Sophia - Despliega el Alma

Vivir bien

1 diciembre, 2023

Despertar el entusiasmo, un camino al cambio

¿Sentís que te gustaría avanzar, pero te quedás inmóvil? ¿Tenés ganas de dar un giro en tu vida, pero no sabés cómo lograrlo? ¡Nada mejor que encender la llama del entusiasmo!


Por Teresita de Velazco Ledesma

De pronto nos miramos y nos descubrimos inmóviles, con rutinas acomodadas, sinsabores y júbilo regulado. Sin darnos cuenta, nos volvimos grises…

¿Qué es lo que me hace ruido de mi vida hoy?

Haciéndonos los distraídos optamos por tapar nuestra voz interna, esa sabia compañera que nos susurra que algo tiene que cambiar.

¿Qué es eso tan pesado, qué es lo que me deja en pausa?

Nos animamos a imaginar un futuro diferente, pero enseguida nos convencemos que la quietud y la calma son lo mejor para nosotros. «Así, estoy bien», nos decimos.

Elegimos volver a la gatera, frenando nuestros impulsos, callando nuestro fuego. Es que a veces el miedo es más grande que las ganas de cambio.

¿Cuál es el paso que no me animo a dar?

Nos reservamos.

Eso a lo que aún no podemos ponerle nombre nos restringe, nos frena, reprimiendo nuestro impulso de avanzar.

Desde ese lugar de contención, de energía guardada, es fácil caer en la resignación. En sentir que las cosas van a ser siempre iguales. En creer que no vale la pena siquiera intentarlo y es justo en ese punto donde yace dormido nuestro entusiasmo, junto a las cenizas de una llama que nosotros mismos dejamos extinguir.

Entonces, si algo de todo lo anterior te resulta familiar, pero tus sueños siguen cerquita de tu corazón y sentís en tus entrañas la necesidad de un cambio, te invito a desempolvar tu entusiasmo.

El primer paso es conectarte con la posibilidad, con la esperanza de que se cumplirá lo que anhelás y es el sabor de la ilusión lo que exalta nuestro ánimo, nos llena de energía y nos moviliza hacia algo que es especial para nosotros.

Esa fuerza interior, cargada de fuego, es el entusiasmo. Y se activa cuando algo despierta nuestro interés, está ligada a nuestras motivaciones más profundas y tiñe de positivismo nuestro pensar, sentir y actuar.

Desde el entusiasmo somos protagonistas, y todo se vuelve posible. Aparece el coraje, nos despertamos y nos ponemos en movimiento. Salimos del estado de adormecimiento y nos damos cuenta de que el cambio depende de nosotros mismos.

¿Cuánto tiempo más voy a seguir inmóvil? ¿Cuál es el costo de mi quietud? ¿Qué me estoy perdiendo? 

Al conectarnos con el fuego del entusiasmo, entendemos que no se trata de esperar que suceda, sino de salir a buscar, de dar pasos. De unir nuestros sueños con un plan, tener una meta, un lugar concreto adonde enfocar nuestra energía, alejándonos de un simple deseo para hacerlo realidad.

Y es moviéndonos cuando empezamos a cambiar, porque caminando nos transformamos.

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.

Comentarios ()

Más de Vivir bien

Medicina del estilo de vida: ¿cuánto de cambiar...

De la mano de la doctora Julieta Barrado, te invitamos a conocer el novedoso enfoque de esta especialidad médica, y a seguir sus propuestas para mejorar tu calidad de vida.

Esperanza activa: el poder femenino en el cuidado...

Frente a los peligros a los que se enfrenta nuestro entorno, hay mujeres creando consciencia global a través de un mensaje esperanzador: siempre estamos a tiempo para reconectar con la vida.

Gisela Medina: «Somos ricos con la naturaleza que...

La cocinera correntina es una de las creadoras de la Red de Cocineros del Iberá y en esta charla nos habla sobre su amor por la cocina, el trabajo social que realiza en el gran humedal argentino y los regalos que la tierra nos da.