo libro bajo el sello del Malba rescata la sabiduría de sus principios comunes.

Carta para una niña recién nacida

En un texto conmovedor, la traductora y escritora austríaca Susanne Schaup le cuenta a la pequeña hija de una integrante de Sophia por qué vale la pena celebrar la vida y honrar el amor por sobre todas las cosas.