Sophia - Despliega el Alma

Sabiduría

21 febrero, 2019

Cómo reconocer a las personas polinizadoras

Ellas sienten la necesidad de dejar una huella. Su actitud implica una conciencia de que no estamos solos, de que la evolución y el bienestar de la humanidad se hacen de uno en uno.


Todos los humanos compartimos necesidades básicas de cobijo, alimento, agua, afecto, pertenencia. Hay un grupo que persigue el reconocimiento y la admiración. Y hay otro grupo, el de los “inseminadores”, que experimenta otro tipo de necesidades. Sienten que algo en un plano profundo les reclama hacer una diferencia durante su paso por la vida. Ellos son los “inseminadores”. ¿Cómo hacemos para reconocerlos?

Hacé click en este enlace si querés saber más sobre ellos

La gente inseminadora hará alguna tarea para que otros reciban alegría, conocimiento, afecto. Como decía Ralph W. Emerson, esas personas están decididas a dejar este mundo un poquito mejor que como lo encontraron, están dispuestas a “dejar una huella”. En su ámbito de trabajo, en su familia, en su barrio, en su país, en el mundo.

En el “dejar una huella” hay una conciencia esencial de que no estamos solos, de que la evolución y el bienestar de la humanidad se hacen de uno en uno, con la voluntad de cada individuo.

Inseminar significa “esparcir semillas”. La gente inseminadora va polinizando a otra gente.

¿De qué manera lo hace?

  • Su tarea suele ser silenciosa.
  • En ocasiones, no alcanzarán a ver el fruto de su intento.
  • En otras, recibirá incomprensión, burla, rechazo.
  • Experimenta un sentido de responsabilidad.

Si querés leer la nota completa, hace click acá

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.

Comentarios ()

Más de Sabiduría

Edith Eger, sobreviviente del Holocausto:...

A punto de cumplir 94 años, la psicóloga y autora del bestseller La bailarina de Auschwitz y de En Auschwitz no había Prozac, habló con Sophia y sostuvo que, aunque aún lidia con el horror, cree en la esperanza y en la capacidad de elegir cómo vivimos.

Adiós, querido maestro Humberto Maturana

Años atrás tuvimos el privilegio de acceder a un workshop que el biólogo y epistemólogo chileno brindó en Buenos Aires. Con ese recuerdo, hoy despedimos a este hombre admirable que se fue a los 92 años sin perder jamás su fe en el enorme poder del alma humana.

¿Es amigable el universo?

A través de esta pregunta formulada por el físico alemán Albert Einstein, de cuya partida se conmemoró ayer el 66° aniversario, una invitación a contemplar nuestro entorno con una consciencia más amplia y dejar atrás la percepción limitada de nuestra existencia.