Sophia - Despliega el Alma

Deco

31 mayo, 2013

Casa-taller con sello propio

  Ella es Victoria Magrane, una joven mujer de 29 años, que vive junto a su novio Blas, en el barrio de Palermo. Hace no mucho tiempo, y sin buscar demasiado, tuvieron la suerte de encontrar un lindísimo departamento en un PH que sería su primer hogar. De pocos metros aunque cómodo por cierto, esta casa se trasformó así en un acogedor espacio y “nido de amor”. Aquí no solamente viven, sino que Victoria trabaja en su taller, ubicado en el segundo piso. Victoria es diseñadora, y es la creadora de una marca de accesorios que realiza con sus propias manos, y con mucho amor. Desde que tiene uso de razón, ella hace manualidades de todo tipo. Quienes la conocen admiran su sentido del humor y su elocuencia. Sus amigas agradecen su capacidad de síntesis a la hora de dar consejos y esclarecer algún problema. Su comida favorita es el arroz y le gusta bailar tanto como a Paloma Herrera, pero ojo! Lo de ella son los ritmos movidos y las pistas de baile. Por otro lado, se sabe más letras de canciones que un dj!   En fin, hoy podrán espiar la casa y el taller de trabajo de esta fabulosa diseñadora. 


Este es el living. Hace casi nada Victoria me comentaba que compró esta original lámpara de madera que cobra protagonismo en este espacio. Un sillón que va de pared a pared, ideal para pasar largas horas de descanso. Un espejo gigante que ilumina y agranda. Varias obras de arte. ¿De quién son? Victoria y Blas vienen de una familia de artistas, por lo que varios cuadros son de la mamá de Vicky o del hermano de Blas. En un rincón del living, ella armó su escritorio con un mueble que heredó de su abuela y su cuadro favorito! Este es un rincón que ella adora.

 

Este es el comedor con cocina integrada. Al mediodía, Victoria suele bajar del taller para preparar su almuerzo y hacer un recreo. En el pizarrón anota las cosas que hay que comprar del super y frases para tener en mente. Las plantas están siempre presentes, ya que ambos son fanáticos. En este rincón se hace notar la familia de las suculentas. 

 

 

En el comedor, y camino al dormitorio, nos topamos con este perchero que va del piso hasta casi el techo, donde ambos depositan sus camperas y mochilas. Lo compraron en Net, y tiene un diseño muy canchero y práctico, me encantó! 

 

 

Aquí, el comedor. La mesa redonda da lugar a más invitados, el ciervo de corcho (es un sticker, lo compró en un viaje!) da un toque de personalidad, y los objetos agrupados en la biblioteca aportan calidez. 

 

 

Este es el pasillo a rayas blancas y negras. ¿Qué les parece este empapelado? A mí me fascina. En el fondo, Victoria puso una mesa de espejos que genera sensación de mayor amplitud.

 

 

Su dormitorio es muy simple: un lindo edredón y algunos almohadones. 

 

Ok, si salimos de la planta baja y subimos dos pisos, caminamos por un pasillo repleto de plantas y llegamos al taller de “i Crown Victoria”, donde Vicky elabora y vende sus productos. Aquí, ella pasa la mayor parte del día, por lo que una mesa rústica de madera y bien amplia, le permite desplegar todos sus materiales para transformarlos en lindísimos collares coloridos. En otro sector con estantes guarda materiales en canastos de tela. A un costado de su mesa, las mostacillas y piedras se guardan en un costurero antiguo que le compró Blas de sorpresa en un remate. 

 

 

 

Para terminar, aquí les presento a esta mujer, que supo transformar su hobbie y algo que supo hacer intuitivamente desde chiquita, en un trabajo exitoso. Nos contestó algunas preguntas, que permitirán conocerla por lo menos un poquito más!

 

¿Hace cuánto que te dedicas a este trabajo?

En realidad lo hago de toda la vida. Desde chiquita. Capaz miraba televisión, pero para mí era mejor armar mis propios collares o pulseras o lo que fuera. En los recreos, los fines de semana, siempre. Pero profesionalmente y como único trabajo, lo hago hace menos de 2 años.

¿Qué te inspira a la hora de crear cualquier accesorio?

Lo que más me inspira es el desorden y la mezcla de los materiales. Yo no pienso o dibujo y luego ejecuto, es más bien intuitivo, voy directo al armado, a la prueba y error. Por eso estoy llena de primeros ejemplares, porque son esos desastres de primer intento con los que más me encariño.

¿Qué cosas te apasionan?

Viajar y todo lo que implica. Los planes, investigar qué hay, que no hay, dónde no puedo dejar de ir, despegar, aterrizar, todo. Ir a lugares nuevos y no entender nada, ir a lugares conocidos y moverme como pez en el agua, viajar sola, acompañada, extrañar, armar cuadernos, no querer volver, todo de viajar me gusta.

¿Cómo fue que decoraste tu casa? ¿Qué priorizaste y por qué?

Muuuuy despacito! De hecho siento que sigue en proceso. Íbamos de a una cosa por vez. No salimos a comprar lo que faltaba, que básicamente era todo. Fuimos decorando a medida que íbamos encontrando lo que nos gustaba. De hecho colgamos nuestra primera lámpara un año después de vivir adentro.

¿Qué no puede faltar en una casa?

Un sillón que sea un paraíso. Un buen sillón te cambia el humor!

¿Tú objeto o mueble preferido?

Tengo un montón! Pero ahora mismo estoy enamorada de mi nueva lámpara del living. Es como un flan, o una flor de madera, no sé bien, pero me fascina. La quiero desde hace un año pero siempre había algo más importante que comprar. Así que hace como un mes fui, no me importó nada, y me la compré! También amo mi cuadro de María Helena Arbucó que tengo arriba del escritorio, ah! y mi silla blanca con patas de madera Eames! bueno, en realidad, todo mi escritorio!

 

¿Una hora del día?

Todo lo que pasa después de las 7 de la tarde, cuando terminás de trabajar. Siempre lo digo, es como empezar otro día dentro del mismo día.

¿Un lugar en el mundo?

¡Qué difícil! Es un lugar en donde entre la casa de mis padres en Pilar, el pueblo de José Ignacio Uruguay, Nueva York entera, y un cachito de Paris! Mezclemos todo eso y ahí está mi lugar en el mundo! Por ahora…

 

¿Cuáles son los beneficios de trabajar en tu casa?

Es contradictorio, tiene cosas buenas y cosas malas. Yo por suerte no trabajo en la casa en donde vivo. Mi taller y mi casa están en el mismo edificio, pero son 2 casitas independientes. Eso creo que es la clave. Yo no funciono bien estando todo el día en el mismo lugar. Cuando el lugar en donde trabajas es el mismo donde comes a la noche, o miras una película, o dormís una siesta el fin de semana, ahí, en mi caso, se me confunde todo y siento que nunca descanso. Me hace falta irme, y llegar, sino siento que las cosas nunca terminan. Pero al tenerlo a 2 pisos por escalera, Lo bueno es que nunca llego tarde, que siempre que me duele la cabeza puedo bajar a casa un ratito, que siempre estas cuando te tienen que traer algo, que no tengo tráfico a la mañana!

Todo! Me encanta mi casa, mi taller, todo lo que tengo, y todo lo que me falta también, porque me hace planear como conseguirlo.

Gracias Victoria!

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Whoops, you're not connected to Mailchimp. You need to enter a valid Mailchimp API key.

Comentarios ()