La era de la Justicia - Sophia Online

Membresía digital

Círculo Sophia

Sophia Online

La era de la Justicia

La Directora de Sophia nos acerca en su nueva columna una reflexión sobre la llegada de un nuevo tiempo, en el que la Justicia es la gran protagonista de una batalla global.

Transcurridos cinco meses de gobierno Javier Milei está pagando el precio de su debilidad parlamentaria con la compleja negociación de la ley Bases. Es en este contexto que irrumpe la postulación de Ariel Lijo para integrar la Corte Suprema, un juez amigo de empresarios y banqueros, y sobre quien pesan denuncias de corrupción y de connivencia con políticos kirchneristas desde hace años. Entre otras denuncias se le imputa la capacidad de “anestesiar” causas sensibles el kirchnerismo, como la compra fraudulenta de YPF (durante 15 años), operación que hoy puede costarle al país unos 16.000 millones de dólares.

La nominación obtuvo el rechazo casi total del amplio arco de asociaciones profesionales y juristas, y ciertamente amenaza la llegada de nuevas inversiones por la inseguridad jurídica que genera su figura. Lapidaria fue la opinión de un fiscal de Comodoro Py, que conoce el tema: “Lijo a la Corte: cerremos y tiremos la llave”. 

Las encuestas siguen mostrando el apoyo a Milei, sobre todo por sus logros en las áreas de Economía (vía Luis Caputo y Santiago Bausili) y en Seguridad (Patricia Bullrich). Aun así, hay una fuerte demanda de la sociedad en un área que no está siendo atendida o más bien parece ser parte de un plan paradójico: la Justicia.

A pesar de la avalancha de impugnaciones que recibió Lijo, Milei sostiene que tiene “el culo limpio” y por eso puede hacer reformas. Lo que no aclara el presidente es que tal vez sean sus amigos del massismo y del kirchnerismo —hoy socios indispensables para aprobar esas reformas— los que puedan tener el pasado sucio. ¿El pacto es reformas a cambio de impunidad? Habladurías, diría Carlos Pagni.

La deuda mayor que tiene la política luego de 20 años de kirchnerismo es de Justicia. En Argentina las causas penales por corrupción en promedio tardan 20 años y solo un porcentaje muy bajo llega a una condena. Hasta ahora, el que las hace no las paga. Casi todos los condenados por causas de corrupción —gracias a la colaboración de funcionarios del gobierno de Macri— hoy están libres.

“No solo de pan vive el hombre”

Según una encuesta reciente de Synopsis, el 83,5% de los seguidores de Patricia Bullrich rechaza la nominación de Lijo. Milei no está viendo que muchos de sus votantes lo eligieron por más razones que la reducción de la inflación y la libertad del mercado. La disyuntiva “Estado o Mercado” es una falsa opción porque en esa polaridad falta la piedra angular que es la Justicia, única instancia que puede dirimir los conflictos, sobre todo la corrupción y las mafias que, como hemos comprobado, pueden constituir asociaciones ilícitas y ampararse en una casta judicial.

El dinero es la forma más tangible del poder materialista y patriarcal, pero “no sólo de pan vive el hombre”. Hay otros valores espirituales que están en juego hoy en el país y en el mundo. La crisis civilizatoria es visible. Las sociedades reclaman un nuevo orden moral para combatir a las mafias enquistadas en el poder y al crimen organizado transnacional. Para ello se requiere una Corte Suprema con jueces intachables, insobornables, en los que todos podamos confiar. Lijo no.

Lijo es el emblema de la impunidad. Milei no está viendo el peso simbólico de esa nominación que, como un péndulo, puede volverse en su contra. Una Corte Suprema exclusivamente masculina, la ausencia total de mujeres en la composición del tribunal —a pesar de que el decreto 222/03 dispone tener en cuenta la diversidad de género—, además es un insulto a todas las mujeres juristas argentinas y un inadmisible retroceso en la cultura. En 2004 fueron nombradas dos mujeres, Carmen Argibay y Elena Highton. Veinte años después no quedaría ninguna. Una vez más la mujer invisibilizada y excluida de los ámbitos de poder. Todo un triunfo de la casta patriarcal. 

«Las sociedades reclaman un nuevo orden moral para combatir a las mafias enquistadas en el poder y al crimen organizado transnacional. Para ello se requiere una Corte Suprema con jueces intachables, insobornables, en los que todos podamos confiar. LijoNo».

El poder de los arquetipos

Pero no se trata meramente de una reivindicación cultural, sino de comprender el poder de los arquetipos en la consciencia colectiva. En el patriarcado el paradigma es el poder, autoritario y hegemónico, representado por el arquetipo del guerrero, cuyo principio masculino es el de dominar, vencer y avasallar al enemigo cueste lo que cueste. Mientras que el otro polo de la psique, el principio femenino asume el arquetipo de la Justicia que representa el límite al poder y que busca el equilibrio y la unidad del todo. La conocida ley del talión consagrada hacia el 1750 a.C. en el Código de Hammurabi que dictamina “ojo por ojo, diente por diente” representa el primer límite legal al abuso de poder porque limita la venganza a “no más de un ojo por un ojo”. Nace la Justicia.

El mito de la Gran Madre, que se manifestó en todas las culturas de la antigüedad bajo el nombre de diferentes diosas, obraba como un límite espiritual y religioso al poder. La diosa representaba la sabiduría de la ley natural y juzgaba a faraones y reyes. Por eso la Justicia ha sido representada siempre con la imagen de una mujer, con una balanza y una espada en sus manos. Todo exceso de los humanos —la hybris— sería castigado por la Justicia divina.

De acuerdo con Jung, los arquetipos siguen obrando en el inconsciente colectivo a través de nosotros, aunque no seamos conscientes de ello. Así como el impulso por la libertad individual surge luego de años de un agobiante estatismo, la demanda colectiva de justicia es el otro polo del péndulo frente a la megacorrupción y la intolerable impunidad del delito organizado que, como un cáncer con metástasis general, tiene tomado a una parte del país.

«Lijo es el emblema de la impunidad. Milei no está viendo el peso simbólico de esa nominación que, como un péndulo, puede volverse en su contra».

La sociedad está harta de la mentira, la estafa y la impunidad. Y las mujeres, de acuerdo con el arquetipo, reclamamos una representación femenina en la Corte Suprema. Somos más de la mitad de la población y nos corresponde una participación en el tribunal superior que incluya nuestra cosmovisión. De no haber sido por la prensa y la presión de las mujeres en las calles y en las redes, el siniestro femicidio de Cecilia Strzyzowski hubiera caído en el olvido. El patriarcado político es capaz de matar y tirar el cuerpo de la mujer a los chanchos. El poder hegemónico como sinónimo de impunidad. Con la revolución tecnológica se termina esa era.

Si al presidente Milei lo inspiran las Sagradas Escrituras del AT, lo invito a meditar el capítulo 6 del Libro de la Sabiduría, donde el rey Salomón pone estas palabras en boca de la Sabiduría, una imagen femenina de Dios:

¡Oh reyes, escuchen y entiendan! ¡Déjense instruir, ustedes que gobiernan las lejanas tierras! ¡Pongan atención, ustedes que mandan a multitudes, que están tan orgullosos de sus numerosos pueblos! Porque el Señor es quien les dio el poder, y la realeza les viene del Altísimo; él examinará su comportamiento y pondrá al descubierto las intenciones de ustedes. Ustedes son los representantes de su poder real; ahora bien, si no han juzgado conforme a la justicia, ni han observado su ley, ni procedido según la voluntad de Dios, los declarará culpables bruscamente, de manera terrible. Porque rigurosa es la sentencia para la gente que tiene un alto puesto.

La narrativa de LLA que apela a “las fuerzas del cielo” debería contemplar no solo al “dios guerrero” sino también a la “diosa sabiduría” cuyo mandato divino es impartir justicia. Porque la batalla que estamos librando todos, varones y mujeres, no es económica ni cultural. Es, ante todo, una batalla espiritual por valores. El Apocalipsis anuncia la llegada de una nueva era, la era de la Justicia. Todo lo demás es viejo.

Esta columna fue publicada por el diario La Nación el 10 de mayo de 2024. Podés verla haciendo clic acá. 

COMENTARIOS

FRASE DEL DÍA

"Dentro de nosotros hay algo que no tiene nombre, ese algo es lo que nosotros somos".

José Saramago