¿Dónde encontrar la fuerza para seguir cuando todo está oscuro?

Levantarse, cuando el ánimo flaquea. Dar el salto para alcanzar la salida del pozo de la tristeza, la desesperanza y el ahogo. Aún cuando parece que ya nada tiene sentido, una puerta siempre se abre hacia la luz…