Sophia - Despliega el Alma

Hijos

29 julio, 2021 | Por

Propuestas artesanales para celebrar la niñez

Anticipándonos al Día del Niño, te compartimos estas encantadoras opciones de emprendedores argentinos que buscan atesorar la magia de la infancia, sin perder de vista el enorme valor de lo hecho a mano. ¡Descubrí mundos de ensueño para celebrar junto a los chicos!


PONCHI MARKET

Todo comenzó en 2014, cuando Luciana Goldstein buscaba materiales didácticos para trabajar en su consultorio como psicóloga infantil. “Tenía que hacerme de estímulos que acompañaran a los chicos pero que no se lastimaran si en medio de un juego algo volaba por la cabeza, así que empecé a investigar cómo hacerlos en tela. Tenían que ser juguetes que rápidamente ayudaran a los niños a entrar en la escena lúdica. La aceptación fue inmediata, los chicos no necesitaban instrucciones, los veían y se ponían a jugar. Algunos cocinaban verduras envenenadas y otros preparaban los sándwiches más completos del mundo”, cuenta la terapeuta. De a poco, el proyecto creció y se destacó por su originalidad y calidad. En 2020, se cerró una etapa y comenzó una nueva con el nombre Ponchi Market, en sociedad con Lucía Conte (creadora de Libros Sensoriales Kiwi), con el objetivo de mejorar la terminación y diseño. Sus juguetes estimulan el desarrollo del juego simbólico, acompañan la etapa de los 2 años y medio en adelante. Como especialista en niños, Luciana nos da algunos tips a la hora de elegir un regalo infantil:
* Buscar algo diferente: Cuando regalamos más de lo mismo es difícil que los chicos se sorprendan. La gran pregunta es: ¿QUÉ NO TIENE?
* Pensar en acciones y no tanto en objetos: ¿Le gusta explorar, construir, imitar, crear? La pregunta es: ¿QUÉ LE GUSTA HACER?
* Apostar a juguetes que estimulen, pero que no reemplacen la acción: EL RESTO LO HACE LA IMAGINACIÓN.

Descubrí Ponchi Market en www.instagram.com/ponchiponchicomiditas

FANNY & ALEXANDER

Esta propuesta se fundó a partir del deseo primordial de estimular a los niños y a los adultos para que jueguen un poco más. Su fundadora, Delfina Aguilar, siempre se sintió cautivada por los objetos bien pensados, bien diseñados y bien hechos, pero después de ser tía y, más tarde, cuando fue mamá, se dio cuenta que muy pocos juguetes de los que había en su familia reunían esas características. “Nos interesa que todos nuestros objetos sean simples, bellos y durables. Toda nuestra filosofía gira en torno a volver a los materiales nobles como la madera y la lana y a incentivar a los niños a conectarse con este tipo de materiales y a valorar los procesos que les dan forma. Esos son los criterios con los que seleccionamos todos nuestros productos”, cuenta Delfina y agrega: “El mercado tal vez está muy acostumbrado a los precios bajos de los juguetes descartables, pero es parte de nuestra misión educarlo en este sentido y propagar la idea que los objetos de la infancia transmiten valores. La compra y el posterior descarte de juguetes de plástico les enseña algo a nuestros hijos acerca de cómo relacionarse con el mundo. Por eso a nosotros nos interesa que nuestros juguetes transmitan otro tipo de enseñanza”.  

Descubrí las propuestas de Fanny & Alexander en www.instagram.com/fannyandalexander

GRACIAS A MI ABUELA

“Gracias a mi abuela fue creada hace casi diez años después de redescubrir el amor por el tejido heredado de mis abuelas –cuenta Virginia Noto Llana– de ahí el nombre en homenaje a ellas. Mi abuela paterna, Polé, se dedicaba a tejer pulóveres para niños que después donaba. Y mi abuela materna, Tola, me tejía ropa. Ellas me enseñaron a tejer con muchísima  paciencia. Casi veinte años después de haber aprendido de ella este arte, decidí retomarlo con nuevas ideas y una visión moderna, con el objetivo de ofrecer productos funcionales, actuales y de diseño, totalmente hechos a mano con mucho amor. Todos los artículos son tejidos por mí, dedicándole a cada uno el tiempo necesario para que queden perfectos”, comparte. Para realizar los muñecos (amigurumis) utiliza hilo de algodón. Y para las prendas, en su mayoría, lana. Si bien cuando comenzó usaba patrones de internet y revistas, hoy crea sus propios personajes y se divierte probando siempre nuevos y sorprendentes modelos.

Descubrí las propuestas de Gracias a mi abuela en www.instagram.com/graciasamiabuela

VALERIA CHURBA

Licenciada en Ciencias Ambientales, Valeria Churba promueve hace más de 10 años las huertas en la ciudad desarrollando propuestas educativas, tanto para hogares como para empresas, ONGs y organismos gubernamentales.
Desde hace 6 años, implementó proyectos en escuelas, en las que periódicamente se dictan talleres junto a niños de jardín y primaria. Durante la cuarentena desarrolló una serie de kits para niños con actividades que prueba en su casa, junto a sus hijos, y en los colegios. “El encierro me llevó a tomar conciencia sobre la importancia y la urgencia de re vincular a los niños –especialmente aquellos que están encerrados en departamentos- con la tierra. Y así surge la idea de armar cajas educativas llenas de juegos, propuestas y desafíos relacionados a la huerta y la naturaleza urbana”, cuenta Valeria que asegura que desde chica tenía necesidad de vincularse con la naturaleza. “En mi casa no teníamos huerta. No fue hasta pasados mis 25 años que cultivé mi primera lechuga y esa experiencia fue tan transformadora que comprendí que mi intención es lograr una mayor sensibilidad ambiental en la ciudad. Los chicos tienen muy desarrollado el interés y el conocimiento por la naturaleza. Están esperando que los grandes los acompañemos, les demos herramientas. Cada niño encuentra su forma de reconstruir esa relación: por eso desarrollé un kit de arte, uno de huerta y uno para niños que aún no saben cuál es la forma que más le gusta así que tiene un poco de todo”.

Descubrí las propuestas de Valeria Churba en www.instagram.com/valeriachurba

TIENDA ROSAURA

En 2012, Agustina Giorgio, una joven licenciada en Comunicación Comunitaria y mamá de Mora, en ese entonces bebé, recibió un duro revés: tenía un tumor cerebral. Su mundo dio un vuelco y, luego de la operación, decidió atravesar su recuperación desde otro lugar. Las prioridades cambiaron (cómo no), pero no así los sueños. Con enorme entereza y enfocada en sus afectos sintió que era tiempo de renacer. Entonces, le pidió a Francisca Hollmann, su gran amiga desde la universidad, que le enseñara a coser. Con el alta médica, las dos se pusieron en marcha para celebrar la vida a pura creación. Así nació Rosaura, una muñeca que primero fue talismán y luego se volvió marca, despliegue de ideas y amor. “Poco a poco fuimos creando objetos para que nuestros hijos tengan otra opción a las princesas y los hombres arañas, probando, metiéndolos en el lavarropas para ver si no se rompían y dándoselos a ellos para que hagan el mejor testeo de calidad del mercado: jugar sin parar. A partir de ahí nos encontramos semanalmente a tomar mate y a dar vida a nuestras Rosauras”, describe Agustina, hoy mamá de dos y ya totalmente repuesta de aquel duro trance, pero convencida que de la mano de las experiencias más difíciles, pueden nacer oportunidades mágicas.

Descubrí las propuestas de Tienda Rosaura en www.instagram.com/tiendarosaura

IKITOI

Manuel Saintotte y Laura Lospennato son diseñadores industriales, además de pareja y fundadores de esta novedosa propuesta. “La idea nació de la búsqueda por brindar las herramientas necesarias para que niños y niñas construyan abiertamente sus juguetes y desarrollen el lado más creativo de su pensamiento”. Su primer producto estrella fue el Kit Creatividad, un juego de gran tamaño para que los chicos y chicas puedan armar y desarmar y jugar dentro de las figuras. Luego, ampliaron sus líneas de juego siempre bajo la lógica Do it Yourself para que chicos y chicas sean parte del proceso del armado y luego del juego con el juguete.
Hace 2 años, abrieron en Palermo su primer local donde incorporaron una selección de productos de marcas amigas que siguen con su filosofía de infancia, que incluye juegos libres de género, niños como sujetos activos y una estética cuidada. “Es el resultado de pensar la juguetería a la que nos gustaría ir. Un espacio que invita a recorrer, chusmear, conocer y despertar la curiosidad de todos los chicos y chicas, incluso los que llevamos dentro los adultos. Para esto elegimos los juguetes, libros y objetos que más nos gustan y los reunimos aquí junto con toda nuestra familia de juguetes”, cuentan. 

Descubrí las propuestas de Ikitoi en www.instagram.com/ikitoi

LACHI

Cuando era chica, a Anabella Sequeira le gustaba sentarse junto a su mamá mientras ella cosía o cocinaba. Era el momento en el que compartían largas charlas. De grande estudió arquitectura, pero sentía que su futuro no iba por ahí. Durante su segundo embarazo debió hacer reposo y su mamá le regaló una máquina de coser. Fue en ese momento que descubrió su nueva pasión. “Empecé a hacer muñecos, almohadones… un día quise comprarle comidas de tela a mi hija y no me gustaba nada de lo que había en el mercado. Así que, sin dudar, se las hice, y al hacerlas, pensé, esto está lindo, puede gustarle a otras personas y lo puedo hacer mientras estoy con mis hijos en casa. Así que empecé de a poco, con mucha intuición y decidida a hacer un producto de gran calidad. Fabriqué los juguetes que hubiera querido tener de chiquita”. Sus propuestas están realizadas en su mayoría de polar, que es una tela hecha a partir de descarte de plástico PET, se reutiliza el packaging e incluso los recortes de tela van en bolsitas de regalo. La creadora confiesa que jamás le gustó cocinar ni coser: “Pero por algún motivo, la maternidad me amigó con ambas cosas. Y parece que, de tanto observar a mamá, algo aprendí”.

Descubrí las propuestas de Lachi en www.instagram.com/lachijuguetes

JUGUEMOS JUANITO

Ludmila Báez y su pareja crearon esta marca que utiliza descarte textil y madera. En el mundo de Juguemos Juanito hay cámaras de fotos, teleteatro de títeres, delantales de cocina y muchas cosas por descubrir. “Yo me encargo de la mayor parte del proceso, mi compañero de las entregas y de acompañar los extensos horarios de trabajo. Y nuestro hijo Benjamín, propone ideas y nos ayuda. Es todo un emprendimiento familiar”, cuenta su creadora. La propuesta nació hace diez años en Córdoba, pero hace seis se mudaron a Buenos Aires, donde decidieron dedicarse full time al proyecto. “Trabajamos en red con muchísimos emprendimientos independientes y se constituyó en un emprendimiento de triple impacto, que motoriza sueños de un mundo más pleno para infancias libres y la búsqueda de la concreción de su derecho al juego”, cuenta Ludmila.
Todos los productos son distintos unos de otros, no hay moldes y el trabajo es puramente artesanal. “Hace algunos años creamos una línea que se llama Muñecxs 1×1 y con la venta de cada uno donamos uno igual a un niño o niña que tenga vulnerado su derecho al juego”. Cada producto además tiene un cartón con un número, así en la página web del sitio se puede saber el destino del juguete donado. Ya entregaron más de 600 en 9 provincias y 18 destinos. “Para nosotros jugar es crear nuevos mundos, es libertad y sueños. Creemos que no hay edad para jugar y que es un derecho que debe cumplirse en todos los niños y niñas, sin distinción del contexto en el que hayan nacido”.

Descubrí las propuestas de Juguemos Juanito en www.instagram.com/juguemosjuanito

FANGA

María Muñoz y Corina Cassola se conocieron en 2018, a través de un amigo en común. Ambas tenían marcas orientadas a niños y en octubre de 2019 compraron Fanga. Las amigas decidieron asociarse, ya que se enamoraron de la propuesta de la empresa. “Usar una bici de aprendizaje (o camicleta) ayuda a los niños a desarrollar el equilibrio y la motricidad. El poder andar en bici empujando con los pies y avanzar por sus propios medios también les ofrece mayor autonomía y seguridad. Además, al no tener ni rayos, cadenas, pedales o rueditas, su uso es muy seguro. Más allá del beneficio de poder disfrutar de un paseo al aire libre, estar en contacto con la naturaleza y así poder desarrollar hábitos saludables desde pequeños”, explica Corina.
Las socias refuerzan la idea de que no es sólo una empresa manejada por mujeres, sino que además emplea muchas mujeres y genera valor en las familias. “Somos una empresa consciente, orientada al uso respetuoso de los recursos, haciéndolos durables, reutilizables, y usando materiales que no contaminen”, agregan. Cuando se les pregunta qué significó de niñas para ellas la bicicleta, María confiesa que jamás se olvida el día que aprendió a andar sin rueditas y sin la ayuda de su papá, mientras que Corina, con un sonrisa, enuncia: “Para mí la bici te da alas. ¿Cómo no gozar cuando el viento te da en la cara?”.

Descubrí las propuestas de Fanga en www.instagram.com/fanga.aprender.andando

LECTURITA

Celina Alonso se dio cuenta que no existía una buena propuesta de club de libros infantiles por suscripción. Así nació, hace tres años, Lecturita, inspirada en propuestas similares de otros países. “La idea me pareció muy buena, por eso decidí armar una propuesta adaptada a las posibilidades, opciones y gustos del mercado argentino. A la semana del lanzamiento teníamos más de 100 suscriptores, a los 3 meses 600 y continuamos creciendo rápidamente. Actualmente, Lecturita cuenta con 6000 familias que mes a mes reciben los libros en todo el país. De Jujuy a Tierra del Fuego”, comparte. Los pequeños suscriptores pueden unirse al club a través de la página web y todos los meses reciben un paquete divertido con dos libros sorpresa y algún otro regalito. También ofrecen una opción Combo Regalo, una compra única que puede servir para regalar en alguna ocasión particular o simplemente para probar la experiencia. Los libros son sorpresa y están seleccionados por el equipo de acuerdo a la edad y la fase de desarrollo de cada lector. Además de ser personalizados, los paquetes contienen dos libros, sorpresas y una carta que trata temas puntuales relacionados a la literatura y los niños”.

Descubrí las propuestas de Lecturita en www.instagram.com/lecturita

ATLANTIS MAPAS

El actor Juan Minujín siempre sintió una especial atracción por los mapas. “Es una manera de viajar desde casa. Mi papá es matemático, pero trabajó mucho en demografía y si bien mi mamá es socióloga, en algún momento dio clases de geografía. Creo que de ahí viene ese enganche. Me da placer dibujar con mis hijas con marcadores, lápices acuarelas. Y así surgió Atlantis Mapas como una alternativa para dejar las tablets y las pantallas”, relata Juan. Los mapas están ilustrados por Josefina Jolly y se pueden encontrar 5 propuestas: Proyecto Argentina, Mapamundi Proyecto América, Globo Terráqueo (un mapa en 3D), Sistema Solar y Marta Minujín, que incluye un recorrido de línea de tiempo entre las creaciones de la genial artista plástica argentina y tía del actor. Con este proyecto, y a través de donaciones, también están llegando a fundaciones, cooperativas, comedores, fundaciones y hospitales pediátricos.

Descubrí las propuestas de Atlantis Mapas en www.instagram.com/atlantis.mapas

GURI GURÚ

Pamela Martinelli y la actriz Mónica Antonópulos decidieron armar esta propuesta de indumentaria a partir de su experiencia como madres.A diario nos pasa de vestir a nuestros hijos y que no quieran hacerlo. Todos nos vemos apurados por los tiempos de la hiper productividad y muchas veces pasamos por alto que el aprender a vestirse es un proceso de aprendizaje que va asociado a la motricidad. Cada niño o niña tiene su propio tiempo de desarrollo”, explica Pamela. Eso las inspiró a crear Guri Gurú (niño guía) con prendas disruptivas, para facilitar y estimular a los niños a la hora de vestirse solos. ”Confiamos que todo niño tiene las mismas posibilidades de aprender si se les brindan las mismas herramientas: De aquí nace el concepto ‘Prendas Para Aprender’. Tanto para los pequeños como para los adultos, esta tarea puede ser desafiante, necesitar tiempo y mucha paciencia. Por eso las prendas no tienen cierre, cordones ni botones. Las costuras son planas, respetando que el contacto con la piel sea amable y están libres de etiquetas de todo tipo. Son reversibles, no tienen frente y reverso y sus estampas permiten que sean las niñas y los niños también quienes decidan cómo llevar su ilustración, es decir que les da autonomía al elegir”, explica Pamela. “Desde chica siempre me manifesté para ser escuchada. Me rehusaba a usar vestidos, me gustaban los pantalones y muchas veces, al satisfacer a mis padres usando un vestido en algún acontecimiento como ser cumpleaños, me sentía muy insegura”.

Descubrí las propuestas de Guri Gurú en www.instagram.com/guriguru

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.

Comentarios ()

Más de Hijos

Cuando el asombro despierta

“Originalidad significa volver al Origen”, decía el artista catalán Antoni Gaudí. ¿Y si el origen está del otro lado de una ventana? ¿Y si mirar crecer una flor bastara para entender tantísimas verdades? Sobre si conectar con la naturaleza desde niños puede ser una herramienta eterna de bienestar físico, emocional y espiritual.

Vacaciones de invierno, hora de invitar al alma a...

Los chicos viven rodeados de estímulos, pero carecen de tiempo para estar solos, en contacto con sus emociones y su mundo imaginario. Cómo acompañarlos para conectarse con su interior y volver a encender esa llama indispensable que es el asombro.

Chicos: herramientas para volver a la calma

Por cansancio, frustración, enojo o ansiedad, y sobre todo por esta situación tan particular que les toca atravesar, muchas veces los niños se encuentran desbordados de emociones. Estas son algunas propuestas para ayudarlos a recuperar la paz y el sosiego en tiempos difíciles.