Sophia - Despliega el Alma

Deco

29 octubre, 2012

Arte, estilo y mucha luz


Maru Guerrico, tiene 28 años. Vive en un departamento ubicado en el corazón de Recoleta, junto a Javi, su marido. Luego de vivir mucho tiempo en la ciudad de Nueva York, decidieron volver a nuestro país, persiguiendo tanto sueños como excusas, para que él pudiera volver a su ciudad natal, después de casi 10 años. “Tan fugaz se hacen mis años en Nueva York cuando miro atrás, como interminables son los increíbles recuerdos y anécdotas. Es difícil no enamorarse de una ciudad en la que simplemente pasa de todo. Es intensa, de carácter complejo y naturaleza heterogénea, lo cual la hace atractiva y cambiante en su dinamismo. Se entremezclan la moda, el arte y el diseño; como el Aleph del que hablaba Borges, convergen todas las imágenes del universo. Pero pasado un tiempo considerable, un proyecto, no más que un poco de luz al final del túnel,  hizo que decidiéramos irnos antes de que nos cansáramos de esa intensidad mágica, que puede tornarse agobiante”. Así, al llegar a Buenos Aires, asumiendo este nuevo cambio, sabrían que buscarían un lugar para vivir en el cual se sintieran inmediatamente como en casa. “Cuando me asomé al balcón y me encontré de nuevo con todo Buenos Aires en un atardecer, supe que en pocos lugares me sentiría tan cómoda. Su tamaño era ideal para nosotros y la ubicación espectacular. En mi casa nueva, me siento como en un refugio en el medio de la ciudad”. A Maru le cuesta definir con claridad cuál es realmente su profesión. “Mis tarjetas laborales usan rótulos como directora de arte, que supongo implica que me gusta dirigir y que tengo un poco mucho de artista.” Estudió Diseño Gráfico y, temprano en su carrera, trabajó con grandes agencias de publicidad, volcada a la infinidad del universo digital. A su vez sostuvo desde muy chica, su pasión para expresarse en un lienzo o un papel.   En fin, aquí podrán ver la casa de Maru, una mujer audaz y emprendedora. Artista por naturaleza y amante del diseño en todas sus versiones, ella supo hacer notar sus intereses y pasiones en cada rincón de su casa. El living es la mezcla del estilo industrial, con un claro enfoque "artsy" y matices modernos. Los sillones de cuero gastado, dan un look vintage, industrial y al mismo tiempo, son fáciles de limpiar. Miren la mesa ratona. Es un diseño de Noguchi, un conocido artista y arquitecto japonés. Tiene un look de los años 50, es moderna en su forma y al ser de vidrio, permite agrandar el espacio. A mi personalmente, me fascinó el cajón plateado, me hizo acordar a un submarino! Muy sintonizado con los cuadros de olas, pintados por Maru.     “Cada espacio de mi casa cuenta una historia, un lugar o simplemente un momento de nuestras vidas.” El teléfono vintage es una réplica de un teléfono público de1957 de EE.UU, pero adaptado a la era de los teléfonos digitales. Lo compraron en Crosley, una tienda de Nueva York especializada en réplicas. Aunque no lo crean, ese teléfono anda! Observen los cuernos/cabeza de vaca que compraron en un viaje por Bali, Indonesia. Maru me comenta que nada refleja tanto sus pasiones como su biblioteca: libros de arte, diseño, música, fotografía y surf conforman una montaña de libros que tiene especialmente en el living. Autores como Dieter Roth, Andy Warhol, Tim Walker, Mario Testino y Linda McCartney. Libros sobre los Rolling Stones y rock de los 70s y 80s.      Presten atención a la pared de este pasillo, repleta de fotos polaroid que hacen un mural y reflejan los encuentros con todas las visitas que Javi y Maru han recibido en los últimos años, mientras vivían en Nueva York. “La idea original viene de la pared de la casa de Javi en Londres. La historia es toda nuestra.”    En la cocina, también se guarda la bici: medio de transporte que usan para ir de un lado al otro en la ciudad. Sobre la mesada de mármol, apoyó algunas fotos o cuadritos que ella misma pintó.   En el dormitorio predominan los colores claros y crudos, pero miren cómo en cada meza de luz supo elegir ciertos detalles que incorporan color y se distinguen en el ambiente. Por un lado, una mesa de luz redondita, hecha en mostacillas y por el otro lado, el pie del velador: un ciervo de color fucsia, muy original!   De su simple baño blanco, me encantó esta cortina blanca y negra! ¿Qué les parece?   Éste es el vestidor. Acá acomodaron no sólo la ropa, sino también las tan apreciadas tablas de surf: pasión que los caracteriza a ambos. Me pareció una excelente idea para aprovechar el espacio. Para mí gusto queda muy canchero! Los zapatos y carteras a la vista, facilita resolver rápidamente qué nos queremos poner. El silloncito de mimbre es sin duda uno de los muebles preferidos de esta casa. Me encanta el almohadón estampado con leones.    Este es el lugar de trabajo de Maru. Aquí plasma sus increíbles ideas, imágenes y pensamientos, tanto en un lienzo como en su computadora.   Y por último, el famoso balcón que terminó de enamorar a Maru y la convenció de que este lindísimo departamento se transformara en su nuevo hogar. Sin duda dan ganas de asomarnos y respirar hondo!   Ella es Maru, y nos contestó algunas preguntas…   ¿Cómo definirías tu estilo de arte? Siempre creí que el día que encasillara mi arte dejaría de buscar esas experiencias que lo definen. Entiendo a mi arte como una cuestión temporal, fruto de ese choque de culturas, vivencias y sensaciones. Me gusta pensar en la ambigüedad del mixed media pop para representar mi estilo. Creo que es el resultado de la fusión del dibujo -mi técnica más antigua-, con serigrafía, acuarela y acrílico. ¿Qué te inspira? De todo un poco. Mirando desde mis bocetos a mis obras terminadas, creo que con cierta inconciencia me gusta pintar expresiones que reflejan sentimientos. También siento que todo se basa en disfrutar del viaje, dejarse inspirar tanto por las grandes obras como por los detalles. Desde la amplitud del mar y esos paisajes cuyos colores que no podés sacar de tu cabeza, pasando por la intangibilidad de la música, la decoración y la moda que se entremezcla el arte propiamente dicho. Por eso me pierden los viajes, la nuevas culturas y algo que tengo arraigado desde mi infancia, los caballos. ¿Un color favorito? El arco iris. Un poco por Pink Floyd, otro poco porque ya estaba ahí antes de cualquier témpera. No conozco a nadie que no lo sorprenda el arco iris! Contanos qué priorizas a la hora de comprar un mueble… Para mí es muy importante la calidad de la línea y los materiales. Trato de elegir muebles únicos en su estilo. Es clave que tengan personalidad pero con un estilo que perdure en el tiempo. ¿Qué es lo que más disfrutás de tu casa? La luz fuerte que entra por las mañanas, que invita a asomarse al balcón -uno de mis lugares preferidos- y cómo se va apagando sola por las tardes. Esa luz en todas sus intensidades es lo que más disfruto!

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.

Comentarios ()

Más de Deco

Leticia Churba: carácter emprendedor

En su casa de Vicente López, la diseñadora expresa sus pasiones –la pintura, la moda, la cocina– y también comenzó a idear su emprendimiento: un bar y pequeño restaurante donde entra el sol y los aromas se complementan con la decoración.

El mágico encanto de las casas de madera

Presente en la vida de los seres humanos desde principios de los tiempos, la madera no solo nos da el fuego: en el mundo de la arquitectura, también brinda cobijo y atrae por su simpleza. Un libro rescata proyectos interesantes de todo el país.

Pisadas multicolor

Después de trabajar y vivir en Nueva York, en Connecticut y en China, la artista y decoradora de interiores Sally Bennett se instaló en Charleston, Carolina del Sur. Allí supo crear y comercializar bellos mosaicos de madera que fabrica de manera industrial, pero con el encanto de lo hecho a mano.