Sophia - Despliega el Alma

Sociedad

15 mayo, 2020

El arte de combinar familia y trabajo en casa

A muchos, hoy nos toca un gran desafío: trabajar puertas adentro y conciliar la vida laboral con la familiar, convertidos en padres, profesionales y maestros. ¿Cómo generar acuerdos para transitar esta etapa de la mejor manera posible?


Por Teresita de Velazco Ledesma*

El aislamiento para cuidarnos del coronavirus unió nuestros mundos, generando que todos los roles familiares convivan bajo el mismo techo. Nuestro trabajo se convirtió en el huésped permanente de la casa, barriendo incluso las barreras entre lo público y privado.

Antes había un contexto para trabajar y otro para estar en el hogar, por lo que nosotros mismos nos cambiábamos el traje al salir de un mundo y entrar al otro.

Existía una distancia, una diferencia.

Hoy nuestra paternidad se entrelaza con las responsabilidades laborales, mezclándose con los quehaceres domésticos y somos mamá, papá, maestros, licenciados, o como queramos llamarnos según el momento del día.

Combinar las responsabilidades laborales con las familiares se volvió un arte.

Cada uno enfrenta desafíos diferentes, teñidos por su propia historia, familia y ocupación, siendo protagonistas la empatía y la flexibilidad. Preguntar “¿Cómo estás?” o “¿Este es un buen momento para vos?” implica involucrarse con la singularidad del otro, siendo esta una variable aplicable al ámbito laboral y también al de la casa.

Las rutinas válidas pre cuarentena seguramente han sufrido modificaciones y por eso es necesario generar nuevos acuerdos, hacer pedidos y crear espacios de conversación.

Luego de más de 50 días de aislamiento y sumergida en el ejercicio de combinar mi familia con mi trabajo, comparto algunas recomendaciones que pueden ayudarte a vivir estos días con mayor liviandad:

• Reconocernos aprendices, amigándonos con el “no sé”, dando lugar al asombro y a las nuevas experiencias.

• Achicar la brecha entre nuestras “expectativas” y “la realidad”, planteándonos objetivos coherentes con nuestra vida hoy. Permitirnos pensar que quizás este no sea el momento para incrementar la productividad, sino el contexto para sostener.

• Diseñar rutinas laborales compatibles con las necesidades familiares, flexibilizando horarios y conversando con nuestros equipos. La virtualidad puede traer mayor intensidad, por lo que es importante establecer un momento de cierre y garantizarnos tiempo de descanso.

• Explicar a los hijos, especialmente si son pequeños, que hay momentos en donde necesitarás mayor intimidad y no podrás tener interrupciones. Para reuniones importantes, de ser posible, es ideal retirarte a otro ambiente de la casa, buscando mayor privacidad y delimitando los espacios.

• Si estás en una videollamada laboral y repentinamente aparece algún familiar o se cuelan los ruidos de tu casa, intentá no desesperarte o ponerte nervioso. Hoy estamos todos en la misma situación y la foto familiar que tenemos en el escritorio de la oficina cobró vida para hacerse visible.

• Es el contexto propicio para distribuir responsabilidades y trabajar en equipo. Formular pedidos y solicitar ayuda, alivianará nuestra carga y nos ayudará a disfrutar cada día.

• Es muy importante destinar tiempo para jugar, compartir y distendernos con nuestra familia. Estamos sembrando recuerdos que quedarán en la memoria de todos.

• Ser compasivos con nosotros mismos, darnos permisos y concesiones, sabiendo que mañana podremos volver a intentarlo.

• Mirarnos con abundancia, felicitándonos por lo que logramos y quitando el foco de aquello que nos falta.

La pandemia trasformó nuestras vidas: haces meses que vivimos una realidad inimaginable, inmersos en un paréntesis y alejados de la prisa constante. Pensar en mañana es incierto, porque este virus impuso el hoy. Un hoy que nos encuentra danzando muchas músicas en simultáneo y uniendo nuestro mundo familiar con el profesional.

* Licenciada en Recursos Humanos, socia de la consultora de RH Hire Partners.

Podés leer también “Maternidad y trabajo: dolor, frustración y culpa”

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Whoops, you're not connected to Mailchimp. You need to enter a valid Mailchimp API key.

Comentarios ()