Sophia - Despliega el Alma

Vínculos

Día del amigo: una urdimbre de arte y afecto

Día del amigo: una urdimbre de arte y afecto

El sensible proyecto artístico de Mónica Canzio muestra a la amistad y a los vínculos de toda una vida como un maravilloso elemento para la creación y como una forma de permanencia a través del tiempo.

Amistad en la era de la madurez, un viaje a los afectos serenos

Amistad en la era de la madurez, un viaje a los afectos serenos

Cuando somos niños y hasta que llegamos a la juventud, hacernos de amigos es fácil y hasta espontáneo. Una vez que avanzamos hacia la adultez, cultivar nuevos vínculos significativos no es tan sencillo, pero es igual de importante.

Amistad, el gran tesoro de nuestra vida

Amistad, el gran tesoro de nuestra vida

En este día tan especial, en el que celebramos el vínculo que nos une a esos seres que son sumamente importantes para cada uno de nosotros, reflexionamos sobre las nuevas formas de encontrarnos con ellos en profundidad, a pesar de las restricciones y la lejanía física.

El legado de papá: «Hija, solo intento ayudarte a comprender»

El legado de papá: «Hija, solo intento ayudarte a comprender»

A través de 30 cartas acerca de la vida, los valores humanos y la historia del mundo, el padre de una niña –luego devenida en emblemática mujer– dejó una huella de amor, belleza y asombro en su pequeña hija. ¿Te gustaría saber quién es?

Los rituales de la amistad

Los rituales de la amistad

Años de complicidad y mucho cariño dan vida a maravillosas tradiciones surgidas y celebradas por distintos grupos de amigos. Cocinar juntos, escribirse cartas o pasear en auto: no importa la edad ni las circunstancias, lo importante es el afecto.

En el Día del Padre, un amor ilustrado

En el Día del Padre, un amor ilustrado

Se inspiró en vínculos y escenas de la vida real y las plasmó en imágenes llenas de ternura. Con una de las series que comparte en la red social Instagram, la artista ucraniana Snezhana Soosh rinde homenaje a la hermosa relación que establecen los padres con sus hijos, y viceversa.

Amistad: divino tesoro

Amistad: divino tesoro

Así vamos, pedaleando juntas, aunque a veces el recorrido se haga cuesta arriba y las carcajadas por los tropiezos nos dejen sin aire. Ellas tienen esa cualidad: nos impulsan a seguir, cueste lo que cueste. Por eso, quisimos compartir este viaje con mujeres que saben de amistad y, sobre todo, de risas compartidas. Tres miradas acerca de esas relaciones que perduran (¡o no!) a través de los años.

Día del Padre: diario de un papá y su hija

Día del Padre: diario de un papá y su hija

El escritor Mauricio Koch acaba de publicar "Cuadernos de crianza" (Paidós), historias de paternidad donde comparte sus emociones y reflexiones de padre primerizo. Amor, humor y el desafío de acompañar el crecimiento de su hija mujer en este mundo machista.

El amor de una hija y una nueva oportunidad de vivir

El amor de una hija y una nueva oportunidad de vivir

María necesitaba un riñón para seguir viviendo y Bárbara no lo dudó ni un instante: ella se lo daría. Miedos, esperanza y alegría. El testimonio de las protagonistas de una historia de amor distinta.

Todo eso que mamá no me dijo

Todo eso que mamá no me dijo

Las palabras (dichas o no) son protagonistas de este pequeño homenaje de una hija a su mamá y, en ella, a todas las madres en su día. Porque muchas veces es simplemente aquello que no se dice lo que queda marcado para siempre.

Mi amigo, el elegido

Mi amigo, el elegido

Todos tenemos un compañero de la vida al que le fue genial. Y lejos de plantearnos el sinsabor de la competencia, lo elegimos para que nos inspire con su ejemplo. Hoy, quienes trabajamos en Sophia compartimos la historia de aquellos a los que vimos hacerse grandes. ¡Feliz día para todos!

Un huésped muy especial

Un huésped muy especial

Algo de la situación me hizo recordar a los relatos de Charles Dickens (1812-1870), el sensible y magistral autor de “Oliver Twist”, “Cuentos de Navidad”, “Historia en dos ciudades”, “Grandes esperanzas”, “David Copperfield” y tantas obras todavía vivas y vigentes, en las que ningún matiz ni pliegue de lo social escapaba a su mirada certera y a su escritura de la que podemos seguir aprendiendo.

Simplemente gracias, José Emilio

Simplemente gracias, José Emilio

Me ocurre y me ha ocurrido a lo largo de la vida, que ciertos momentos importantes (algunos dolorosos y difíciles, otros gozosos y fluidos) quedan en mi memoria acompañados por un libro y un autor. El libro y el autor que me encuentro leyendo en esas circunstancias. Así, puedo nombrar a “La tregua”, de Mario Benedetti, “Los desnudos y los muertos”, de Norman Mailer, “La feria de la alegría”, de Ray Bradbury, los “Cuentos” completos, de John Cheever, “Acción de gracias”, de Richard Ford, “Los tres mosqueteros”, de Alejandro Dumas, “Conversación en La Catedral”, de Mario Vargas Llosa o “El largo adiós”, de Raymond Chandler, entre varios otros. Esos libros son y han sido testigos y compañeros de instancias existenciales por las cuales mi vida es la que es. Nunca los olvidaré, nunca dejaré de agradecerles.

La trama sutil

La trama sutil

Ricardo, el mítico mellizo que, junto a su hermano Juan, lleva adelante desde hace décadas la verdulería y frutería en la que, con su padre, aprendieron el valor y la razón del trabajo, del respeto y del esfuerzo, va retomando su ánimo y su natural buen humor después de la operación que lo tuvo fuera de su lugar cotidiano. 

Familias más allá de la sangre

Familias más allá de la sangre

Aunque no las usamos a todas, el castellano, nuestro idioma, tiene más de 100 mil palabras. En el vocabulario cotidiano las personas con buen nivel cultural usan sólo unas 2000. La mayor parte de los adultos no supera las 800. Los nacidos y criados en los últimos 25 años (la era del auge de las nuevas tecnologías, es decir Internet, redes sociales, Twitter, mensajes de texto, etcétera, no superan las 300 y el resto es pura onomatopeya, abreviaturas y demás atajos). Existe un Diccionario de frecuencias de las unidades lingüísticas del castellano, que recoge las palabras más usadas, las que se filtran con mayor frecuencia en textos y conversaciones. Y en ese listado aparecen “casa” y “mundo”.

Más viajeros, menos turistas

Más viajeros, menos turistas

Corría el año 1863 cuando el francés Charles Baudelaire (1821-1867) publicó “El pintor de la vida moderna”. Baudelaire vivió a contracorriente, oponiéndose a los usos y costumbres de la sociedad de su tiempo, cuestionador y bohemio fue considerado entre los grandes poetas “malditos” (aquellos que bucean con su poesía la oscuridad del alma). Fue, ante todo, un gran poeta, que ha trascendido a su época y cuya lectura aún hoy conmociona. En aquel texto describía al flâneur, un tipo de individuo que, por entonces, muchos definían peyorativamente como vagabundo, callejero o vago. Ha pasado un siglo y medio y hoy al flâneur se lo puede identificar, mejor, como lo opuesto del turista. Es quien no se conforma con un viaje seguro y previsible, a prueba de sorpresas, imponderables y contratiempos. No se contenta con decir que “visitó” un lugar, un país, un escenario. Siente la necesidad de estar allí, de vivir el lugar, de explorarlo, de ir más allá de la superficie visible. Cuando parte, viaja. Fluye con las circunstancias y con el tiempo, no intenta domesticarlos. No teme al mundo ni a la gente, se siente parte de ellos, tiene una enorme curiosidad hacia el infinito universo al que pertenece por el simple hecho de estar vivo. No pide garantías, se arriesga, sabe que la incertidumbre es parte esencial de la vida. El flâneur es un auténtico viajero del espacio, del tiempo, de la vida. En donde el turista (con todo programado, sin lugar para el imprevisto, con anteojeras que le harán ver solo una pequeña parte e ignorar la vastedad) surfea, él bucea.

Ángeles disfrazados

Ángeles disfrazados

¿Existen, finalmente, los ángeles? Mi amigo Eduardo está convencido de que sí y para reafirmarlo cuenta hechos de su vida y la de su familia en los cuales personas desconocidas e inesperadas hicieron cosas por ellos a través de las cuales se resolvieron situaciones complicadas o hubo notables transformaciones. Si existen los ángeles no serán, en mi opinión, bebés rubios, regordetes y con alitas. Prefiero describirlos como agentes morales, es decir personas que, en determinadas circunstancias, hacen lo que hay que hacer y no se detienen a esperar reconocimientos o recompensas. Porque una acción moral, decía Kant (y quiero recordarlo en todo momento) es aquella que tiene su recompensa en sí misma.

La dignidad de nuestros hermanos menores

La dignidad de nuestros hermanos menores

Llevan entre 20 y 45 años en cautiverio y no han cometido ningún delito. Sus cárceles están en Santiago del Estero, en Entre Ríos, en Río Negro y en otros puntos del país. Allí van consumiendo sus días, en penoso silencio, alejados de los suyos, arrastrándose en el tiempo hacia una muerte que acaso nadie llorará. En la Argentina hay 15, en el mundo muchos más. Son capaces de razonar, sienten, se entristecen y pueden mostrar alegría, aunque en este caso, no abunden los motivos. Pueden enseñarles a sus hijos lo que aprendieron y contribuyen así a que eso no se pierda. Construyen herramientas, se comunican. Sin que se les pida permiso se los somete a extraños experimentos y en muchos casos se justifica esa tortura en nombre del servicio a la humanidad.