Sophia - Despliega el Alma

POR Bernardo Nante - Recuperar lo sagrado

30 septiembre, 2019

Eso que nos guía desde el corazón

Durante un tiempo, nuestro columnista Bernardo Nante escribió una serie de cartas en las que buscaba transmitir breve y emocionalmente una idea. Hoy nos comparte una de ellas, donde nos invita a reconectarnos con aquello que, a diario, nos orienta en el camino de la vida.

Foto: Pexels.

Foto: Pexels.Sin demorarnos en complejas teorías filosóficas, puede afirmarse que la noción de valor está ligada a la de preferencia. En nuestra experiencia cotidiana le otorgamos valor a aquello que preferimos o, inversamente, si preferimos algo es porque le otorgamos valor.

Cuando se sostiene que nuestra sociedad vive “una crisis de valores”, es porque suponemos que la mayoría “prefiere” equivocadamente.

“Mis valores verdaderos no son los que enuncio sino los que vivo de corazón a cada momento”.

Por cierto, esa afirmación parte del supuesto que sabemos en alguna medida qué es lo “preferible” o lo “valioso” para todo el mundo o, al menos, que advertimos que la mayoría identifica lo preferible con lo que cada individuo concibe como placentero o conveniente para sí, sin importar el prójimo.

En cualquier caso mis valores verdaderos no son los que enuncio sino los que vivo de corazón a cada momento. Si acepto como valor “el respeto por el prójimo” y, en realidad, lo “desprecio” (es decir, lo despojo de su precio, de su valor) aunque sea subliminalmente, en realidad no lo respeto. Cuando nos guiamos convencionalmente con determinados valores no advertimos que quizás nos ajustamos a ellos groseramente, pero no de corazón.

Ahora bien, nuestras preferencias no están determinadas fundamentalmente por lo que no hacemos, por ejemplo, “no matar” o “no robar”, sino por lo que preferimos a cada momento; es decir, por lo que hacemos, decimos, pensamos, sentimos y soñamos.

Nuestra vida sigue el curso de aquellas preferencias reales y permanentes, no las que enunciamos o las que seguimos ocasionalmente.

Allí donde está tu corazón está tu vida: ese es el valor real.

 

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Whoops, you're not connected to Mailchimp. You need to enter a valid Mailchimp API key.

Comentarios ()